Reportajes

Póliza Asociativa, una opción de futuro

20-02-2013 Cooperativas Agro-alimentarias

Por Mónica Sanz, responsable de Seguros Agrarios de Cooperatives Agro-alimentàries Comunitat Valenciana.

Después de más treinta años de estabilidad del sistema de seguros agrarios español, nos enfrentamos ahora a un entorno cambiante, que sin duda afectará al instrumento de política agraria por “excelencia” del Ministerio de Agricultura.

Pues lo cierto es que a lo largo de todos estos años, y legislatura tras legislatura, la administración pública no ha dudado en apoyar a los agricultores para el pago de las primas, ya que está más que demostrado que el seguro agrario es un instrumento eficiente para el mantenimiento de la renta, o mejor dicho, para poder continuar con la actividad agraria en caso de siniestro.

Uno de los principales cambios del Plan 2013 es la reducción de la subvención de ENESA al seguro agrario, y la eliminación en algunas Comunidades Autónomas de la ayuda destinada al mismo, lo que está provocando un encarecimiento del seguro, en muchos casos, inasumible por los productores.

Frente a esta situación, cada organismo participante en el sistema está haciendo propuestas de futuro, por ejemplo ENESA se está planteando el seguro por capas o “cebolla” que consistiría en un módulo muy básico que se complementaría a la carta por el propio agricultor. Por su parte, Agroseguro propone simplificar las líneas eliminando riesgos en algunas opciones para abaratarlo al máximo.

Desde Cooperativas Agro-alimentarias de España y su Grupo de Trabajo de Seguros, entre otras ideas, seguimos apostando por la Póliza Asociativa, propuesta que lleva dando vueltas más de diez años.

Con un condicionado específico para este tipo de aseguramiento colectivo, se conseguiría asegurar la producción de un determinado cultivo, (coincidente con una línea de seguro), de todos los socios de una cooperativa, lo que de forma inmediata supondría una dispersión del riesgo, con la consiguiente reducción de tasas.

Además, se conseguiría una mayor participación de los agricultores en el sistema de seguros agrarios, cuestión que debe importar, y mucho, a las administraciones públicas que promueven el aseguramiento como algo fundamental para la actividad agraria.

Sin embargo, hoy por hoy, lo único que tenemos, y que no fue fácil de conseguir a parte de la interesante subvención de ENESA, es el reconocimiento de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones de que la cooperativa puede ocupar el papel del asegurado en las líneas de seguros contratables, demostrando que la entidad asociativa es la “titular del riesgo”, debiendo quedar todo ello acreditado en sus estatutos.

En este escenario, en 2011 una cooperativa agraria de Valencia productora de caqui fue pionera en contratar el seguro de este cultivo bajo la modalidad de Póliza Asociativa; en 2012 fueron 3 cooperativas, y en 2013 ha aumentado el número hasta 10, representando aproximadamente el 80% de toda la producción de caqui asegurada.

No es casualidad que fuera el caqui el primer cultivo asegurado en colectivo en todo el Estado, pues paralelamente a su extraordinaria expansión en los últimos diez años, se ha desarrollado una muy buena línea de seguro, donde las cooperativas han jugado un papel fundamental. También este año hemos logrado que 3 Cooperativas de la Región de Murcia se “suban al carro” de la Póliza Asociativa, contratando la línea de Frutales.

Aunque una de las principales razones del incremento de las asociativas ha sido la interesante subvención que concede ENESA, desde Cooperativas Agro-alimentarias consideramos que puede llegar a ser un instrumento muy válido si finalmente se diseñan unas condiciones específicas para este tipo de pólizas. Mientras tanto, solicitamos a AGROSEGURO que sea flexible y abierto con las nuevas formas de asociacionismo y cooperación que se están produciendo entre cooperativas agrarias, fruto de los nuevos tiempos y necesidades de colaboración.

Sólo así se estará dando respuesta desde el seguro a las necesidades del cooperativismo, porque, conviene recordar, que el cooperativismo agrario ha contribuido desde los inicios a desarrollar el sistema de seguros agrarios del que todo el mundo presume, al menos hasta ahora. Contamos que en el futuro esto seguirá siendo así.