Noticias

Plásticos biodegradables se muestran viables y sostenibles para uso en la agricultura

24-05-2019 Cooperativas Agro-alimentarias Aragón

El proyecto LIFE Multibiosol, en el que participa Cooperativas Agro-alimentarias de Aragón, ha desarrollado unos plásticos biodegradables para uso agrícola, que no es necesario retirar después de la cosecha y al descomponerse aportan nutrientes importantes al suelo y a las plantas. El 29 de mayo se celebra una jornada para dar a conocer los resultados del proyecto en Zaragoza

El plástico se ha convertido en un material fundamental para la agricultura -el consumo total de films plásticos para fines agrícolas en Europa supera las 500.000 toneladas métricas año-. España e Italia son los mayores productores, representando casi el 40% de la demanda, principalmente impulsada por su actividad hortícola intensiva donde el plástico se utiliza en grandes cantidades en invernaderos y para acolchado. Gran parte de este plástico no se recicla y se quema o se entierra con los problemas medioambientales asociados.

Proyecto innovador
En 2014, AITIIP Centro Tecnológico junto con Transfer Consultancy, ARCHA, PCTAD, EEAD-CSIC, CAA y GroenCreatie, iniciaron un innovador proyecto demostrativo llamado LIFE Multibiosol. Con un presupuesto total de más de 2 millones de euros, el consorcio formado por empresas nacionales e internacionales, además de instituciones públicas, tuvo como objetivo demostrar que la sostenibilidad y la eficiencia de las prácticas agrícolas pueden lograrse. Con este objetivo, se han desarrollado films para acolchado, bolsas para la protección de frutas y clips para cerrar las bolsas, usando plásticos biodegradables. Estos productos han sido rigurosamente ensayados tanto en campo como en el laboratorio.

Resultados
Las pruebas realizadas durante el proyecto indican que los productos son fáciles de aplicar, no requieren ser retirados después de la cosecha, y aumentan la calidad del cultivo a nivel nutricional y comercial. Un film de acolchado (negro) y dos tipos de films de bolsas para la protección de frutas (en color rojo y blanco) han recibido la certificación OK Biodegradable Soil. El uso de estos bio-plásticos avanzados implica una huella de carbono reducida en comparación con los plásticos convencionales (LDPE). Su impacto medioambiental ha sido mejorado gracias al uso de materias primas bio-basadas y la reducción de aplicaciones fitosanitarias en el cultivo. Los plásticos convencionales se retiran del campo y se introducen en vertederos al final de su vida útil; en cambio, los bio-plásticos se incorporan en el suelo y al descomponerse, en este caso, aportan nutrientes importantes para el suelo y las plantas.

Barreras
El coste/ha para usar materiales biodegradables actualmente es más alto que el de plásticos LDPE (convencional), debido también al hecho que la ley no obliga ni monitorea la recolección de los plásticos convencionales. Es necesario implementar políticas relevantes (i.e. impuestos sobre plásticos convencionales, subsidios para bioplásticos) a nivel regional, nacional y Europeo para apoyar a los agricultores en la transición al uso de plásticos biodegradables en la agricultura, para promover el uso de plásticos biobasados y alcanzar el menor precio posible para ellos.

El 29 de mayo, el proyecto LIFE Multibiosol llega a su fin y celebrará una conferencia final de carácter internacional. El evento “Impulsando el uso de bio-plásticos avanzados en agricultura” forma parte de la #EUGreenWeek y tendrá lugar en el CaixaForum Zaragoza. Se presentarán los productos bioplásticos producidos y los resultados del proyecto. La asistencia es gratuita pero las plazas son limitadas, la inscripción se puede realizar a través de la web del proyecto www.multibiosol.eu

Para leer más en detalle sobre los resultados del proyecto, descarga el Informe Layman AQUÍ