Noticias

El sector agroalimentario español defiende el desarrollo de una Agricultura Sostenible, centrada en la investigación y el desarrollo tecnológico

18-10-2016 P.T. Agricultura Sostenible

La ONU estima que es necesario incrementar la producción de alimentos para una población en constante crecimiento. Durante el año 2014 la contribución del sistema agroalimentario a la economía española se estimó en aproximadamente un 10,3% y las exportaciones de este sector supusieron el 17% de total del conjunto de la economía española. A lo largo de la mañana del viernes se desarrollaron una serie de actividades para concienciar a niños y mayores sobre la importante labor que realizan los agricultores españoles y acerca de la necesidad de promover una alimentación saludable y sostenible.

La ciudad de Valencia ha sido nombrada por la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) Capital Mundial de la Alimentación para el año 2017. De este modo, Valencia se convertirá en un punto de referencia para cambiar los hábitos de la alimentación en las grandes ciudades hacia hábitos sanos y sostenibles.

Y es que, según sostiene la FAO, entidad que además conmemoró el pasado 16 de octubre el Día Mundial de la Alimentación, el clima está cambiando y, en consecuencia, la alimentación y la agricultura también.

En efecto, desde la década de los 50 la población mundial se ha multiplicado por dos y en la actualidad el crecimiento demográfico que presentan los países en vías de desarrollo y la mayor esperanza de vida en el Primer Mundo han llevado a la Organización de Naciones Unidas (ONU) a barajar la posibilidad de llegar a 9.600 millones de habitantes en 2050.

De acuerdo con estas previsiones, la organización internacional prevé que la producción de alimentos debería crecer a la par que lo hace la población, pues su demanda se habrá incrementado en un 60% en los próximos 35 años, mientras que la superficie de cultivo por persona ya se ha reducido en un tercio respecto a la existente en 1950.

En esta línea, la Plataforma Tecnológica de Agricultura Sostenible, que agrupa a todos los agentes del sistema ciencia-tecnología-empresa en el ámbito del sector agroindustrial, aboga, al igual que la FAO, por contribuir a mejorar la sostenibilidad y la eficiencia productiva de los sectores agrario y ganadero desde los recursos que aporta la tecnología. Así pues, las asociaciones y empresas que representan al sector agroalimentario español a través de la Plataforma Tecnológica apuestan por el desarrollo de una Agricultura Sostenible.

Tal y como destaca el presidente de esta entidad, Carlos Palomar, “para la Plataforma Tecnológica de Agricultura Sostenible, esta sostenibilidad del sector agroalimentario se cimenta en la investigación y el desarrollo tecnológico, ya que ambos factores contribuyen al incremento de la productividad. Sin embargo, no nos olvidamos de asegurar el mantenimiento y buen uso de los recursos naturales existentes y de ofrecer a los ciudadanos alimentos variados y a un precio asequible”.

Asimismo, Palomar añade que el desarrollo y puesta en práctica de tecnologías en el sector agroalimentario es estratégico para asegurar la presencia española en los sectores productores de la cadena de valor agrícola, ganadera y alimentaria y para mantener la actividad en el medio rural.

En este sentido, apunta que durante el año 2014 la contribución del sistema agroalimentario a la economía española se estimó en aproximadamente un 10,3% y que las exportaciones agroalimentarias alcanzaron ese mismo año un valor de 40.830 millones de euros, un 17% del total del conjunto de la economía española, lo cual pone de manifiesto el importante papel del sector agroalimentario en nuestra economía.

Sin agricultores no hay alimentos
Por su parte, el presidente de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) Cristóbal Aguado, ha defendido el papel “esencial” de los agricultores españoles como primer eslabón de todo el proceso de la producción de alimentos y ha querido enfatizar que “sin agricultores no hay alimentos”.

El representante agrario ha aprovechado la celebración del Día Mundial de la Alimentación para criticar la actual estructura del mercado que, a su juicio, “deja al agricultor en una posición de desventaja que se traduce en una crisis constante de precios que compromete nuestro futuro”.

