Noticias

CCAE reitera el mismo protagonismo a las OPFH que en el resto de países productores europeos

23-11-2007 Cooperativas Agro-alimentarias

España sería el único Estado miembro que no va apoyar el papel crucial de sus Organizaciones de Productores (OP) en la transformación, en un momento en el que las tendencias del mercado fijan como objetivo imprescindible la concentración y el redimensionamiento de la oferta. Hay que recordar que las OPs han ayudado de forma decisiva a que los productores puedan avanzar en esa dirección, contribuyendo positivamente a contrarrestar la debilidad del agricultor individual, lo que justifica completamente que la OCM se base y potencie esta herramienta. Si finalmente se autoriza la contratación directa entre el agricultor individual y la Industria, la consecuencia inmediata será la reducción del precio de los productos contratados por la atomización de la oferta, circunstancias que en estos momentos no nos podemos permitir.

La CCAE está insistiendo al Ministerio y a las Comunidades Autónomas, que el pago de la ayuda acoplada se condicione a la obligación de estar asociado a una OP y a la de establecer un contrato como hasta ahora, entre ésta y el transformador, mejorando su posición negociadora en la cadena productiva, industrial y comercial, tal y como lo han considerado el resto de Estados miembro productores -Francia, Italia, Grecia o Portugal-.

Por otro lado, la decisión del MAPA de repartir las ayudas del sector de los cítricos entre todos los productores, estén o no en OPs, significa para CCAE atomizar las ayudas.

CCAE ha defendido siempre para éste y los demás sectores, una discriminación positiva hacia los agricultores que están organizados a través de OPs y que transformaron en un periodo de referencia de al menos tres campañas, tal como si ha considerado el MAPA en el resto de productos.
Además, CCAE ha defendido el desacoplamiento total y directo de las ayudas para este sector sin periodo transitorio.

Respecto al sector tomate transformado, el MAPA decidió igualar los requisitos establecidos por el resto de Estados miembro para evitar competencia entre las OPs. Sin embargo, no lo ha considerado así en lo que respecta a los contratos, ya que España sería el único país donde no sería necesario que los agricultores sean socios de una Organización de Productores, pudiéndose firmar los contratos de forma individual, desconcentrándose la oferta y perdiendo fuerza negociadora. Estos contratos son obligatorios para recibir la ayuda acoplada durante el periodo transitorio.

CCAE solicitó para el tomate un periodo transitorio con desacoplamiento parcial mayor que el acordado, con el fin de conceder una ayuda por hectárea, calculada en base a las producciones de las últimas campañas y condicionada a la entrega del producto a la industria mediante un contrato que sólo pueda ser firmado, al igual que ahora, entre las OP y las industrias. CCAE insistió en incluir la campaña 2003/2004 en el periodo de referencia ya que de no ser así, quedarán fuera y sin derecho a ayuda muchos agricultores.


CCAE representa el 70 % de las OP de cítricos en España y al 80% de las OP de Tomate para transformación.