Noticias

Cooperativas Agro-alimentarias solicita el apoyo urgente de la Administración ante la dramática situación del sector vitivinícola

17-06-2009 Cooperativas Agro-alimentarias

La retirada de vino para la elaboración de bioetanol puede ser una medida rápida y eficaz para reactivar la dramática situación del mercado vitivinícola.

Cooperativas Agro-alimentarias ha solicitado hoy, en rueda de prenda, el apoyo urgente de la Administración, tanto central como autónomicas, ante la dramática situación que está padeciendo el sector vitivinícola y que, de seguir así, va a provocar la ruina de muchas explotaciones y cooperativas del sector, según ha manifestado Joaquín Hernández, presidente del Consejo Sectorial del Vino de Cooperativas Agro-alimentarias.

Por su parte, el presidente de Cooperativas Agro-alimentarias, Fernando Marcén ha resaltado al inicio de la rueda de prensa, que "esta organización no se caracteriza por lanzar mensajes dramáticos ni beligerantes", pero precisamente este caso es una excepción porque la situación está siendo alarmante en las principales zonas productoras de vino de nuestro país y, por tanto, la reacción tiene que ser urgente ya apenas quedan dos meses para el inicio de la próxima vendimia (que se prevé sea de similares características, en cuanto a cantidad, a la anterior campaña).

¿Cómo hemos llegado a esta situación?
El sector vitivinícola español atraviesa desde hace meses una coyuntura muy negativa, que ha empeorado día a día y que se va a agravar a medida que nos aproximamos a la próxima campaña. Ello es debido, como han explicado Fernando Marcén y Joaquín Hernández, a la confluencia de una serie de circunstancias adversas, principalmente la implantación de la nueva OCM del Vino, con la desaparición de las medidas de regulación de mercado, unido a la recesión económica, que ha provocado un importante retroceso de nuestras exportaciones vitivinícolas, y al descenso continuo del consumo interno. A todo ello, hay que unir, además, la falta de liquidez de muchas bodegas, ya que las entidades financieras niegan los créditos.

En definitiva, la falta de operaciones comerciales a estas alturas de campaña no han generado recursos suficientes para poder otorgar anticipos a los socios proveedores, y a día de hoy todavía quedan socios de cooperativas que no han cobrado nada de la pasada campaña y los precios en origen han caído más de un 30% respecto al año pasado, estando por debajo del umbral de rentabilidad en muchas zonas. Según ha destacado Hernández, aún queda por vender en las bodegas más del 30% del vino elaborado en esta campaña, y al ritmo que se hacen las operaciones es bastante sensato pensar que las existencias finales de la campaña se verán incrementadas entre 4 y 5 millones de hectólitros, que pesarán en el mercado desde el comienzo mismo de la próxima vendimia.

"Es necesaria, pues, la intervención urgente de las Administraciones públicas para provocar una rápida reactivación del mercado, por una parte, e iniciar el estudio de medidas a medio plazo para la adaptación al nuevo escenario de la forma menos traumática posible, por otra", ha añadido. "El desmantelamiento brusco de los mecanismos de mercado ocasionado por la nueva OCM, sin haber dado tregua a una adaptación serena y profesionalizada, obliga ahora a ir contra reloj e improvisar soluciones y ello aumenta el riesgo de desaparición de bastantes bodegas".

Propuestas de Cooperativas Agro-alimentarias
Entre las medidas urgentes que podrían reactivar el mercado, Cooperativas Agro-alimentarias considera que las más eficaces son las de apoyo a la exportación a determinados destinos y la retirada inmediata de un volumen importante de vino destinado a la elaboración de bioalcohol para carburantes.

"Se trata de aprovechar nuestros recursos, en vez de traer materias primas de Brasil o de otros países terceros para cumplir con la nueva normativa de uso obligatorio de energías renovables en los combustibles", ha indicado el vicepresidente sectorial, Angel Villafranca durante la rueda de prensa.

Otras actuaciones a medio plazo que conviene comenzar ya a estudiar son, entre ellas, el desarrollo de las Organizaciones de Productores Vitivinícolas (OPVs), como instrumentos vertebradores y de gestión del sector y la implantación de un plan de reestructuración y redimensionamiento empresarial para ganar en competitividad y posicionamiento en los mercados.

Más información: Informe sobre la situación del sector vitivinícola

Contacta con nosotros