Por último, Aguado ha afirmado que es urgente que la Unión Europea legisle una ley a nivel comunitario en materia de precios. “Los agricultores y consumidores tienen que establecer vías de comunicación y colaboración permanentes que permitan a los primeros obtener una remuneración justa y a los segundos productos de máxima calidad”, ha demandado.

Actividades lúdicas y educativas en el Mercado Central
Precisamente para poner en valor la labor del agricultor y para concienciar a la sociedad sobre la necesidad de promover una alimentación saludable y sostenible, la Plataforma Tecnológica de la Agricultura Sostenible organizó una serie de actividades lúdicas y educativas en vísperas del Día Mundial de la Alimentación, el pasado viernes 14 de octubre, en el Mercado Central de Valencia y entre las que destacan las iniciativas “Da las gracias al agricultor” y el proyecto “Conocer la Agricultura y la Ganadería”.

Respecto a la primera acción, se instaló un punto informativo donde los ciudadanos que acudían al Mercado pudieron dejar escritas en un libro frases de agradecimiento al trabajo que realizan los agricultores en su día a día. Estas palabras de agradecimiento se mostrarán, además, en unas pantallas situadas en la plaza central del mercado.

En cuanto al proyecto “Conocer la Agricultura y la Ganadería”, se trata de una iniciativa promovida por Editorial Agrícola que busca explicar al gran público, pero en especial a los niños, cómo es la agricultura y la ganadería a través de juegos de mesa en gran formato tan populares como el Juego de la Oca.

Como comenta Jesús López Colmenarejo, director ejecutivo de Editorial Agrícola y responsable de esta iniciativa, “la idea del proyecto “Conocer la Agricultura y la Ganadería” es transmitir a los chavales una visión “real” del trabajo que se realiza en el campo, desmitificar la imagen errónea que muchas veces se muestra de los trabajos agrarios –asociada frecuentemente a escándalos alimentarios o daños en el Medio Ambiente- y dar más visibilidad a los profesionales de este sector, poniendo de manifiesto que no se trata de un sector arcaico sino que, muy al contrario, el sector agrario es innovador y emplea mucha tecnología”.

La acción que se desarrolló en el Mercado Central con el Colegio Escolapias de Valencia es, de hecho, el pistoletazo de salida de este proyecto en la Comunidad Valenciana pues, tras pasar por más de diez colegios en la Comunidad de Madrid, el proyecto continuará en seis centros educativos de la ciudad de Valencia en los meses de noviembre y diciembre, con la participación de escolares de edades comprendidas entre los nueve y los diez años.

“Nuestro objetivo es concienciar sobre el sector agroalimentario en las zonas urbanas, dado que están más alejadas del medio rural y es donde más desconocimiento de este sector hay. Madrid ha sido nuestro primer gran escenario pero con el inicio de las visitas en Valencia el proyecto deja de ser regional y se convierte en una iniciativa nacional, que pretende llegar a otros núcleos urbanos de nuestra geografía”, concluye López Colmenarejo.

Plataforma Tecnológica de Agricultura Sostenible
La Plataforma Tecnológica de Agricultura Sostenible es un foro de encuentro entre todos los agentes del sistema ciencia-tecnología-empresa en el ámbito del sector agrario. La misión de la Plataforma se define como la contribución, desde la tecnología, a la mejora permanente de la sostenibilidad y la eficiencia productiva, a lo largo de toda la cadena de valor, satisfaciendo las crecientes necesidades de productos agrarios. La Plataforma pretende ser fuente de tecnologías y soluciones para mejorar la producción agraria.

En la Plataforma Tecnológica de Agricultura Sostenible entendemos la Agricultura Sostenible no como una opción, sino como un modelo irrenunciable e incuestionable, donde seamos capaces de satisfacer las necesidades actuales de los ciudadanos, sin hipotecar a las generaciones futuras. De aquí la necesidad de maximizar la eficiencia productiva, minimizando los recursos utilizados por unidad de alimento producido y garantizando la calidad y la seguridad alimentaria.