Reportajes

La internacionalización de las bodegas cooperativas pasa por cooperar e integrarse

16-04-2013 Cooperativas Agro-alimentarias

La cooperativa de segundo grado Vinispana organizó el 16 de abril en Madrid, en la sede del Ministerio de Agricultura, una Jornada sobre la internacionalización de las cooperativas del sector vitivinícola español, bajo el lema "Cooperar, integrarse, internacionalizarse, crecer... ser más fuertes". La jornada fue inaugurada por el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, acompañado del presidente de Vinispana, Joaquín Hernández.

Arias Cañete resaltó que el sector vitivinícola es estratégico para el Gobierno porque supone el 6% de la industria alimentaria, con una superficie de 950.000 ha -el mayor viñedo del mundo- y el sustento socio-económico de muchos núcleos rurales. En este entorno, "las cooperativas producen el 70% del vino de nuestro país, por lo que la fórmula cooperativa es prioritaria para este Ministerio, por su repercusión en el medio rural", resaltó.

Vinispana es un ejemplo de lo que hay que hacer
El Ministro subrayó la importancia de las nuevas leyes, ahora en el Parlamento, de Mejora de la Cadena Alimentaria y, sobre todo, la Ley de Fomento de la Integración Cooperativa, como instrumentos para conseguir un tamaño adecuado al mercado."La mera existencia de Vinispana es un ejemplo de lo que hay que empezar a hacer. Ojalá todos los sectores siguieran el mismo rumbo", comentó.

Arias Cañete subrayó que las exportaciones españolas crecieron un 11% en volumen en 2012. Clave de ello ha sido el Plan de Promoción del Consumo en Países Terceros, al que Vinispana se ha acogido con tres proyectos, por los que "Vinispana es un ejemplo de lo que se puede hacer si hay voluntad de hacerlo".

Por su parte, Joaquín Hernández, señaló que el sector vitivinícola español es uno de los sectores agrícolas que más contribuyen al equilibrio de la balanza agroalimentaria española, como consecuencia de la trayectoria ascendente, en valor y volumen, de nuestras exportaciones en los últimos años. Su futuro es cada vez más dependiente del mercado y para afrontar este reto son necesarias políticas que favorezcan la competitividad empresarial y comercial, empezando por potenciar las estructuras empresariales y el fomento de la calidad desde el origen. En esta tarea debe jugar un papel esencial el desarrollo de Organizaciones de Productores Vitivinícolas (OPV) fuertes; la nueva Ley de Fomento de la Integración Cooperativa, que impulsa el MAGRAMA, será también un instrumento adecuado para lograr dichos objetivos.

"Las Bodegas cooperativas representan en torno al 60% de la producción española de vino, pero la existencia en el sector de un número próximo a las 600 empresas, da una idea de su pequeña dimensión y escasa fortaleza. Por ello, Vinispana aspira a lider un proyecto integrador importante, ambicioso y con futuro en el cooperativismo vitivinícola español, contando con sus actuales socios y con los que de forma voluntaria quieran adherirse", resaltó el presidente de Vinispana.

Dónde y cómo exportar
La jornada comenzó con la ponencia de Carlos Gómez-Arroyo, director general de Rabobank en España, sobre las perspectivas a corto y medio plazo del mercado internacional del vino. Gómez-Arroyo habló de un escenario caracterizado por las exigencias de la Gran Distribución, que pide pocos proveedores, continuidad y volúmenes; por el precio, por la importancia de los formatos y por los cambios importantes en la cesta de la compra, motivados por la crisis y las cada vez mayores desigualdades sociales.

Entre las debilidades del sector vitivinícola español, Gómez-Arroyo destacó la variabilidad de la producción, el consumo interno en caída y la necesidad de contar con un tamaño y volumen necesario para afrontar algunos mercados y dar respuesta a la gran distribución. "En los años de bonanza han nacido muchas bodegas, pero solo hay cinco empresas que facturen más de 100 millones de euros, justo lo contrario de lo que ocurre en los países del nuevo mundo". Por todo ello, insistió en la obligación de integrarse y de cambiar el elevado número de empresas por empresas más fuertes y con mayor volumen de comercialización.

El director de Rabobank hizo un repaso, para concluir, a las características de los principales países exportadores y cuáles son los mercados más atractivos actualmente.


Producción versus comercialización
A continuación, intervino el subdirector general de Fomento Industrial e Innovación del MAGRAMA, Rafael Bólivar, quien puso sobre la mesa algunos interesantes datos contradictorios. El 11,4% de las cooperativas se dedican al sector vitivinícola, es decir, 458 cooperativas con una facturación de 980 millones de euros, el 5,4% del total de facturación de las cooperativas españolas. Estas 458 cooperativas suponen un 77% de la producción vinícola del país, pero sólo representan el 21% de la comercialización. "Somos los que más cooperativas de vino tenemos en Europa, pero no estamos en los primeros puestos del ranking de cooperativas de vino europeas", dijo.

