Noticias

El COPA-COGECA lanza una advertencia contra los planes de la Comisión Europea en el ámbito de los biocombustibles

15-10-2012 Cooperativas Agro-alimentarias

En una carta enviada a la Comisión Europea, el Copa-Cogeca se ha opuesto a los planes de la Comisión encaminados a imponer factores de cambio indirecto del uso de la tierra (en inglés, ILUC) y a limitar al 5% el uso de los biocombustibles obtenidos a partir de cultivos. Este cambio de 180 grados es de una irresponsabilidad total y pone en jaque el abastecimiento de piensos animales, el empleo y el crecimiento ecológico de las zonas rurales de toda la UE.

El Copa-Cogeca alega que es completamente inaceptable acogerse al informe del IFPRI (Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias), que no ha sido revisado por otros expertos, como base para la introducción de dichos factores. El modelo empleado en el informe no es el adecuado para estimar con precisión ni el alcance del cambio en el uso de las tierras, ni la emisiones de gases de efecto invernadero resultantes, puesto que los datos empleados contienen graves errores y se constatan importantes problemas metodológicos. Por ejemplo, hay 410 millones de ha. que no se han incluido en el cómputo y las medidas de protección estipuladas en la Directiva 2009/28, como es el caso de las prohibiciones de cambiar el uso de las tierras, no se han tenido en cuenta.

El Copa-Cogeca rechaza el límite del 5% aplicable a los biocombustibles procedentes de cultivos alimentarios y forrajeros. La limitación de los biocombustibles procedentes de cultivos
alimentarios pone también en peligro la mejora de la autosuficiencia de la UE en cuanto a las proteínas para la alimentación animal. Ello se debe a que sólo una parte de las oleaginosas, los cereales y las remolachas azucareras utilizadas para producir biocombustibles llega a convertirse en energía. La mayoría se destina al sector de los piensos, y los subproductos ricos en proteínas procedentes de la producción de biocombustibles contribuyen a reducir la gran dependencia de la UE de las importaciones de piensos. Gracias a la producción de biocombustibles, la superficie de colza en la UE ha ido aumentando desde el año 2000, desde unos dos millones de hectáreas hasta superar los seis millones en la UE-27.

Los nuevos planes suponen igualmente una amenaza para el empleo en las zonas rurales. La industria europea de los biocombustibles ha realizado inversiones que alcanzan los 14.000 millones de euros y, según las estimaciones, puede generar 100.000 empleos directos en Europa.

Ante la próxima publicación de la propuesta, el Secretario General del Copa-Cogeca, Pekka Pesonen, subraya que "los biocombustibles ofrecen numerosas ventajas de cara a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y de la dependencia energética; además de crear empleo en las zonas rurales de la UE. Asimismo, en la UE se pueden producir de manera sostenible, por lo que no son responsables de los cambios en el uso de la tierra en países extracomunitarios. De igual manera, el aumento de la producción de biocombustibles en la Unión alivia las presiones de que la tierra es objeto en países extracomunitarios, debido a la producción de soja, y ayuda a luchar contra la desforestación de las selvas tropicales. En la actualidad, los biocombustibles son parte de la bioeconomía en las zonas rurales. Por consiguiente, los planes de la Comisión deben revisarse, ya que son absolutamente incoherentes e irresponsables, especialmente en tiempos de crisis económica".

Contacta con nosotros