Reportajes

I Congreso de Jóvenes Cooperativistas

28-03-2019 Cooperativas Agro-alimentarias

Unas explotaciones rentables y una PAC dirigida a los que se dedican a la actividad, prioridades de los jóvenes cooperativistas

Valencia acogió los días 21 y 22 de marzo el I Congreso de Jóvenes Cooperativistas, organizado por Cooperativas Agro-alimentarias de España y por la Confederación de Cooperativas Agroalimentarias de la UE, COGECA, en el que han participado más de 300 jóvenes de distintos países de la Unión Europea.

El objetivo del encuentro no era otro que el de escuchar a los jóvenes europeos, que aporten ideas y expliquen sus necesidades con el fin de trabajar conjuntamente para fomentar el relevo generacional y conocer de primera mano qué pueden aportar las cooperativas a estos jóvenes agricultores y ganaderos para que puedan permanecer en el sector agrario y en el medio rural. El reto del relevo generacional es hoy una cuestión de vital importancia a nivel europeo y aún es más preocupante en España, donde solo el 8% de las explotaciones tiene al frente titulares menores de 40 años.

Las mesas redondas en las que debatieron los jóvenes destacaron varias necesidades y problemática con las que se están encontrando los jóvenes que se han incorporado al sector y quieren vivir de él, así como los jóvenes a los que les gustaría hacerlo pero no están encontrando los apoyos necesarios para tomar la decisión. La rentabilidad de las explotaciones, el apoyo financiero para comenzar con la actividad o menos dificultades para acceder a las tierras o la falta de servicios y limitaciones tecnológicas del propio medio rural, fueron algunos de los factores en los que los jóvenes insistieron que están encontrando más barreras. Además, explicaron que las ayudas de la PAC, basadas en apoyos a la tierra y bases históricas, no están favoreciendo el relevo generacional, sino todo lo contrario. Respecto a cómo las cooperativas pueden contribuir a fomentar la incorporación de jóvenes al sector agroalimentario, destacaron la estabilidad que proporciona el pertenecer a una cooperativa, el acceso a más servicios, el asesoramiento y la formación.

“Tenemos un problema de financiación. Si te quieres incorporar desde cero es muy difícil. Compramos a precios de 2019 pero vendemos nuestros productos a precios de hace 20 años”, denunció Marcos Garcés, de la cooperativa Cereales Teruel. Además, “hay que definir bien a quien dar las ayudas y no crear una competencia entre los propios agricultores porque unos reciben ayudas y otros no”. “La PAC no es una ayuda vitalicia, con derechos históricos y vinculados a la tierra que no funcionan”, añadió Mª Angeles Rosado, de la SAT Coagral (Guadalajara), quien criticó además el abandono de las zonas rurales y la falta de servicios básicos. “Tenemos menos protección que las avutardas”, dijo.



Por su parte, Pau Salse, ganadero de la Cooperativa de Ivars d’Urgell, señaló que la formación es crucial y “luego, día a día, nos seguimos formando con la experiencia y compartir conocimientos con los demás”. En este sentido, el apoyo de las cooperativas a sus socios resulta fundamental.

Sara Gil, de la cooperativa San Pedro Apóstol de Godelleta, reivindicó que “las cooperativas tienen que escuchar a los jóvenes en los Consejos Rectores, debe haber un equilibrio entre los que llevan años y tienen experiencia, y los que aportan nuevas ideas”.

Cambiar la imagen del sector agrario entre la sociedad y el derrumbamiento de ciertos tópicos, también es un aspecto en el que los jóvenes consideran que hay que seguir trabajando. “Somos jóvenes, empresarios como los demás, estamos bien formados pero se mantienen ciertos tópicos sobre la gente que vive en el medio rural que hay que cambiar”, indicaron.

“Al final esto no es un problema solo del sector agrario o de las cooperativas, es un problema social porque afecta a todos, a toda la sociedad. Necesitamos producir los alimentos que la gente tiene que comer, ello repercute en el mantenimiento de nuestro medio ambiente y en el entorno y, además, contribuye en la cohesión del territorio y evita la despoblación”.

La perspectiva de género y una mayor visibilidad de la mujer en el sector, que evite la histórica discriminación, también fue uno de los puntos calientes durante el Congreso. En este sentido, Mª Angeles Rosado apeló a un mayor apoyo de la Administración a la Ley de Titularidad Compartida, “que supone tener voz y voto en mi propia empresa y poder ser socia de una cooperativa”.


