Noticias

FIAB, ACES, ANGED y ASEDAS presentan una guía sobre la información alimentaria facilitada al consumidor

21-03-2014 Cooperativas Agro-alimentarias

Se trata de una guía de análisis del Reglamento sobre la información alimentaria facilitada al consumidor dirigida a los operadores de la cadena alimentaria para que les sirva de herramienta en la aplicación de la nueva normativa. El documento recoge la información obligatoria a incluir en el etiquetado de los alimentos envasados que se aplicará a partir del 13 de diciembre de 2014.

La Directora General de la Agencia Española de Consumo y Seguridad Alimentaria (AECOSAN) presentó esta semana la Guía sobre la información alimentaria facilitada al consumidor, que ha elaborado FIAB conjuntamente con la Asociación de Cadenas Españolas de Supermercados (ACES), la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (ANGED) y la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicio y Supermercados (ASEDAS).

En la inauguración, Ángela López de Sá destacó “la importancia y utilidad de esta Guía tanto para los operadores como para la Administración encargada del control y los propios consumidores”. Además, afirmó que se trata de una herramienta útil que, además de abordar los aspectos básicos del Reglamento, precisa aquellas cuestiones de interpretación que podían no estar claras en éste.

La vocación del nuevo Reglamento es conseguir que se facilite al consumidor información objetiva, veraz, clara y comprensible sobre los alimentos que se comercializan en la Unión Europea. Con este objetivo, la Guía pretende dotar a los operadores de una herramienta eficaz que ayude en la comprensión y aplicación de los nuevos requisitos de información al consumidor, que serán de aplicación a partir del próximo 13 de diciembre.

En la Guía se detallan los nuevos requisitos sobre información nutricional obligatoria que exigen, en casi todos los alimentos envasados, que se incluya la indicación de la energía, grasas totales y saturadas, hidratos de carbono, azúcares, proteínas y sal. Esta información deberá darse por 100 gramos o 100 mililitros y, adicionalmente, por porción o unidad de consumo.

Asimismo, la Guía introduce unas reglas muy detalladas sobre claridad y legibilidad del etiquetado, que incluyen requisitos de tamaño de letra (1,2 milímetros) y lugar de ubicación de la información (en la parte frontal del envase, según el Reglamento). Además, mejora los requisitos de información al consumidor sobre la presencia de alérgenos.

Este documento es un ejemplo del compromiso de la industria agroalimentaria y la distribución comercial moderna por satisfacer las necesidades y demandas de la sociedad. Pretende, igualmente, contribuir a la adaptación de las empresas españolas al nuevo marco normativo con el fin de que éstas aumenten su competitividad y la de toda la cadena alimentaria, según fuentes de FIAB y de las organizaciones de la distribución.

Archivo Documental