Reportajes

El proyecto INTEGRA impulsará la participación de mujeres en las cooperativas

26-10-2011 Cooperativas Agro-alimentarias

Cooperativas Agro-alimentarias presentó el 26 de octubre en la cooperativa La Oturense en Asturias el proyecto INTEGRA, Mujeres de las Cooperativas y Liderazgo Empresarial. Este proyecto es una importante apuesta por las mujeres del medio rural, en que han participado las federaciones de cooperativas de Galicia, Asturias, Euskadi, Navarra, Aragón, Castilla y León, Madrid, Castilla La Mancha, Extremadura, Murcia, Comunidad Valenciana, Andalucia, Baleares y Canarias y se ha contado con la colaboración de la Fundación Mujeres.

En la inauguración participaron la presidenta de la cooperativa La Oturense, Mª Cruz Fernández y los presidentes de Cooperativas Agro-alimentarias de Asturias y España, Eduardo Alba y Fernando Marcén, respectivamente. La presidenta de la cooperativa señaló que proyectos como este son necesarios para animar a las mujeres a ocupar puestos de responsabilidad en las cooperativas. A juicio de Eduardo Alba, presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de Asturias, apostar por fomentar la diversidad de género en las empresas es un signo de anticipación, modernidad en la cultura empresarial y podría ser también considerado como un factor de rentabilidad.

INTEGRA tal y como destacó Fernando Marcén pretende impulsar la participación de las mujeres, en los ámbitos de decisión de las cooperativas y además, hacer visible esa participación. Se trata de un proyecto innovador porque por vez primera se abre un proceso que aborda la cuestión de la igualdad en el cooperativismo agrario español; pero también lo es por el enfoque de la problemática de la igualdad de la mujer rural.

Un incremento de la participación femenina en el cooperativismo constituiría, según Marcén, un factor clave para ampliar la base productiva, generar diversidad, favorecer el relevo generacional y optimizar el talento disponible en el seno de una potente comunidad económica y organizacional, al ser todas ellas cuestiones claves de cara a abordar el reto de la innovación y gestión del cambio en el que se encuentra inmerso hoy el mundo cooperativo.


A continuación, la profesora de Sociología de la Universidad de Oviedo, Cecilia Díaz expuso los modelos de inserción sociolaboral de la mujer rural. Durante su intervención señaló que la no profesionalización de las mujeres en la agricultura ha provocado una disminución de la ocupación agraria en el medio rural, y que las más jóvenes se han trasladado hacía un trabajo asalariado, que les aporta un reconocimiento y una autonomía económica. Sin embargo, destacó que las actitudes de las mujeres más jóvenes en los pueblos en los últimos años también han cambiado, buscan más el ocio, son más dinámicas, participan más en la vida política y asociativa, así como en programas de desarrollo rural. Por último, comentó el papel que internet y las redes sociales están jugando como herramientas de comunicación y de trabajo para las mujeres rurales.

Las medidas institucionales de apoyo a la mujer rural fueron enumeradas por la subdirectora general de Igualdad y Modernización del MARM, Paloma López- Izquierdo. Durante su intervención la subdirectora resaltó la importancia de la Titularidad compartida en las explotaciones agrarias que permitirá el reconocimiento del trabajo que vienen realizando las mujeres. Ha anunciado además que las Comunidades Autónomas tienen un plazo de tres meses para llevar a cabo el registro. Además, expuso diferentes proyectos piloto que se están llevando a cabo en la Red Rural Nacional y que han generado empleo, así como las líneas de ayudas específicas para mujeres. También señaló la importancia que tienen los Premios a la Excelencia a la Innovación para las mujeres rurales, dotados con 25.000 € y a través de los cuales las premiadas pasan a formar parte de una red que les facilita el acceso a nuevos proyectos.

A continuación se presentó el proyecto INTEGRA, que tal como destacó Jerónima Bonafé viene a impulsar la participación de mujeres en los órganos de decisión de las cooperativas. En la presentación de la conclusiones participaron Mª José Carretero y Goretti Avello de la Fundación Mujeres que mostraron los datos recogidos tras las encuestas realizadas a 317 cooperativas, y que arrojan que la presencia de mujeres en cargos de presidencia en cooperativas es de un 1,71%. Respecto a los trabajadores de cooperativas señalaron que al igual que en el resto de empresas, hay diferencias en las retribuciones entre hombres y mujeres sobre todo en los cargos intermedios, y no tanto en operarios o en cargos de dirección. Como buen dato señalaron el avance con respecto a otro tipo de empresas en la implantación y puesta en práctica de políticas de igualdad. Entre las conclusiones destacaron que es necesario implicar a las mujeres a que participen en la cooperativa y que para ello es imprescindible adoptar medidas de sensibilización que promuevan esa participación y mejoren los canales de comunicación.

Por último, Olga Cantera de la cooperativa Campo de Montiel de Ciudad Real, ha señalado que la incorporación de mujeres es complicada, pero hay que romper el hielo, contratar a buenas profesionales e implicar a las bases sociales. Por último, ha animado a todos a provocar ilusión en las personas porque es el momento de cambiar la mentalidad.

En el acto de clausura participaron Mª Cruz Fernández, presidenta de La Oturense, los presidentes de Cooperativas Agro-alimentarias de Asturias y España, Eduardo Alba y Fernando Marcén y Paloma López-Izquierdo, Subdirectora general del MARM quien destacó el papel de las mujeres en el mundo rural y la necesidad de que las mujeres que ocupan puestos de decisión en las cooperativas den a conocer el papel que cumplen y sus dificultades, ya que así serán un ejemplo a seguir por el resto. Fernando Marcén por su parte pidió a las mujeres que participen más activamente en las cooperativas, que tomen en serio su papel de empresarias ya que así se lograran cooperativas fuertes. Por último concluyó que es imprescindible el apoyo e implicación de todos, los socios y las socias, para lograr cooperativas que afronten el futuro porque sin ellas el medio rural está perdido.