Un antes y un después para empezar a trabajar

“Este Congreso va a suponer un antes y un después en nuestras cooperativas. Estamos definiendo un camino que tiene que ser vuestro, debéis ser protagonistas e implicaros. Os animo a que la ilusión que tenéis revolucione en positivo lo que tenemos ahora en nuestras cooperativas y a seguir avanzando”, destacó el presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de España, Angel Villafranca, quien se comprometió a crear una Comisión de Jóvenes dentro de la Organización y a poner todos los medios disponibles al servicio de los jóvenes.

En la misma línea, Thomas Magnusson, presidente de la COGECA, resaltó en la inauguración que “las cooperativas necesitan jóvenes que quieran formar parte de ellas. En este Congreso vamos a establecer unas pautas para definir el futuro de las cooperativas”. Por su parte, Cirilo Arnandis, presidente de Cooperatives Agro-alimentàries de la C. Valenciana, subrayó que “se debe aprovechar la gran implantación de las estructuras cooperativas por todo el territorio para favorecer la llegada de nuevos agricultores, facilitar el acceso a la tierra, incrementar la capacidad de concentración de la oferta y el peso de los productores en la cadena”.

Eduardo Baamonde, presidente de Cajamar, animó a los jóvenes a participar no sólo en las cooperativas, sino también en la construcción de Europa. “La UE sigue construyéndose hoy y se trata de un proyecto en el que todos podemos participar, nunca antes Europa ha vivido un periodo de tanta estabilidad y progreso como ahora, un hito histórico que debe continuar desarrollándose”.

Posiciones compartidas

La primera jornada del Congreso reunió en las mesas redondas a jóvenes provenientes de cooperativas de Estonia, Francia, España, Bélgica, Polonia y Suecia. Las posiciones fueron compartidas independientemente del país, todos señalaron que las cooperativas deben ayudar a los jóvenes con los costes iniciales necesarios para poner en marcha una explotación, facilitando la adquisición de tierras, con apoyo en la financiación, en el asesoramiento y en la formación. Como puntos positivos, destacaron también que las cooperativas permiten reducir los costes de producción, obtener inputs más baratos, acceder a más servicios y destinar más fondos a la innovación que de manera individual serán impensables.

La representante española, Inés Guillén -que mantiene una explotación vitivinícola en La Mancha y es portavoz de la Comisión de Jóvenes de Cooperativas Agro-alimentarias de Castilla-La Mancha- resumió las necesidades de los jóvenes en torno a un mayor acceso a los servicios y a las nuevas tecnologías en el medio rural, y además “necesitamos que nuestras explotaciones sean rentables. El precio de nuestros productos debe dejar el margen mínimo para poder vivir porque somos empresarios como otros”.

A continuación, intervinieron María Teresa Durbano (Cooperativa Produttori Alta Valle Grana, Italia), T.J. Flanagan (ICOS, Irlanda), Tina Linnainmaa (Pellervo, Finlandia), Christian Pèes (Euralis, Francia) y Matthias Schulte-Althoff (DMK, Alemania), quienes explicaron casos concretos de cómo están desarrollando diversas políticas desde sus cooperativas para atraer y apoyar la entrada de jóvenes al sector, para que participen en las cooperativas, desde la perspectiva y el contexto de cada país.

Políticas para el relevo

El segundo día de la jornada, comenzó con la participación de Ricard Ramón, jefe de unidad adjunto de Orientación Política de la PAC de la DG Agri de la Comisión Europea, e Isabel Bombal, directora general de Desarrollo Rural del MAPA, quienes se centraron en analizar las políticas, tanto a nivel comunitario con la nueva PAC, como a nivel nacional, para desplegar herramientas a favor del relevo generacional y sobre qué ejes se está trabajando.

Ponencia de Ricard Ramón

Ponencia de Isabel Bombal

También se conocieron casos de éxito y buenas prácticas que ya se están llevando a cabo en algunas cooperativas españolas y que pueden servir de ejemplo para las demás, sobre todo a la hora de evitar el abandono de tierras y la participación de los jóvenes en las cooperativas. En este bloque intervinieron Alejando Monzón, presidente de Anecoop; Begoña Amorós, directora de la SAT Cítricos de las Tierras del Ebro; Francisco Contreras, presidente de la cooperativa Cobella y José Ángel Moreno, secretario de la cooperativa Santiago Apóstol de Tomelloso.



Además, Cooperativas Agro-alimentarias de Navarra presentó su campaña “Agroalimentador@s”, con un video para fomentar el cooperativismo entre los jóvenes, que despertó el entusiasmo y el aplauso de todo el auditorio.



