Noticias

CCAE adelanta a la Comisaria Fischer su postura ante la reforma de la OCM del Vino

05-05-2006 Cooperativas Agro-alimentarias

Las Organizaciones de Productores Vitivinícolas (OPVs) serían el motor de esta nueva OCM, que debe favorecer la comercialización y mejorar la competitividad del sector.

En el encuentro celebrado el pasado 4 de mayo con la comisaria de Agricultura de la UE, Mariann Fischer Böel, el vicepresidente del Consejo Sectorial de Vino de CCAE, Ángel Villafranca y el director general de CCAE, Eduardo Baamonde, adelantaron la postura de CCAE respecto a la reforma de OCM del Vino. Por su parte la Comisaria ha emplazado a CCAE a una reunión bilateral en Bruselas para finales de este mes.

Ángel Villafranca y Eduardo Baamonde señalaron que CCAE apuesta por una OCM que garantice la renta y el nivel de vida de los productores mediante la dotación de mecanismos capaces de favorecer la comercialización y mejorar la posición competitiva del sector en el mercado. Los representantes de CCAE destacaron que el sector ha mejorado su estructura productiva y de transformación y se encuentra en una buena situación competitiva, a la que le falta un impulso para la mejora de la comercialización de la que carece la OCM actual.

CCAE apuesta por un cambio sustancial de la nueva OCM que contemple un mayor protagonismo al sector a través de las Organizaciones de Productores Vitivinícolas (OPVs), apoyando decididamente estas estructuras comerciales de tal forma que aprovechen al máximo las oportunidades de negocio tanto en el mercado interior como en el exterior y mejorar su posición negociadora frente a terceros.

Las OPVs, entidades jurídicas constituidas a iniciativa de los productores, deberían cumplir determinados requisitos en cuanto a tamaño, producción y superficie, y presentar ante la Administración competente un Plan Vitivinícola anual y/o plurianual adaptado a sus necesidades y expectativas, seleccionando las acciones que consideren más apropiadas de entre un paquete de medidas, comunes y uniformes en todos los países de la UE, de manera que le permita valorizar la producción de sus socios y contar con una estrategia comercial más agresiva.

Dentro de este paquete de medidas, se establecen algunas no contempladas en la actual OCM como la ayuda al desarrollo comercial y a la competitividad, la vendimia en verde, el almacenamiento privado de crisis y una ayuda a la elaboración de mostos. Asimismo, se mantendrían las medidas de la actual OCM que han demostrado ser útiles, aunque gestionadas por las OPVs. La financiación de estas medidas se realizaría a través de un cheque nacional, respetando los derechos históricos generados por cada país en las últimas campañas. El reparto a nivel nacional se distribuiría entre las OPVs según la superficie cultivada por los productores que la integren.

CCAE propone también mantener la prohibición nuevas plantaciones, ya que en una situación como la actual, de incremento de existencias no parece la solución más acertada.

Asimismo CCAE rechaza el desacoplamiento de las ayudas para convertirlas en una prima por hectárea, pues aunque aparentemente ésta sería la posición más cómoda, se considera que esta fórmula no contribuiría en absoluto al desarrollo comercial y competitivo del sector y, a la vuelta de pocos años, la frágil situación comercial actual se habría debilitado aún más, en detrimento de los productores y de sus empresas cooperativas, sin haber procurado salidas de futuro al sector y, desde luego, sin haber aprovechado debidamente los fondos públicos utilizados.

Por último, desde CCAE consideramos que la nueva OCM vitivinícola deberá preservar su especificidad, mediante un marco normativo propio, capaz de salvaguardar la definición de los productos del sector, el etiquetado, las prácticas enológicas, las indicaciones geográficas, la trazabilidad y todas aquellas reglas que configuran y caracterizan el denominado modelo vitivinícola europeo.