Noticias

Elena Espinosa insta a la Comisión a una reforma de la OCM del vino sin violentas rupturas y que conserve nuestra forma de producción

18-07-2006 MARM

La Ministra de Agricultura, Pesca y Alimentación, Elena Espinosa, ha afirmado en el Consejo de Ministros de Agricultura de la UE, que se celebra en Bruselas, que la reforma de la OCM del sector vitivinícola no tiene que hacerse a costa de la destrucción de nuestro patrimonio agrícola, medioambiental y cultural y que debe conservar lo mejor de nuestra forma de producción y facilitar la adopción de formas modernas. La Ministra ha estado acompañada en su intervención por el Consejero de Agricultura de Aragón, Gonzalo Arguilé, en representación de las Comunidades Autónomas.

En su intervención, contestando a un cuestionario de la Presidencia sobre la comunicación de la Comisión sobre la reforma, Elena Espinosa ha asegurado que el arranque incontrolado de viñedo puede causar daños medioambientales y sociales irreversibles en amplias superficies, en las que este cultivo ha configurado tradicionalmente la economía, el paisaje y la cultura del medio rural.

También ha indicado que la supresión drástica, sin transición alguna, de las medidas de regulación de mercado, con las que el sector ha venido contando desde hace mucho tiempo, dejaría totalmente desarmadas a las administraciones para poder paliar los efectos de las variaciones estacionales de la producción, tan típicas del sector. Asimismo, ha asegurado, podría tener efectos imprevisibles sobre las estructuras de producción y de transformación, sobre los mercados tradicionales de bebidas espirituosas, los nuevos mercados en expansión de zumo se uvas y el propio sector del vino, que tendría que gestionar importantes volúmenes que ahora tienen salidas diferentes a la producción vinícola.

Elena Espinosa ha reiterado su preocupación por la consideración del arranque de viñedos como la medida central propuesta por la Comisión y ha señalado que considera necesario que se amplíen las medidas que podrían abordarse dentro de los sobres nacionales, estableciendo aquellas que faciliten un mayor protagonismo del sector en la adaptación a un escenario de competitividad creciente, así como de facilitar las salidas comerciales de los productos de la viña.

La Ministra ha asegurado que, no obstante, España comparte los objetivos propuestos en la reforma, en el sentido de orientar la producción al mercado y mejorar la competitividad del sector. En este sentido ha indicado que en un mercado cada vez más global debemos contar con las mismas reglas de juego que las empleadas por nuestros competidores.

En el capítulo de indicaciones geográficas ha manifestado que un eventual nuevo modelo debe ser compatible con la política de calidad desarrollada por España y sobre las prácticas enológicas que le parece bien orientada la alternativa propuesta por la Comisión para que las autorizadas en la UE sean las ya contrastadas por la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV), un organismo con amplia experiencia en este campo y que debe ser referencia en el comercio internacional.

La Ministra ha concluido que la promoción y la información son dos elementos fundamentales para el éxito de la reforma, que debe impulsar una relación vino-consumidor responsable.


Contacta con nosotros