Finalmente, Gonzalo Martín, director de Hispatec Analytics, explicó al auditorio de jóvenes cómo puede ayudar la digitalización a las cooperativas y a las propias explotaciones para conseguir mayor competitividad, menores costes de producción y una actividad agraria más sostenible y medioambiental. El compartir los datos disponibles es una baza que tienen que jugar las cooperativas, con una buena base para desarrollar este tipo de herramientas de digitalización con mayores garantías y facilidad, más aún en España, el país del mundo en el que el teléfono móvil ha tenido mayor penetración (88%). Para ello, indicó la necesidad de trabajar en los tres principales componentes de la digitalización: comunicaciones para una mayor conectividad territorial, automatización para el incremento de la eficiencia, y utilización del big data para recabar y procesar la experiencia y el conocimiento de una manera objetiva.

Ponencia de Gonzalo Martín

La digitalización muy presente de la mano del IOF2020

Paralelamente al congreso, y durante el transcurso de ambas jornadas, se organizaron cinco sesiones interactivas dirigidas a jóvenes cooperativistas de diversos sectores. Estas sesiones tenían como objetivo compartir y recabar información sobre el proyecto de digitalización e internet de las cosas IoF2020 (Programa Horizonte 2020), en el que Cooperativas Agro-alimentarias de España participa activamente desde enero de 2017. En total, se presentaron 34 casos de uso sobre los que se recogieron in situ las principales impresiones de los asistentes mediante una aplicación on-line a la que accedieron a través de sus smartphones.

En el caso del sector de cultivos permanentes, los asistentes demostraron un especial interés por el concepto de “atomización inteligente”, consistente en la conexión inalámbrica del tractor y el atomizador a una base de datos alojada en la nube, nutrida permanentemente con información recogida por dispositivos IoT. A través de la misma, se generarán órdenes de trabajo en función del cultivo, lográndose aplicaciones de precisión que optimizarán las dosis de aplicación y con ello los costes.

Por su parte, en el sector lácteo, la integración de los datos recogidos a partir de collares GPS con acelerómetros junto con la información obtenida a través de robots de ordeño y del análisis de la composición de la leche obteniendo recomendaciones y alertas tempranas, fue la aplicación en la que mayor interés demostraron los ganaderos presentes. En el sector cárnico, la utilización de collares similares en combinación con podómetros para una detección temprana de la cojera (reduciendo costes de tratamientos antibióticos) fue el caso en el que apreciaron una mayor aplicabilidad.

Los profesionales del sector hortícola apostaron por el deshierbe inteligente mediante el empleo de una máquina capaz de discernir por un sistema de cámaras el tipo de planta presente, así como la necesidad de eliminarla o no.

Por último, en el sector de cereales, la utilización de sensores para conocer en tiempo real las necesidades hídricas y de nitrógeno para poder desarrollar modelos agronómicos de precisión y lograr ahorros significativos, fue la aplicación que mayor interés despertó entre los jóvenes profesionales.


De forma similar (y en el marco del proyecto IoF2020), se dirigió al plenario una serie de preguntas generales con el objetivo de conocer el perfil y los intereses en digitalización de los asistentes. En este sentido, el grupo de edad más representado se situó en los 26 años, destacando con diferencia el colectivo procedente del sector de cultivos permanentes (40%). Otro hecho notable fue la escasa cantidad de asistentes que declararon emplear medios digitales en la explotación para cumplimentar el cuaderno de campo, siendo todavía el papel y el apoyo de un técnico las opciones preferidas para realizar esta tarea.

En cuanto a las prioridades de digitalización por las que estarían dispuestos a pagar los jóvenes cooperativistas, se trataría de aplicaciones de precisión que lograsen una reducción de los costes asociados a la dosis de fertilización y fitosanitarios. Por último, el rol preferido a desarrollar por las cooperativas en cuanto a la transformación digital fue la participación mediante acuerdos para lograr servicios más económicos a los socios.

Además, se puso a disposición de los congresistas unas gafas de realidad aumentada mediante las cuales experimentar una experiencia en campo sobre una cosechadora de patatas a través de un vídeo de 3D con visión de 360º de IoF2020, con buena acogida por parte de los asistentes.

Con el objetivo de agradecer la participación y asistencia se anunció el sorteo de unas gafas de realidad aumentada similares a las de exposición, cuyo ganador ha sido Francisco Nogués Barrieras.

IOF2020




Paralelamente, el encuentro también sirvió como escenario para que jóvenes de distintas regiones y países europeos establecieran contacto, intercambiaran experiencias, inquietudes y ocio que, sin duda, fomentan el espíritu cooperativista, sus valores de unión y cooperación, y quién sabe, puede poner los cimientos para futuras colaboraciones entre los líderes cooperativistas del mañana.

El I Congreso de Jóvenes Cooperativistas se ha podido celebrar gracias a la colaboración del Grupo Cajamar, el proyecto europeo IoF2020, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, Hispatec, Anecoop, Agriconsa y la Asociación de Cajas Rurales de la Comunitat Valenciana.

Contacta con nosotros