Para contrarrestar esta situación, Bolívar mencionó la Orden de Integración Cooperativa, que contó con un presupuesto en 2012 de 2.552.000 euros y el mismo montante en 2013, la única partida presupuestaria que se ha mantenido según destacó Bolívar. Las ayudas de esta Orden, beneficiaron el año pasado a más de 300.000 socios, de 14 Comunidades Autónomas para un total de 18 expedientes gestionados.

Finalmente, el subdirector explicó las bases de la futura Ley de Fomento de la Integración Cooperativa, que cuenta con dos instrumentos clave: la creación de una Entidad Asociativa Prioritaria, que sea la cabeza tractora y tire de las cooperativas de su entorno; y el Plan Estatal de Integración Asociativa, para coordinar las políticas de fomento del Ministerio con las Comunidades Autónomas.

"Vamos a seguir apostando por las cooperativas y el espíritu cooperativo, desde el Ministerio podemos ayudar, pero esto lo tienen que hacer ustedes -dijo dirigiéndose a los cooperativistas-, las decisiones tienen que partir de los cooperativistas y así ser partícipes de los cambios y de los proyectos", concluyó.

Vinispana, un proyecto abierto
La última ponencia de la jornada corrió a cargo de José Antonio Briz, miembro de Vinispana, quien explicó con detalle cuál ha sido la trayectoria de este proyecto empresarial formado por cooperativas.

La cooperativa de segundo grado, VINISPANA, surgió hace 6 años con el objetivo de exportar de forma conjunta vinos de las bodegas cooperativas de distintas zonas y Denominaciones de Origen. Actualmente, VINISPANA agrupa un 3,5% de la producción nacional de vino y el 5% del total producido por las bodegas cooperativas.

VINISPANA agrupa a 8 de las principales bodegas cooperativas de España, que producen el 9% del vino embotellado, lo que le convierte en el mayor grupo vinícola español en términos de producción. VINISPANA reúne vinos de 15 Denominaciones de Origen y 2 IGPs, y gran diversidad de variedades de Uva, lo que representa sin duda, el catalogo de vinos españoles más completo y variado que se ofrece en el mercado internacional. En 2012 sus ventas superaron los 50 millones de botellas en 30 países diferentes. Hasta el momento sus operaciones se han centrado en el mercado de la Unión Europea y Rusia, pero a partir de 2013 tiene previsto ganar presencia en destinos de Asia, sobre todo China y Japón, y América, entre los que destaca Brasil.

José Antonio Briz subrayó que Vinispana es un proyecto de puertas abiertas, en el que ya participan 25.200 agricultores, 107 cooperativas de base, con 26.055 hectáreas y unas ventas en 2012 de más de 130 millones de euros. "Vinispana es la solución a los tiempos que corren y la salida es, sin duda, vender fuera. Invitamos a todas las cooperativas a unirse al proyecto".

Entre las fortalezas de la estrategia de Vinispana, Briz destacó la importancia de una marca fuerte, Finca Hispana, la importancia de escuchar al consumidor y de tener en consideración las guías de opinión mundial, además de su enfoque al cliente y su completo y variado catálogo, que recoge toda la riqueza vitivinícola y la tradición de nuestro país.

La clausura de la jornada contó con la participación del presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de España, Fernando Marcén, y el director general de Industria Alimentaria, Fernando Burgaz.

Fernando Marcén comenzó agradeciendo al Ministerio su compromiso con la futura Ley de Fomento de la Integración Cooperativa, y felicitó y animó a Vinispana por su trayectoria. "Ya habéis sembrado, pero creo que queda mucho por recoger. Costó empezar y hubo que sortear muchos obstáculos, pero al final hay un proyecto emprendedor compartido, que es lo necesario para salir de las circunstancias de crisis actuales que vivimos. Hay que arropar proyectos como Vinispana para salir de la crisis, que pueden empezar siendo pequeños, pero que se harán grandes con el tiempo", dijo.

Por su parte, Fernando Burgaz habló nuevamente de la Ley de Fomento de la Integración Cooperativa, "que reúne las esperanzas del sector con los intereses de ayudar de este Ministerio". "Vinispana seguirá contando con nuestro apoyo. Tenemos que priorizar el destino de los fondos presupuestarios, y nuestras prioridades son: la internacionalización y la integración de las cooperativas. Estas dos circunstancias coinciden en Vinispana, por lo que les felicitamos y animamos al resto de cooperativas a unirse", añadió.