Noticias

UNEXCA advierte que el actual problema de mercado del sector del vino se convertirá en social en la próxima vendimia al no poderse recepcionar la uva de los viticultores

20-05-2009 Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura

Las cooperativas tienen un alto volumen de vino sin vender o sin retirar por la caída de precios generada por el retraso y el fracaso en la aplicación de la OCM. UNEXCA exige la puesta en marcha de las medidas propuestas para paliar la actual situación, entre las que se encuentra la retirada de vino del mercado en forma de destilación de crisis

La Unión Extremeña de Cooperativas Agrarias (UNEXCA) ha manifestado su profundo malestar por la situación en la que se ve encuentra el sector vitivinícola y la falta de iniciativa de las Administraciones nacional y regional, a pesar del elevado número de propuestas realizada desde el sector, sin que sean aceptadas y sin que además se reconozca la gravedad de dicha situación al calificarla como “normal”.

El presidente de la Sectorial Vitivinícola de UNEXCA, Calixto Gajardo, ha considerado en rueda de prensa que el retraso y el fracaso en la aplicación de la OCM del vino en su primer año se han manifestado en forma de un gran derrumbe de los precios y una parálisis casi total del mercado que ha llevado al sector a una crisis de difícil solución a corto plazo.

Esta situación se agravará en pocos meses, ante el inicio de una nueva campaña de recolección de la uva, cuando las cooperativas se encuentren con una parte importante del vino sin vender o sin retirar debido a la caída de precios, con la consiguiente reducción de capacidad de almacenamiento para el nuevo vino, sin poder liquidar a los socios el precio de la uva y sin cobrar las ayudas provenientes de las medidas del sobre nacional, que no se cobrarán hasta septiembre u octubre.

Entre las primeras y más importantes medidas que se piden, según reseñó Gajardo, es que se retire vino del mercado en forma de destilación de crisis, facilitando a la vez la salida de ese alcohol al mercado y dando prioridad a las bodegas que han cumplido con la contratación de vino para destilación alcohol de uso de boca este año. La respuesta a ello, sin embargo, ha sido negativa con el pretexto de la falta de dinero, algo que no se entiende, ya que se utilizarían fondos del sobre nacional de la propia OCM del vino.

UNEXCA recuerda que las cooperativas ya llamaron la atención en su momento acerca de la situación en la que quedaría el sector si la OCM se aprobaba tal y como se estaba barajando en las negociaciones a nivel europeo, ya que situaría a España en una posición mucho menos competitiva y sin medidas de regulación de mercado a las que agarrarse.

Así, dentro de la medida de destilación de vino para obtener alcohol de uso de boca, Extremadura va a dejar de percibir un importante montante económico, ya que el cultivo asociado viña-olivar no es beneficiario de esta ayuda y, por otra parte, los anunciados 700 euros por hectárea que se reciben se aplicarán a no más del 25% de la superficie de cada explotación vitícola.

Por otra parte, según indicó el presidente de la Sectorial Vitivinícola de UNEXCA, se contempla una medida destinada a promocionar los vinos en terceros países, dotada con 16 millones de euros procedentes de la OCM del vino, y a la cual las bodegas cooperativas se han venido oponiendo de forma insistente, al no poder acceder a ella y que los únicos beneficiarios sean las grandes empresas de distribución que ya están implantadas en esos países.

La situación del mosto a nivel nacional se resume en que se han derrumbado los precios por quedarse sin ayudas a su elaboración y, por lo tanto, en una posición de competencia desleal frente a países como Italia, que sí conservan esa ayuda, y como Alemania, al que se le permite seguir practicando la chaptalización o uso de azúcar de remolacha para enriquecimiento alcohólico del vino. Se da la circunstancia de que, al convertir esta ayuda en un pago único al agricultor, además de situar al sector del mosto en la posición ya definida, se están generando unos derechos de pago de céntimos de euro que para nada compensan la caída del mercado de este producto para las cooperativas. Al respecto de la chaptalización, las cooperativas han pedido que se inicien de forma urgente ante la Comisión Europea las reflexiones oportunas que conduzcan a la prohibición de la práctica de la chaptalización en toda la UE.

Por otro lado, han desaparecido las ayudas al almacenamiento privado, una medida muy útil de regulación de mercado, así como las restituciones a la exportación y las ayudas a la eliminación de subproductos.

También desde las cooperativas, a nivel regional y nacional, se pidió que se potenciara la figura de las Organizaciones de Productores Vitivinícolas (OPV) para facilitar y agilizar la gestión de todo lo relacionado con la nueva OCM, algo que no se consiguió, con consecuencias que se están dejando ya notar, como es el retraso en el cobro de las ayudas por parte de los agricultores.

Además, con la medida de arranque incentivado lo que se ha hecho es convertir al sector del vino en el primero en desviar dinero de la OCM para los agricultores que no quieren seguir, sin que se logre además el efecto buscado en la bajada de producción, ya que se han eliminado las viñas menos productivas.

Con todo esto, el sector vitivinícola se encuentra en una situación de mercado en la que, junto con la crisis global que se está sufriendo a todos los niveles, no se ve solución a corto plazo y, lo que es más preocupante, sin que la Administración lo reconozca, tachando además esta situación como “exagerada” y calificándola, tal y como ha sucedido en la última reunión celebrada en el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino con el sector manchego del vino, como “normal sin desequilibrios significativos entre oferta y demanda”.

Desde las cooperativas, que no comparten lo más mínimo esa opinión porque viven la realidad del sector, ya se ha ofrecido un número importante de medidas de acción a llevar a cabo para intentar paliar la situación descrita.

Entre esas medidas de carácter urgente y efecto inmediato en el mercado se encuentran, además de la referida destilación de crisis, la inclusión del vino en los intercambios comerciales entre Rusia y España con el aval del Estado, tal y como se ha hecho con otros productos; la apertura de líneas de crédito que faciliten la financiación de las bodegas cooperativas mediante compensación de puntos de interés y exenciones fiscales que doten a las bodegas cooperativas de liquidez para hacer frente a la liquidación de los socios.

Como medidas de aplicación a medio plazo se ha pedido el desarrollo de actuaciones de apoyo a la comercialización a las bodegas cooperativas, el desarrollo de la figura de las OPV de base cooperativa como instrumentos de vertebración, de planificación y de autorregulación de la producción y la revisión de algunos aspectos del Real Decreto de medidas de apoyo al sector vitivinícola de cara a la próxima campaña.

Ante todo ello, la Unión Extremeña de Cooperativas Agrarias considera que el sector vitivinícola no se ha encontrado nunca antes en una situación tan dramática como la actual. Además, constata la certeza de sus argumentos y valoraciones, realizados durante el proceso negociador, de que la reforma comunitaria negociada por el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino perjudicaría enormemente al sector vitivinícola extremeño

Teniendo en cuenta que las bodegas-cooperativas aglutinan más del 60% del volumen de todos los productos vitivinícolas a nivel regional, UNEXCA exige a la Administración que reaccione antes de que el problema pase de ser una crisis económica del sector a ser unas crisis social en la que se vean involucrados los miles de viticultores extremeños.

Contacta con nosotros