Noticias

El gran potencial de los cultivos herbáceos andaluces reside en la agrupación y el volumen

26-05-2020 Cooperativas Agro-alimentarias Andalucía

Andalucía, al igual que España, es deficitaria en la producción de cereales. En la región, se producen unos dos millones de toneladas, según campañas, y se consume el doble. A pesar de ello, los precios de los cereales se mantienen planos, año tras año, si no a la baja, como ocurre en la actualidad, en previsión de una campaña mundial absolutamente histórica como la que se estima para 2020-2021, con 2.800 millones de toneladas.

Este ha sido el contexto de partida del webinar ‘Perspectivas del sector cultivos herbáceos en Andalucía’, que hoy ha celebrado Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía con la participación de Antonio Catón, director de cereales de Cooperativas Agro-alimentarias de España; Juan Carlos Bermejo, director de la cooperativa Alcamancha y, a su vez, presidente del Consejo Sectorial de Cereales en Cooperativas Agro-alimentarias de España; Arturo Hidalgo, director de Cocereales; Juan Carlos Rodríguez, responsable de Cereal y Materias Primas en Dcoop; Antonio Jesús Quijada, director de Alimentación Animal y Agricultura en Covap; y Gorka Azpilicueta, de la sección de cereales del Grupo AN.

Presentado por el director general de Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía, Jaime Martínez-Conradi, y moderado por el técnico de Cultivos Herbáceos de la federación, Jorge Díaz, los distintos ponentes han desentrañado las debilidades pero también las potencialidades del sector.

En este sentido, y a riesgo de resultar repetitivo, Toño Catón ha insistido que en un sector de escasos márgenes y enorme competitividad a nivel mundial, como es el de los herbáceos, la búsqueda de rentabilidad pasa por la agrupación y el volumen. “Volumen, volumen y volumen”, ha remarcado en varias ocasiones. “El mercado siempre va a ir a lo más barato; nosotros tenemos que acomodar nuestros costes a lo que demanda y no al revés” y aglutinar volumen es lo que, principalmente, “permite obtener margen en las commodities”.

Situación similar a la de los cereales viven las oleaginosas como el girasol, producción también deficitaria en España, frente a grandes países cultivadores y comercializadores como Ucrania, que marca los precios a nivel nacional. “No es rentable, pero no tenemos alternativa productiva en esta zona de Cuenca”, afirma el director de la cooperativa Alcamancha, quien aporta como soluciones el ajuste de los precios de los inputs y la competitividad en las semillas.

Por su parte, el director de la sevillana Cocereales, Arturo Hidalgo, ha manifestado que el valor de su cooperativa “reside más en la comercialización que en la producción, así como en las sinergias que genera”. Por otra parte, ha valorado que el hecho de ser de los primeros cosecheros a nivel nacional, les permite beneficiarse de mejores cotizaciones. No obstante, “tenemos que continuar sumando volúmenes y trasladar al mercado nuestro valor añadido”.

El guante ha sido recogido por Gorka Azpilicueta, de la sección de cereales del grupo nacional AN, quien ha resaltado el gran trabajo que las cooperativas realizan con respecto al socio y los compradores, en cuestiones como calidad, sostenibilidad y servicio. “Tenemos que ponerlo en valor”, como una ventaja competitiva frente al déficit de oferta y la irregularidad en la producción derivada de las condiciones agroclimáticas singulares.

Otro de los valores destacados en las cooperativas lo ha puesto sobre la mesa el responsable de Cereal y Materias Primas en Dcoop. Juan Carlos Rodríguez se ha referido a la “confianza de los socios” como el mayor activo de una cooperativa. En su opinión, el sector “no puede caer en el conformismo ni en el derrotismo”, sino que tiene que seguir trabajando en dimensión, comercialización, diversificación, tecnología y comunicación.

El ejemplo de diversificación lo ha aportado Covap, cooperativa eminentemente ganadera que en 2006 creó una sección de agricultura y en 2017 entró a formar parte de la empresa Agrovegetal, seleccionadora de variedades de semillas, a fin de controlar y garantizar una alimentación de calidad para los animales de sus socios. En la actualidad, según Antonio Jesús Quijada, director de Alimentación Animal y Agricultura, “es el gran potencial de nuestro modelo”.

Precisamente, el director de Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía ha destacado la apuesta por la mejora genética que Agrovegetal está liderando desde la región. El trabajo realizado por la empresa obtentora de semillas está consiguiendo adaptar las variedades a las condiciones climatológicas con el objetivo de obtener producciones más rentables.

Otros de los asuntos abordados en la jornada digital han sido la Ley de la Cadena Alimentaria, de difícil aplicación en un mercado bajista y de commodities, como los cereales, o la comercialización en el mercado de futuros, con disparidad de opiniones entre los participantes, pues parece encajar más en países netamente exportadores y no importadores como España. Sin embargo, el 75% de las compras en ganadería se realizan por esta vía, suponiendo también una oportunidad para el sector.


Contacta con nosotros