Noticias

Cooperativas Agro-alimentarias traslada al Grupo Socialista en el Senado sus propuestas para reformar la Ley de Morosidad

01-06-2010 Cooperativas Agro-alimentarias

Representantes de Cooperativas Agro-alimentarias se reúnen hoy nuevamente con el Grupo Socialista en el Senado para trasladarles su punto de vista y propuestas ante la inminente reforma de la Ley de Morosidad, ya que mañana la Cámara Alta procederá a la votación del texto con las enmiendas realizadas a este proyecto legislativo. Cooperativas Agro-alimentarias ya se reunió con el Grupo Socialista hace unas semanas por el mismo motivo.

En los últimos meses, Cooperativas Agro-alimentarias acompañada también de las organizaciones profesionales agrarias ASAJA, COAG y UPA, ha mantenido diversas reuniones con los distintos grupos parlamentarios y el MARM, para sensibilizarles sobre los planteamientos del sector.

La actual Ley 3/2004 permitía en la práctica plazos de pago abusivos, y, por tanto no era efectiva. Cooperativas Agro-alimentarias solicita que el plazo máximo de pago para productos frescos y perecederos sea de 30 días y de 60 días para los no perecederos, a contar desde la entrega del producto y no desde la emisión de la factura como se propone.

Asimismo, Cooperativas Agro-alimentarias solicita la incorporación en las auditorias de cuentas, tanto para la Gran Distribución como para la Industria, de un apartado que contenga el plazo medio de pago de los productos que adquieren a sus proveedores, con el objetivo de reforzar un sistema de control y seguimiento.

Los plazos de pago en la Gran Distribución, según datos de la Central de Balances del Banco de España, demuestran que hipermercados y supermercados juegan con una demora que ronda los 70-80 días en plazos de pago, cuando en nuestros países vecinos se mueven en plazos de 28-50 días. Por su parte, la agroindustria demora los pagos entre 70 y 75 días, lo que perjudica al sector productor y repercute en su competitividad y en su liquidez.

Cooperativas Agro-alimentarias incide en que la gran amenaza de esta Ley es la incorporación de la posibilidad de la cláusula “salvo pacto entre las partes”, lo que supondría que los operadores impondrían sus condiciones a sus proveedores y continuaría el actual desequilibrio en la cadena alimentaria, que ya ha puesto de manifiesto informes tanto el Parlamento Europeo como de la propia Comisión Europea. Este hecho vulneraría el espíritu de la Ley y la convertiría en una norma absolutamente inútil, en detrimento de los eslabones más débiles de la cadena, como ha reconocido el propio secretario de Estado del MARM, Josep Puxeu, en una reciente reunión con Cooperativas Agro-alimentarias y las Organizaciones Profesionales Agrarias (OPAs).

Por último, OPAs y Cooperativas Agro-alimentarias esperan que la Ley incluya finalmente el establecimiento de un régimen sancionador para toda la cadena agroalimentaria, y no como hasta ahora que sólo existe en los últimos eslabones de la cadena en las transacciones con el comercio minorista.

Por todo ello, Cooperativas Agro-alimentarias pretende sensibilizar a todos los grupos políticos para que la nueva ley termine con el desequilibrio actual en el poder de negociación entre los distintos agentes de la cadena alimentaria.