Noticias

La sanidad animal, garantía de sostenibilidad alimentaria, económica y social

31-08-2011 Cooperativas Agro-alimentarias

La sanidad animal, garantía de sostenibilidad alimentaria, económica y social

En los últimos años el concepto de sostenibilidad se ha aplicado a todos los ámbitos productivos y, también, al sector agropecuario. Es importante definir un concepto de sostenibilidad ganadera que considere el mantenimiento o incremento de la productividad a través del empleo de tecnologías eficaces y respetuosas con el entorno, capaces de producir alimentos suficientes optimizando el consumo de los recursos naturales y minimizando sus efectos sobre el medio ambiente.

La industria de la sanidad animal tiene un compromiso firme de apoyo a los sectores ganaderos a través de la puesta en el mercado de herramientas de calidad, seguras y eficaces que ayuden a la profesión veterinaria en su tarea de prevenir y controlar las enfermedades de los animales, y por ello cumple con uno de los marcos normativos sectoriales europeos más exigentes.

Este compromiso lleva consigo una vocación innovadora que permite dar respuesta a las necesidades y retos sanitarios a los que se enfrentan las distintas especies y modelos de producción existentes. Por ello, en el marco de esta apuesta por la innovación Veterindustria, como representante de la industria de sanidad animal en España, lideró e impulsó la creación de la Plataforma Tecnológica Española de la Sanidad Animal, Vet+i www.vetmasi.es que promueve la innovación en esta materia y que está consiguiendo resultados muy interesantes.

La ganadería, además, es garantía de sostenibilidad medioambiental, económica y social. Trabaja intensamente para mejorar su competitividad gracias al uso de todas las tecnologías disponibles, incluidas las sanitarias, las cuales optimizan el uso de insumos, aportan eficiencia en los procesos productivos e incorporan valor añadido a los productos. Por otro lado, desde el punto de vista social, la ganadería contribuye al desarrollo sostenible del Medio Rural y de las poblaciones que viven en él.

El control de la sanidad animal de la producción tiene un peso importante también a este respecto. Los problemas sanitarios tienen consecuencias devastadoras en términos económicos tanto a nivel de la explotación como a nivel sectorial, es decir, afectan de forma directa a la renta de los productores y a la economía general de la comarca, autonomía o país en función de su relevancia.

Para Santiago de Andrés, director general de Veterindustria,'evitar alertas alimentarias o problemas sanitarios permite mantener la confianza de los consumidores, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. En este campo de las zoonosis, la sanidad animal es siempre garantía de seguridad alimentaria y supone una barrera preventiva a este tipo de crisis que tanto afectan a los sectores ganaderos'. Esta confianza hacia los consumidores se refleja perfectamente bajo el lema 'animales sanos, alimentos seguros'.

Por tanto, resulta fundamental para la ganadería poder disponer de cuantas más herramientas mejor para controlar las enfermedades, contribuyendo a minimizar las cuantiosas pérdidas económicas que se producen como consecuencia de las mismas y mejorando así la competitividad de las empresas agrarias.

En este ámbito, según de Andrés, 'se enmarcan iniciativas como la elaboración y publicación del documento Marco de buenas prácticas para el uso de antimicrobianos en animales productores de alimentos en la UE, editado por la Plataforma Europea para el Uso Responsable de Medicamentos en Animales (EPRUMA), en cuya elaboración ha participado activamente Veterindustria'. Asimismo, 'los animales sanos permiten optimizar su productividad y una mayor disponibilidad de alimentos'.

Plataforma Tecnológica de Agricultura Sostenible
Nació en 2009, a partir de la Orden CIN/1728/2009, como un foro de trabajo para el intercambio de información y conocimiento, que pretende mejorar la percepción de las tecnologías aplicadas a las áreas agrícola y ganadera. Está financiado por el MICIN (Ministerio de Ciencia e Innovación).

Por otro lado, entienden la agricultura sostenible como un modelo irrenunciable e incuestionable, con el que satisfacer las necesidades alimentarias actuales de los ciudadanos, garantizando la productiva, la calidad de los productos y la seguridad alimentaria.

Para ello, es imprescindible el apoyo institucional tanto al avance tecnológico y a la investigación, como la elaboración de un marco legislativo adecuado que posibilite la aplicación de estos avances.

El futuro del sector se cimenta en la investigación y el desarrollo tecnológico que contribuya al incremento de la productividad agroalimentaria a la vez que se asegure el mantenimiento y buen uso de los recursos naturales existentes, sin la renuncia del acceso por parte de los ciudadanos, con independencia de su clase social y situación económica, a alimentos con vistas a una dieta variada y a un precio asequible. La mejora en la agricultura y las innovaciones tecnológicas es la única baza para mantener el abastecimiento de alimento necesario para cubrir la demanda mundial, consiguiendo al mismo tiempo equilibrar los precios.

Desde la década de los 50, la población mundial se ha multiplicado por dos. En un horizonte muy próximo, se alcanzarán los 7.000 millones de habitantes en el planeta Tierra. El crecimiento demográfico que presentan los países subdesarrollados y la mayor esperanza de vida en el Primer Mundo provocan que las previsiones de crecimiento se disparen: la ONU baraja la posibilidad de llegar a 9.000 millones de habitantes en 2050 y a los 27.000 millones un siglo después.