Reportajes

Ayudas para los afectados por incendios y otras catástrofes naturales durante 2012

22-02-2013 Cooperativas Agro-alimentarias

El pasado 27 de diciembre, el Gobierno publicaba en el BOE la Ley 14/2012, de 26 de diciembre, por la que se aprueban medidas urgentes para paliar los daños producidos por los incendios forestales y otras catástrofes naturales ocurridos en varias Comunidades Autónomas durante el año 2012.

Los incendios forestales tienen efectos devastadores en los ámbitos económico, medioambiental y social, acentúan los procesos de desertificación y afectan al paisaje, al ciclo del agua, a la biodiversidad y al turismo. El riesgo de incendios forestales es inherente a las condiciones climáticas de nuestro país. Su prevención, por tanto, se convierte en una de las labores más importantes para la Administración. Los agentes económicos deben ser conscientes también de este riesgo, adoptando las medidas de prevención y de mitigación de su impacto. Los ciudadanos, por su parte, deben extremar las precauciones pues cualquier imprudencia puede tener graves consecuencias.

Desde primeros del mes de junio del pasado año 2012, se produjeron grandes incendios en distintos puntos de la geografía española, que calcinaron miles de hectáreas y se cobraron vidas humanas. Por otra parte, desde finales mes de mayo de 2012 se sucedieron fuertes tormentas de pedrisco en diversos territorios de nuestra geografía, que destruyeron cosechas y cultivos, produciendo, además, daños en infraestructuras de titularidad pública y en bienes de titularidad privada, viviendas y explotaciones agrícolas y ganaderas. Para finalizar el complicado año meteorológico, en los meses de septiembre y de octubre, intensas lluvias provocaron el desbordamiento de varios ríos que causaron también importantes daños en varias Comunidades Autónomas.

En el marco del principio constitucional de solidaridad y por aplicación de los de equidad e igualdad de trato en relación con situaciones precedentes, la magnitud de estos hechos y de sus consecuencias ha obligado a los poderes públicos a adoptar medidas extraordinarias consistentes en un régimen de ayudas específicas, así como en la adopción de un conjunto de medidas paliativas y compensatorias dirigidas a la reparación de los daños producidos en personas y bienes y a la recuperación de las zonas afectadas.

La cuantía de las pérdidas de producción ocasionadas por los incendios y las tormentas en los cultivos configuran una situación de desastre natural, en los términos establecidos por las directrices comunitarias sobre ayudas estatales al sector agrario. El objetivo de la Ley 14/2012, de 26 de diciembre, es, en consecuencia, aprobar un catálogo de medidas que afectan a diversos departamentos ministeriales, abarcando aspectos tales como las ayudas por daños personales o la disminución de las cargas tributarias, para intentar paliar el impacto en los ciudadanos y las empresas afectados.

La Ley 14/2012, de 26 de diciembre, establece en su articulado que las ayudas pueden solicitarse por daños personales y por daños materiales en viviendas y enseres destinadas a establecimientos industriales, mercantiles, agrarios, turísticos y de otros servicios. Concretamente, el artículo 5 se refiere a las ayudas por daños causados en producciones agrícolas y ganaderas; el 6 a los beneficios fiscales y exención de las exacciones relativas a la disponibilidad de agua; el artículo 7 a las reducciones fiscales especiales para las actividades agrarias; el 8 a las medidas laborales y de Seguridad Social; y el artículo 9 al Régimen de contratación y líneas preferenciales de crédito.

Además, la disposición adicional quinta de dicha ley se refiere a anticipos de ayudas vinculadas a determinados préstamos para la mejora y modernización de estructuras agrarias; y la disposición adicional séptima habla del régimen de las cooperativas agrarias situadas en las zonas afectadas.



Medidas de carácter laboral
El Ministerio de Empleo publicó el pasado 16 de febrero de 2013, las condiciones para acceder a las ayudas laborales para afectados por catástrofes ocurridas en 2012.

