Noticias

Los apicultores piden ayuda para superar la dramática crisis

24-02-2005 EFEAGRO

Las organizaciones agrarias de Extremadura, así como la Unión Extremeña de Cooperativas Agrarias (UNEXCA), han pedido a los gobiernos central y autónomico medidas para paliar la situación "dramática" del sector apícola debido a los bajos precios y a una enfermedad que diezma las colmenas.

Así lo han reclamado hoy en Mérida, en el transcurso de una rueda de prensa, representantes de algunas de estas entidades, que se reunirán próximamente en Madrid con responsables del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) y con el consejero de Agricultura y Medio Ambiente, José Luis Quintana. En estos encuentros demandarán al Ministerio y a la Junta de Extremadura, entre otras medidas de apoyo, que trabajen para que el sector extremeño disfrute de las ayudas medioambientales de la UE para el período 2007-2013, unas subvenciones que no perciben los, aproximadamente, 1.000 apicultores de la región, cuando sí lo hacen los de otras regiones como Andalucía.

El presidente de la sectorial de Apicultura de UNEXCA, Ventura Gil, explicó que los productores extremeños viven "una situación dramática y asfixiante" debido a la caída de los precios en el último año en entre 1 y 1,2 euros por kilogramo, lo que les ha provocado pérdidas por valor de 3,3 millones de euros.

Este descenso se ha producido, según los apicultores extremeños, por la importación de mieles procedentes de diversos países como China y Argentina, de las que señalan que no garantizan las condiciones sanitarias que a ellos se les exigen y que no son controladas en esta cuestión por las administraciones públicas.

Otro factor negativo es la incidencia de una enfermedad que, según los expertos, es, explicó, "un síndrome multifactorial" que ha afectado ya al 40%de las, aproximadamente, 400.000 colmenas extremeñas. La repoblación de las colmenas dañadas costaría al sector 2,1 millones de euros.

Además, los apicultores sufren los efectos de las malas condiciones meteorológicas, entre ellas la falta de lluvias y las heladas, lo que hace que escasee el alimento para las abejas y obliga a los productores a alimentarlas, con el consiguiente incremento de los costes de producción.

Por todo esto, las organizaciones profesionales agrarias y UNEXCA reclaman a los ejecutivos central y extremeño, además de que traten de lograr ayudas medioambientales comunitarias, que se haga un seguimiento y se controle sanitariamente las importaciones de mieles, así como la "adulteración" de diversas mieles con otras sustancias como la glucosa.

También se exige que se potencie la calidad de las mieles españolas, que se ayude económicamente a la repoblación de las colmenas dañadas por las enfermedades, que se reduzcan los módulos del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) que pagan los apicultores y que se les exima del pago de las cuotas de la Seguridad Social. Otras demandas son el establecimiento de créditos al cero por ciento de interés y que se investigue el origen de las enfermedades de las abejas.