Reportajes

El aceite Lágrima, de la Cooperativa de Viver, cumple diez años y estrena nueva imagen

27-02-2013 Cooperativas Agro-alimentarias

La Cooperativa de Viver ha celebrado hoy 27 de febrero, el décimo aniversario del lanzamiento de “Lágrima”, su aceite de oliva virgen extra, con un encuentro informativo que ha culminado en una original degustación a cargo del innovador Joaquín Schmidt. En la presentación han intervenido, junto a Ismael Sanjuán, presidente de la Cooperativa de Viver, el secretario autonómico de Agricultura, Pesca, Alimentación y Agua de la Generalitat Valenciana, Joaquín Vañó, el presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de España, Fernando Marcén, y el presidente de Cooperativas Agro-alimentàries de la Comunitat Valenciana, José Vicente Torrent.

En sus intervenciones, los presentes han reflexionado acerca del importante papel de las cooperativas del medio rural y han destacado la notable evolución de la Cooperativa de Viver, tanto en términos económicos como en lo relativo a su labor social.

Asimismo, se ha resaltado la importancia de aportar valor añadido al producto y cómo la Cooperativa de Viver ha sabido hacer de su aceite de oliva virgen extra “Lágrima” un producto diferenciado que hoy celebra con orgullo una década con excelente aceptación en el mercado.

La Cooperativa

La Cooperativa de Viver se fundó en 1990 para agrupar a las pequeñas almazaras artesanales existentes en la población y crear una almazara moderna y profesionalizada, con el fin de elaborar un aceite de oliva virgen extra de la máxima calidad.

A partir de 2002, la Cooperativa experimenta una profunda transformación, tanto en la diversificación de las actividades como en la profesionalización de las mismas. En 2005 crea el primer y único centro de secado colectivo de almendras de la comarca del Alto Palancia (Castellón). Unas instalaciones por las que pasan anualmente cerca de 400 toneladas de la apreciada almendra Marcona.

En ese mismo año implanta un sistema de trazabilidad pionero en la comarca, que vincula el origen de la materia prima con todas sus etapas de transformación y su llegada al consumidor final.

Actualmente, cuenta con más de 450 socios de todos los municipios de la comarca del Alto Palancia. El compromiso con el territorio rige su filosofía y, en este sentido, está integrada en la Denominación de Origen ”Aceite de la Comunitat Valenciana” y promueve el mantenimiento de una agricultura tradicional, garantizando un paisaje bien conservado y vivo así como una renta digna para los agricultores.

La actividad de la Cooperativa se centra en aportar valor añadido a la producción agraria y poner en valor los productos de sus socios: aceitunas, principalmente de la variedad Serrana; almendras, mayoritariamente de la variedad Marcona; nueces y, recientemente, frutas y hortalizas que se comercializan directamente o en colaboración con otras cooperativas mediante procesos de producción planificada. A partir de la aceituna, la cooperativa elabora sus aceites de oliva virgen extra y otros derivados como patés e incluso cosmética natural.

La responsabilidad con el territorio implica también un compromiso con la población y, en este sentido, la Cooperativa de Viver ha ido integrando nuevas actividades con las que, además de diversificar, genera empleo local y dota de servicios a la población: una gasolinera, una tienda de suministros, dos supermercados…e incluso electricidad verde a través de una instalación fotovoltaica propia.

Por otro lado, la Cooperativa se ha convertido en un importante centro de tramitación de servicios adicionales para el socio tales como seguros, solicitud de ayudas, gestión de arrendamientos, altas en seguridad social, telefonía móvil, etc.

Asimismo, la cooperativa organiza con carácter anual la Feria del Aceite de Viver, única feria de la provincia organizada por una cooperativa; ofrece un programa de Agroturismo y desarrolla actividades de formación y culturales para sus socios.

La cooperativa de Viver ha sido reconocida con diversos galardones entre los que destacan:
- 2º premio Mejor Cooperativa Agraria Comunitat Valenciana 2006
- Premio Mejor Cooperativa Agraria Comunitat Valenciana 2010 de la Confederació de Cooperatives Comunitat Valenciana
- Premio Mejor Empresa 2010 Medio Ambiente y Compromiso Social del diario Mediterráneo
- Premio Mejor Empresa del Alto Palancia 2012 otorgado por la Confederación Empresarial de Pequeñas y Medianas Empresas de Castellón (PYMEC)

El aceite “Lágrima”

Lágrima nació para poner en valor la variedad autóctona de la comarca del Alto Palancia, la Serrana, y hoy encarna su máxima expresión en un aceite de oliva virgen extra capaz de satisfacer a los paladares más exigentes.

En el décimo aniversario del lanzamiento de la marca por parte de la Cooperativa de Viver, Lágrima estrena nueva imagen: un nuevo logotipo con el que se ha pretendido potenciar la marca y un nuevo packaging que introduce principalmente mejoras en la botella de cristal, ahora 100% opaco, para preservar sus propiedades. El etiquetado desaparece y se integran los textos en la propia botella incorporando información nutricional y analítica.

La variedad autóctona Serrana y el delicado proceso de elaboración son los responsables de este monovarietal, cuya nota de cata destaca su aroma a hierba recién cortada, a hoja de tomatera y alcachofa, a manzana y almendra verde. Lágrima ofrece así un deslumbrante conjunto nasal que se reafirma en boca, donde los rasgos dulces combinan armoniosamente con los toques picantes y amargos que le dan consistencia, y cierra con un final pleno y delicado.

Lágrica es una producción limitada que representa el primer y mejor zumo de cada cosecha gracias a:
- El exhaustivo seguimiento de las parcelas y la minuciosa selección de las aceitunas, solo variedad Serrana, recolectadas en el momento óptimo de maduración –el envero-, en el primer día de cosecha.
- Las aceitunas, perfectamente sanas, que llegan a la almazara para ser procesadas en menos de 4 horas, a no más de 16º C, con el fin de retener todos sus aromas.
- El almacenamiento del aceite en atmósfera inerte de nitrógeno y el envasado a demanda contribuyen asimismo a que Lágrima conserve su intenso aroma y toda su frescura.

Lágrima obtuvo la medalla Prestige Gold en el acreditado Concurso Internacional de Aceite de Oliva Terraolivo de Israel (edición 2011).