Noticias

El Grupo AN celebra su Asamblea General

03-12-2014 Cooperativas Agro-alimentarias

El Grupo AN aumenta la facturación un 2,1% y alcanza los 684 millones de euros, 635 millones consolidados ya en balance.

El Grupo AN cerró el ejercicio comprendido entre el 1 de julio de 2013 y el 30 de junio de 2014 con un aumento de la facturación del 2,1%, alcanzando los 684 millones de euros, 635 millones consolidados ya en balance. Crecimiento que es especialmente significativo y se produce gracias al importante aumento de actividad para compensar la bajada generalizada de precios: Cereales entre el 20% del maíz y el 30% de la cebada, piensos en la misma proporción, abonos, carburantes...

El Grupo AN generó un 6,8% de empleo neto, crecimiento que eleva la plantilla a 1.391 trabajadores. Ejercicio difícil, por la situación económica de crisis y precios agroalimentarios a la baja, que se cerró sin siniestros, sin impagados.

Nuevas socias, mayor actividad

El Grupo AN logra crecer por el importante aumento de la actividad. En cereales gracias a la importante cosecha recogida en 2013, que elevó la comercialización hasta 1,2 millones de toneladas, cantidad que consolida al Grupo AN como mayor cooperativa cerealista de España; y en todos los suministros agrarios (fertilizantes, semillas y fitosanitarios) gracias a la incorporación de nuevas y grandes cooperativas.

Han entrado en el ejercicio como nuevos socios del Grupo AN, Alcamancha, de Cuenca, cooperativa de segundo grado con siete de primer grado; Membrilla y Manzanares, de Ciudad Real; y Tierra Charra, de Salamanca.

Además, aunque también bajaron los precios de carburantes, la actividad creció un 3,97% en facturación gracias a la apertura de gasolineras en las cooperativas de Mesenor (Segovia), centralización de Falces (Navarra) y las semiurbanas de Tudela y Cadreita (Navarra) y Colinas de Trasmonte (Zamora).

En avicultura el crecimiento que lleva a la comercialización de más de 150.000 pollos diarios se ha logrado gracias a la diversificación de clientes, apuesta por el pollo certificado y exportaciones, siendo porcino uno de los pocos sectores en los que los precios fueron altos, con récords históricos que dejaron márgenes a los productores. El crecimiento en Avicultura ha permitido también crecer un 6,8% a Piensos Caceco, que comercializó 226.738 toneladas (el 78% para avicultura), si bien la facturación bajó un 8,6% en esa actividad de alimentación animal por la caída de los precios de la principal materia prima que utiliza la fábrica, los cereales.

Creación de empleo

En un entorno económico muy complicado, el Grupo AN cerró el ejercicio con un incremento de la plantilla del 6,8%.

La reordenación de negocios, con inversiones en el área fabril para ganar competitividad, ha permitido crecer tanto en las áreas industriales cárnicas como en frutas y hortalizas. En cárnicas, siguiendo ejerciendo como motor AN Avícola Mélida, que tras el acuerdo con el líder francés LDC gestiona directamente la planta de Ávila, de forma que tiene una mejor posición para atender a los clientes desde la calidad, diferenciación y logística que permiten las dos instalaciones, con todo el ciclo a su servicio -incubadoras, granjas, fábrica de piensos...

En frutas y verduras se ha ejecutado la especialización de la planta de Castejón de Dantza para productos de gran consumo, como tomate, y la de Andosilla para las referencias de calidad, como Espárrago de Navarra o Piquillo de Lodosa. Además, la cuarta gama se plantea la ampliación de la fábrica de Tudela ante el crecimiento de Vegetales Línea Verde Navarra.

Todo ello, además de contribuir a los resultados consolidados del ejercicio, ha permitido un aumento de la plantilla directa del Grupo AN desde los 1.302 hasta los 1.391 trabajadores.

Seguir creciendo

El objetivo del Grupo AN sigue siendo dar seguridad comercial a los agricultores y ganaderos de las cooperativas socias, con la tradicional garantía de cobro de todos sus productos.

Igualmente, para que los márgenes lleguen a los productores socios, trabaja en una doble dirección.

Por un lado, concentrando la oferta en las grandes centrales de ventas, como cereales, con el fin de negociar mejor con la demanda y ser interlocutor seguro para los grandes clientes que buscan un abastecimiento constante durante todos los meses del año.

En las áreas industriales, para dar valor añadido a los productos de los socios, lograr la máxima competitividad y conseguir la diferenciación que satisfaga a los clientes desde la constante innovación.

Todo ello en unos mercados que siguen teniendo a la agroalimentación como gancho de las tiendas, por lo que será vital la aplicación de leyes como la de la cadena, para que no sea el último eslabón de la producción el que se quede sin beneficio, y la de Integración Cooperativa, para lograr una dimensión que iguale el equilibrio entre la oferta y la demanda.

Archivo Documental