Noticias

Las cooperativas agrarias de Murcia reclaman mayor apoyo a jóvenes emprendedores y seguros actualizados

22-05-2019 Cooperativas Agro-alimentarias

Cristina Heredia (publicado en La Verdad)

La Federación de Cooperativas Agrarias de la Región (Fecoam) celebró hace unos días su XXXIV Asamblea General en el Hotel Jardines de Lorca, contando con la presencia de más de 400 personas entre los socios que forman la Federación, autoridades regionales y municipales, así como de representantes de diferentes grupos políticos, entidades financieras y agentes sociales. Así, el Hotel Jardines de Lorca fue el lugar elegido para que los cooperativistas agrarios conocieran el balance del ejercicio 2018 y las líneas de trabajo de la Federación para 2019, acompañados de, entre otras autoridades, el presidente de la Comunidad Autónoma, Fernando López Miras; el consejero de Agricultura, Miguel Ángel del Amor; la presidenta de la Asamblea Regional, Rosa Peñalver; el delegado del Gobierno en Murcia, Francisco Jiménez, y el alcalde de Lorca, Fulgencio Gil.

Todos ellos coincidieron en resaltar la importancia del cooperativismo agrario para la Región y para sus municipios, tanto por su puntera forma de producir y sostenibilidad ambiental, como por el beneficio que supone este modelo empresarial para toda la comunidad.

El presidente de Fecoam, Santiago Martínez, abrió el acto recordando la relevancia de las cooperativas agrarias y ganaderas dentro de la Región, y su relevancia como empresas comprometidas con la sociedad. En este sentido, subrayó que «las cooperativas continuamos con una tendencia positiva generando empleo, riqueza y estabilidad en todas las zonas donde nos asentamos. Es por ello que solicitamos a nuestros gobernantes máximo apoyo y dedicación al desarrollo de la labor que realizamos». Y explicó que «seguimos aportando a la sociedad trabajo, dedicación, esfuerzo e ilusión, y eso repercute en los resultados y en la valoración que tiene la sociedad murciana en todo lo que hacemos. Creo que es un orgullo para todos nosotros y una manera inequívoca de lo que aportamos, tanto a nivel económico como a nivel social y ambiental».

Los premiados
Otro de los momentos más importantes de la noche fue la entrega de distinciones que cada año realiza Fecoam; en primer lugar, se entregó a Eduardo Baamonde, presidente del Grupo Cajamar, la Insignia de Oro de la organización, en reconocimiento de su compromiso y apoyo de los valores cooperativos, tanto como director general de Cooperativas Agro-alimentarias de España, cargo que ocupó durante 15 años, como a la cabeza de la cooperativa de crédito.

Baamonde aseguró que recibir este reconocimiento «es un honor por dos motivos. Como presidente de Cajamar, porque pone de manifiesto el reconocimiento de las cooperativas murcianas a la labor de nuestra entidad y, en segundo lugar, como persona que ha estado al servicio del cooperativismo agroalimentario durante más de 23 años, la Insignia de Oro supone también un reconocimiento que recibo con emoción y agradecimiento».

Asimismo, en este 2019 el premio al Cooperativista del Año fue para Francisco Hernández, hijo y padre de agricultores y miembro del Consejo Rector de la firma lorquina Agroter durante 40 años, y miembro de la comunidad de regantes de Lorca como vocal de la Tercia-Amarguillo, para quien este premio fue «una alegría y un honor muy grande porque toda la vida he estado en el campo y que reconozcan ese esfuerzo es muy especial».

Demandas del sector
Durante el acto, el presidente de Fecoam, acompañado del Consejo Rector de la Federación, fue el encargado de dar a conocer las principales demandas que, a su juicio, son «vitales para el mantenimiento y crecimiento del sector agroalimentario». Así, Martínez inició su intervención resaltando la necesidad de que exista desde los poderes públicos un «apoyo al cooperativismo como línea estratégica regional», solicitando el establecimiento de medidas concretas de apoyo, tales como contemplar ayudas a capital social en socios de cooperativas agrarias, priorizando el acceso de nuevos socios, jóvenes y mujeres.

Otro de los puntos básicos demandados desde Fecoam «para garantizar el desarrollo y crecimiento del sector agrario y ganadero» es el referente al seguro agrario, adaptándolo a las necesidades reales de ganaderos y agricultores, mejorando las líneas y actualizando los rendimientos y precios.

El responsable de Fecoam se refirió también a las Medidas Urgentes para el Mar Menor e hizo referencia a las investigaciones llevadas a cabo desde la Cátedra de Agricultura Sostenible para el Campo de Cartagena de la que forma parte, y cuyas investigaciones están dando resultados muy positivos en el ámbito de la desalación y la desnitrificación.

En el capítulo de la política hídrica, reivindicó los puntos del Manifiesto del Agua de Fecoam, la elaboración de un plan nacional de agua y soluciones a la problemáticas de cada zona de la Región. «También tenemos que hacer mención especial al mantenimiento del Trasvase Tajo-Segura como herramienta vital para la agricultura de nuestra Región», señaló Martínez.

Además, desde el sector consideran primordial disminuir las presiones al campo a través de inspecciones de todo tipo que, como remarcan desde Fecoam, «no están planificadas de forma adecuada y se centran en las empresas legales en lugar de atajar las prácticas irregulares», así como el establecimiento de la tarjeta profesional agraria.

Santiago Martínez destacó también la importancia de la integración cooperativa, el fomento del relevo generacional y la gestión de tierras abandonadas a través de las cooperativas.

Durante la asamblea también se remarcó la necesidad de contar con una administración ágil para «resolver expedientes y problemas del sector agrario y ganadero y una reducción de la burocracia, centrada en los administrados», y en cuanto a otros productos más específicos se hizo mención a la urgencia de «ordenar el sector para el albaricoque y ayudar a la reconversión a los sectores que lo necesiten, así como equiparar las flores al resto de productos agrarios y añadirlas a la lista de cultivos menores en cuanto al tratamiento de productos fitosanitarios».