Noticias

Las exportaciones realizadas por las cooperativas extremeñas superaron los 144 millones de euros en 2014

20-05-2015 Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura

Las exportaciones realizadas por las cooperativas extremeñas socias de Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura durante el año 2014 superaron los 144 millones de euros, lo que representa el 17% del total de las exportaciones registradas en Extremadura en el sector de la alimentación, que registró además un crecimiento del 2,5% con respecto al año anterior.

Las cooperativas de segundo grado lideran la exportación cooperativa en Extremadura, alcanzando los 93,7 millones de euros en el año 2014, un 19% de su cifra de negocio, que fue de 495,5 millones de euros. No obstante, lo más destacable es el incremento del 14% en las exportaciones realizadas con respecto al año anterior, en el que estas cooperativas exportaron por valor de 80,6 millones de euros.

La Agrupación de Cooperativas Valle del Jerte, Tomalia y Acopaex encabezan la lista de cooperativas de segundo grado socias de Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura que exportan sus productos. De esta lista, cabe destacar además datos como los que arroja la cooperativa Comercial Ovinos, que exporta el 92,2% de su producción. Le siguen Tomalia y Agrupación de Cooperativas Valle del Jerte, cuyas exportaciones suponen el 66,8 y el 41,8% respectivamente de su cifra de negocio.

Las cooperativas de primer grado socias de Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura superaron, por su parte, los 50,3 millones de euros de exportaciones, lo que representa el 27,6% de su cifra de negocio y un 38,2% más que en el año 2013, en el que se alcanzaron los 31,1 millones de euros. La Cooperativa de Regantes de Extremadura (Crex), CAVE San José y la cooperativa Nuestra Señora de la Cabeza son, por este orden, las tres cooperativas con mayor volumen de exportación.

No obstante, de los datos se desprende además que dos cooperativas de primer grados exportan el 90% del total de su cifra de negocio: Apihurdes y la cooperativa Nuestra Señora de la Cabeza; seguidas muy de cerca por la cooperativa San Isidro Labrador de Navalvillar de Pela y la Crex, que en 2014 registraron exportaciones por valor del 80% de su cifra de negocio.

En el conjunto regional, las exportaciones de Extremadura han crecido en el año 2014 un 4% con respecto al ejercicio anterior, llegando así a los 1.652 millones de euros, mientras que en España este aumento se ha cifrado en el 1,8%, lo que refleja que las exportaciones en la región crecen al doble del ritmo que lo hacen las nacionales.

Cooperativismo
Estos datos reflejan la importancia de las cooperativas extremeñas como empresas y su papel en el sector agroindustrial de la región, con el valor añadido de generar riqueza y empleo en el territorio donde se asientan, comprometidas con las zonas rurales y con el medio ambiente.

No en vano, las casi 230 cooperativas que componen Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura, la federación que las aglutina para su representación y defensa de intereses, representan el 5,62% del Producto Interior Bruto (PIB) extremeño, toda vez que durante el año 2014 facturaron más de 910 millones de euros, un 2,5% más que durante el año anterior y un 9% más que hace cinco años, además de dar empleo a casi 3.700 personas de la región.

El modelo empresarial único que suponen las cooperativas cuenta con un importante arraigo en Extremadura, donde, a pesar de la crisis, el cooperativismo agroalimentario está dando muestras de solidez y estabilidad, con casos de claro éxito cooperativo, como son Acopaex, Agrupación Valle del Jerte, Casat, Cooprado, Oviso, Tomates del Guadiana o Viñaoliva, como algunos ejemplos.

Engloban así diversos sectores en los que las cooperativas extremeñas son pioneras, como es el tomate para industria, el vino, las cerezas, el tabaco, el ovino, el arroz y la apicultura, entre otros, demostrando que el movimiento cooperativo extremeño es motor del sector agroalimentario de la región y, con ello, de la economía de Extremadura, muchos de cuyos pueblos tienen en la cooperativa su única empresa o industria.

De lo contrario, Extremadura no podría presumir hoy de contar con cooperativas que exportan sus productos a los cinco continentes, y lo que es más importante, con su propia marca.
El 56% de las cooperativas de segundo grado de Extremadura tienen productos de marca propia y el 53% exportan sus productos, según datos del Observatorio Socioeconómico del Cooperativismo Agro-alimentario (OSCAE), demostrando que el sistema cooperativo es eficaz y que se encuentra en constante desarrollo, toda vez que el 62% de las cooperativas participa en algún proyecto innovador, siendo así Extremadura la segunda comunidad autónoma en el impulso de la I+D+i en el sector cooperativo.

También es la segunda comunidad autónoma con mayor número de cooperativas de segundo grado que apuestan por la calidad empresarial, dado que el 50% de las cooperativas extremeñas de segundo grado dispone de algún tipo de certificación en sistemas de calidad.

Con ello, queda patente que las cooperativas han ayudado a que el sector agroalimentario sea el primer sector económico de nuestra región y ocupan un importante lugar en su crecimiento. Es de destacar que las cooperativas extremeñas, además de ser las responsables de los alimentos que la sociedad consume cada día, han modernizado el sector, están firmemente comprometidas con las zonas rurales y con el medio ambiente, han contribuido a mantener la renta de los agricultores y ganaderos, reducen los intermediarios en la cadena alimentaria.

Y es que, desde que se inició el movimiento cooperativo en Extremadura, el avance experimentado por las cooperativas ha sido muy importante, influyendo siempre en el desarrollo del territorio, donde generan riqueza y empleo. Así, las cooperativas han hecho que la agricultura y ganadería extremeña sea técnicamente avanzada y comercialmente competitiva; y han creado una fuerte agroindustria que ya ha superado el reto de transformar las materias primas extremeñas en productos de una calidad excepcional, dejando ese valor añadido en la región, mientras afrontan hoy el reto de comercializar dichos productos.