Reportajes

La PAC debe compaginar el medioambiente con la competitividad del sector

31-03-2009 Cooperativas Agro-alimentarias

Cooperativas Agro-alimentarias participó el pasado 30 de marzo en la Conferencia sobre el Futuro de la PAC organizada por WWF y SEO/Birdlife. El acto contó con la participación de todas las organizaciones agrarias, cooperativas e industria agroalimentaria, ONGs ambientalistas, administración española y comunitaria, consumidores y usuarios.

Cooperativas Agro-alimentarias apostó por un modelo de futuro que no pierda de vista la gestión de mercados y la búsqueda de competitividad del sector, a través del fomento de las organizaciones de productores.

La conferencia tuvo como base una propuesta de WWF (anteriormente ADENA) y Seo/Birdlife sobre el futuro de la PAC que puede resumir en los siguientes puntos:
• La transformación de la PAC en una Política medioambiental: Política Rural Comunitaria.
• Traspaso de fondos del primer al segundo pilar.
• Justificación de los pagos en base a los bienes públicos producidos para legitimar los pagos.
• Gestión sostenible de las explotaciones, que se enmarcarán en un Contrato Territorial de Explotación con objetivos claros a alcanzar en un plazo.
• Transparencia en la recepción de fondos comunitarios.

Cooperativas Agro-alimentarias se posicionó ante la posibilidad de crear un modelo de política rural comunitaria exclusivamente medioambiental. Cualquier política comunitaria que no tenga en cuenta la realidad del mercado y no regule su volatilidad estará provocando el fracaso social y económico de las zonas rurales. El acceso seguro a la alimentación es un bien público que hace de este sector estratégico en el presente y futuro de la UE.

El futuro de la PAC debe contar con herramientas de gestión de mercados que den una referencia y cierta estabilidad para que las explotaciones agropecuarias puedan planificarse y competir en el mercado en condiciones mínimas. Se debe afrontar con mayores garantías los profundos altibajos de precios que ha vivido la UE en los dos últimos años.

También es necesario dotar de instrumentos que incentiven a agricultores y ganaderos a integrarse en Organizaciones de Productores, como cooperativas, con una dimensión adecuada que les permita competir en el mercado internacional y contar con un poder de negociación suficiente ante sus propios proveedores de inputs y sus clientes, la distribución, altamente concentrados. Además, son las propias cooperativas las únicas que podrían gestionar una intervención privada allí donde no llega la intervención pública.

La organización del sector productor es necesaria, tanto en su actividad comercial como en la planificación y cumplimiento de los exigentes condicionantes medioambientales que impone la UE, que muchas veces se traducen en costes añadidos ante los productos importados que no están obligados a cumplir las mismas normas.

Las políticas del segundo pilar actuales no están a la altura de las circunstancias. Por un lado son cofinanciadas, por lo que solamente aquellos Estados Miembro que tengan capacidad financiera tendrían la posibilidad de desarrollar y consumir en su totalidad el presupuesto. Y por otro, como es el caso de España, es una política desarrollada de manera regional lo que provoca la dispersión de esfuerzos públicos, la mayoría de las veces sin coordinarse y provocando mayor complejidad administrativa.

Para todo ello, es necesario contar con un presupuesto suficiente y saber compaginar los retos medioambientales, en los que las cooperativas agroalimentarias han sido pieza clave por medio de los servicios técnicos que presta a sus productores, con las políticas de mercado.

Por último, Cooperativas Agro-alimentarias cree en la política de transparencia en los pagos. En este sentido explicó la diferencia existente entre un gran terrateniente, que puede percibir cientos de miles de euros, y una cooperativa, que también podría recibir una cantidad similar de ayudas PAC, pero que representa a cientos o miles de productores.