Noticias

Envases pequeños y bonitas presentaciones, si se quiere exportar aceite a Japón

26-08-2004 Cooperativas Agro-alimentarias

Un estudio sobre el mercado del aceite de oliva en Japón aconseja a los
exportadores utilizar envases pequeños, ya que el preferido allí es de 250
mililitros, y cuidar al máximo la presentación, con un embalaje de calidad y
atractivo al consumidor. Así consta en el último Estudio de mercado sobre el
aceite de oliva en Japón de la Oficina Económica y Comercial de la Embajada
de España en Tokio, que desaconseja comenzar la exportación directamente a
Japón sin establecer previamente un mercado objetivo más cercano
geográficamente.
El estudio explica que no se debe comercializar el producto en envases de un
litro o de cinco litros como principalmente se comercializa en España, sino en
una presentación más reducida, para adaptarlos al consumidor japonés, que,
aunque está cambiando, prefiere unos envases de 250 mililitros frente al medio
litro.
Añade que el envase de vidrio es el preferido, en lugar del plástico, cuando se
trata de aceites de calidad, aunque en los últimos años se está consiguiendo
introducir la botella de un litro de plástico, "aunque en segmentos no
superiores". Señala que las etiquetas deben ser claras, pues no es un producto de consumo habitual y que, a pesar del crecimiento de ventas en este
mercado, se debe abordar con una perspectiva de largo plazo.
El análisis constata que la percepción del aceite de oliva español es muy buena
entre los importadores, aunque no es muy conocido entre los consumidores
finales; de ahí que recomiende realizar una campaña para asociar el producto
con España.
Según el estudio, las empresas españolas no cuentan todavía con socios
distribuidores que posean canales de distribución tan importantes como los de
los socios de las empresas italianas, las cuales cuentan con Honen, Nisshin
Oilllio y Monte Bussan, los grandes distribuidores japoneses. Aunque las
compañías españolas están consiguiendo entrar en el mercado con fuerza,
especialmente en el canal de distribución, donde ya existen acuerdos con
grandes grupos japoneses, algunas compañías de alimentación como
Ajinomoto Oil Mills o Showa Sangyo importan el aceite español y lo envasan
con sus marcas.
El estudio afirma que el aceite de oliva en Japón se utiliza principalmente para
preparar platos de la cocina mediterránea y de pasta, pescados y muy
especialmente ensaladas.