El Ministerio de Empleo y Seguridad ha publicado en el BOE la Orden ESS/220/2013, que complementa la Ley 14/2012, de 26 de diciembre, por la que se aprueban medidas urgentes para paliar los daños producidos por los incendios forestales y otras catástrofes naturales ocurridas en varias comunidades autónomas. La Ley 14/2012 establece en su artículo 9, las medidas de carácter laboral, exenciones y moratorias en el pago de las cuotas de la Seguridad Social y por conceptos de recaudación conjunta. Al objeto de asegurar la efectiva aplicación de dichas exenciones y moratorias, así como para unificar criterios en su puesta en práctica, el Ministerio de Empleo ha dictado las oportunas normas al respecto, finalidad a la que responde la Orden ESS/220/2013.

Las medidas son aplicables también a los afectados, individuales o empresas, por incendios y catástrofes naturales acaecidos desde el 8 de septiembre hasta el 27 de diciembre de 2012. El plazo de presentación de las solicitudes será el de tres meses a partir del 16 de febrero, fecha en la que se publica la Orden en el BOE.

Artículo 1. Exención en el pago de cuotas
El artículo 1 establece las normas para poder acceder a las ayudas por exención en el pago de cuotas a la Seguridad Social. La exención comprenderá las cuotas de la Seguridad Social, incluidas las aportaciones empresariales y las de sus trabajadores, tanto por contingencias comunes como por contingencias profesionales, y las correspondientes a los conceptos de recaudación conjunta mientras dure el período de suspensión del contrato de trabajo o la reducción temporal de la jornada de trabajo, considerándose dicho período como efectivamente cotizado a todos los efectos.

Artículo 2. Moratoria en el pago de cuotas
La moratoria comprenderá las aportaciones empresariales a la cotización a la Seguridad Social y las cuotas de los trabajadores por cuenta propia, en ambos casos tanto por contingencias comunes como por contingencias profesionales, así como las cuotas por conceptos de recaudación conjunta, correspondientes a tres meses naturales consecutivos, a contar desde el anterior a la producción del siniestro o, en el caso de trabajadores autónomos, desde el mes en que aquél se produjo. El plazo de hasta un año de las moratorias concedidas se computará a partir del día del inicio del plazo reglamentario de ingreso de las cuotas de que se trate.

Disposición adicional primera. Aplicación de las medidas a otros incendios y catástrofes naturales
El Gobierno publicará mediante Real Decreto cuáles son los municipios y núcleos de población afectados. El plazo para la presentación de las solicitudes de exención y moratoria en el pago de cuotas, como consecuencia de incendios y catástrofes naturales, será el de los tres meses siguientes al de la publicación en el «Boletín Oficial del Estado» de ese Real Decreto.

Disposición adicional segunda. Aplicación a socios trabajadores de cooperativas
En las referencias hechas a los trabajadores por esta orden se entenderán incluidos también los socios trabajadores de las cooperativas encuadrados como trabajadores por cuenta propia en el respectivo régimen de la Seguridad Social.

Municipios a los que les afecta
Mediante la Orden INT/279/2013, de 15 de febrero, se determinan los municipios a los que son de aplicación las medidas previstas en la Ley 14/2012.

En conclusión, se indica que las nuevas ayudas, además de beneficiar a los municipios de la Orden INT/279/2013, de 15 de febrero, también se implementarán al resto de municipios que previamente se habían determinado en las relaciones que se reflejan en la Orden INT/2269/2012, de 23 de octubre, por la que se determinan los municipios a los que son de aplicación las medidas previstas en el Real Decreto-ley 25/2012, de 7 de septiembre, y en el Real Decreto 1505/2012, de 2 de noviembre, por el que se amplía el ámbito de aplicación del Real Decreto-ley 25/2012, de 7 de septiembre.



Dicho esto, las personas afectadas por los incendios forestales y otras catástrofes naturales de los términos municipales y núcleos de población relacionados en la Orden INT/2269/2012, de 23 de octubre y en el Real Decreto 1505/2012, de 2 de noviembre, podrán solicitar aquellas ayudas contenidas en la Ley 14/2012, que no estuvieran previstas en el citado real decreto-ley, siéndoles de aplicación la disposición adicional en cuanto a los plazos para solicitar las nuevas ayudas, esto es, dos meses que se contará a partir de la entrada en vigor de la Orden INT/279/2013, de 15 de febrero.

Documentos relacionados