Noticias

La UE se queda sola ante las exigencias del resto de países para que elimine las restituciones

16-12-2005 Cooperativas Agro-alimentarias

En una reunión mantenida hoy con los presidente del COPA-COGECA, la comisaria Fischer ha reconocido que todos los países están pidiendo a la UE que ponga fecha a la eliminación de las restituciones, petición a la que solo accederá si hay un "paralelismo" por parte de otros como Estados Unidos. La UE propone que se haga extensivo su acuerdo “Todo Menos Armas”.


Los presidentes del COPA y de la COGECA, Rudolf Schwarzbock y Eduardo Baamonde, respectivamente, se han reunido hoy en Hong Kong en el marco de la Cumbre ministerial de la Organización Mundial de Comercio (OMC) con la comisaria de Agricultura de la UE, Mariann Fischer, quien les ha transmitido sus impresiones sobre el desarrollo de las negociaciones, que ya entran en su recta final.

La reunión se centró en lo referente al paquete agrícola y se trataron principalmente tres aspectos: las ayudas a la exportación, el acceso a los mercados, y las ayudas internas.

Respecto al primer punto, las ayudas a la exportación, la comisaria dijo que la mayoría de los países exigen poner una fecha para la eliminación de las restituciones, incluso ha habido propuestas concretas por parte de algunos países que señalan el 2010 como fecha tope. La UE se ha defendido exigiendo “paralelismo”, es decir, está dispuesta a poner fecha para el fin de las restituciones sólo si todos los países están dispuestos a hacer lo mismo con otras medidas de efecto equivalente, como son la ayuda alimentaria de los Estados Unidos, sus créditos a la exportación y las empresas públicas que tienen, entre otros, países como Canadá y Nueva Zelanda y que ocupan un lugar destacado en la comercialización de productos agrícolas en el mercado internacional.
Fischer reconoció que desgraciadamente la Comisión se ha quedado sola, únicamente apoyada por Suiza. Japón, que en principio también apoyaba a la UE, se descolgó finalmente de esta posición. En cuanto a la ayuda alimentaria, que es un sistema por el que Estados Unidos financia nada más y nada menos que el 20% de sus exportaciones de trigo y el 50% de las de leche desnatada en polvo, los norteamericanos han respondido que “no estaban dispuestos a dejar de alimentar a los niños hambrientos del mundo”.

En cuanto al acceso a los mercados, las negociaciones aún no se han centrado en profundidad en este tema, porque las ayudas a la exportación están siendo por el momento el centro del debate. Pero, en cualquier caso, Brasil ya ha dicho que no aceptaba la propuesta de la UE por considerarla insuficiente. La UE está basando su estrategia en proponer que se haga extensivo el acuerdo comunitario “Todo Menos Armas”, más conocido por las siglas EBA, por el que a partir del 2009 los 49 Países Menos Avanzados podrán exportar a la UE sin arancel todas sus producciones, agrícolas y no agrícolas. Sobre esta iniciativa de la UE sólo ha habido una respuesta de Japón para decir que ellos no podrían aceptar esta propuesta ante el temor del impacto que se podría producir en el arroz japonés, sector estratégico para este país y donde hasta hace poco estaba prohibido importar.
Por su parte, los Estados Unidos han propuesto eliminar sus aranceles para las importaciones de algodón, si bien esta medida es considerada insuficiente por los países africanos productores, ya que el problema está en que los Estados Unidos exportan el 70% de lo que producen y con un sistema de ayudas a la producción que no están dispuestos a desmantelar.

Respecto a las ayudas internas, al igual que el punto anterior, tampoco se ha avanzado mucho, siguen repitiéndose las demandas de los países más pobres exigiendo que los países ricos eliminen sus ayudas agrícolas. Las ayudas al algodón de los Estados Unidos están siendo seriamente criticadas por los países de Africa, que amenazan con oponerse al acuerdo de la OMC si los norteamericanos siguen con su sistema de ayudas al algodón. La comisaria comentó a los representantes del COPA-COGECA, que ha mantenido contactos con Grecia y la ministra española, pero que la UE no tenía nada que temer en la medida en que había reformado la OCM del Algodón y que las ayudas de este sector están desacopladas en un 65%, al tiempo que la UE no tiene derechos de aduana para las importaciones de algodón. Por tanto, "la pelota está en el tejado de los Estados Unidos".

Una vez finalizada la reunión, Eduardo Baamonde y Rudolf Schwarzbock expusieron a la comisaria que:
1. La UE no puede ir más allá del mandato del Consejo, es decir, se debe garantizar el respeto a la reforma del 2003.
2. En cuanto al acceso al mercado, se critica la oferta de la Comisión ya que implicaría reducciones sustanciales en los precios internos no compensados por la reforma del 2003.
3. En este sentido, la eliminación de las restituciones a la exportación deben ser entendidas como un esfuerzo de la producción comunitaria y, en consecuencia, limitar la reducción de los aranceles a la importación de los productos agrícolas.
4. Preocupación por la evolución de las discusiones relativas a las perspectivas financieras y se critica vivamente que todavía a estas alturas estemos discutiendo la financiación de la PAC cuando había sido fruto de un compromiso en el 2002.

Tras la exposición de los presidentes del COPA y de la COGECA, la comisaria respondió que es consciente de que la reducción arancelaria puede traer consigo una reducción de los precios. En cuanto a los comentarios sobre las perspectivas financieras y los problemas para la financiación de la PAC, la comisaria manifiestó su total acuerdo con lo expresado por los representantes del COPA-COGECA, afirmando que estaba disgustada con la presidencia británica y que la UE necesita ahora más que nunca un presupuesto a la altura de las necesidades del sector, en la medida en que era consciente que la liberalización progresiva de los mercados va a exigir fuertes inversiones para mejorar la competitividad de la agricultura comunitaria, tanto en las explotaciones de los productores como en la industria agroalimentaria, por lo que los fondos del 2º pilar van a ser fundamentales en un futuro inmediato.

A continuación Eduardo Baamonde planteó a la comisaria la necesidad de que se contemple en el futuro acuerdo de la OMC un capítulo dedicado a las cuestiones no comerciales, con el fin de garantizar el respeto a las DOs, las IGPs, el cumplimiento por parte de las importaciones de las normas sanitarias, de medio ambiente y las relativas al bienestar animal. Eduardo Baamonde planteó, en nombre de los agricultores y las cooperativas comunitarias, que más vale un no acuerdo que un mal acuerdo, resaltando el impacto que se puede producir en las cooperativas de la UE si no se alcanza un acuerdo equilibrado, recordando que las cooperativas de la UE tienen 600.000 asalariados y que constituyen a menudo las únicas empresas implantadas en el medio rural.