Reportajes

Black Spot: la Comisión deja desprotegido el cultivo de cítricos

10-10-2013 Cooperativas Agro-alimentarias

Por Cirilo Arnadis, presidente del Consejo Sectorial de Frutas y Hortalizas de Cooperativas Agro-alimentarias de España


Cooperativas Agro-alimentarias de España defraudada e indignada por la falta de reacción de la Comisión y el doble rasero que se impone en política comercial europea. La Comisión deja desprotegido el cultivo de cítricos europeo frente al riesgo fitosanitario de las importaciones desde Sudáfrica a la Unión Europea.

En el mes de noviembre de 2012, la Unión Europea anunció nuevas medidas de lucha contra el riesgo de infección de las plantaciones europeas, debido a la importación de cítricos con Guignardia citricarpa (Black Spot) desde Sudáfrica. La Comisión reaccionaba así al incremento registrado del número de interceptaciones desde 2011, a las deficiencias detectadas en el sistema de control y daba respuesta a la falta de colaboración por parte de la administración sudafricana, que había estado ignorando sistemáticamente las demandas y propuestas para corregir la situación que le fueron planteadas desde Bruselas. En ese momento, la Comisión anunció medidas drásticas, como la paralización de las importaciones de cítricos de la mencionada procedencia, en el caso de que se llegara a una quinta interceptación y, en tanto en cuanto, la administración sudafricana no aportara suficientes garantías de seguridad.

Cooperativas Agro-alimentarias de España, junto el resto de organizaciones representativas españolas y europeas del sector productor, dimos entonces la bienvenida a esa manifestación y reconocimos después el sentido de la responsabilidad de la Comisión (DG Sanco) por no haberse doblegado ante la presión que ejerció en marzo pasado el sector importador, cuyos representantes pretendieron sembrar la alarma planteando que un eventual cierre de la frontera podría conllevar falta de abastecimiento en la UE.

Sin embargo, habiéndose producido esa quinta interceptación a finales de agosto, la Comisión se ha echado para atrás: ha estado un mes dando largas, contemporizando... y evitando aplicar la regla que ella misma estableció. Contrariamente a lo previsto y esperado, la Comisión, definitivamente, no ha procedido al cierre de frontera. Por el contrario, según la información que trascendió del Comité de Gestión de 1 de octubre, Comisión y Ministerios se mostraron conformes con las explicaciones y propuestas de medidas paliativas ofrecidas por la administración sudafricana. En concreto, la Comisión se habría quedado satisfecha con el anuncio de nuevas medidas de inspección para 2014 y la decisión –unilateral- de Sudáfrica de restringir –parcialmente- la exportación a la Unión Europea. Finalmente, la Comisión se habría limitado a advertir de que una siguiente interceptación, a contar a partir del 3 de octubre, sí daría lugar al cierre de la frontera. Además, parece irrisorio que, la Comisión, a estas alturas, advierta a Sudáfrica de que una siguiente interceptación, a contar a partir del 3 de octubre, sí daría lugar al cierre de la frontera. Esta cláusula demuestra las dudas de la propia Comisión sobre la eficacia de las medidas que sin embargo ha aceptado; y resulta degradante teniendo en cuenta que la proximidad del fin de la campaña de importación la convierte en estéril.

Desde Cooperativas Agro-alimentarias de España consideramos que la actitud de la Comisión y de los Estados miembros es inaceptable e incomprensible. La Comisión no debió sino tomar la decisión del cierre cautelar de la frontera de manera inmediata y sin más aplazamiento. Dar esa “nueva oportunidad” a la producción sudafricana, correr el riesgo de que sigan llegando a Europa cítricos contaminados, implica desatender su obligación de velar por el interés del sector y mantener gratuitamente un gravísimo peligro para la producción europea. La elección debería haber sido automática. Pero las administraciones no se han decantado por el sector europeo. Con su falta de reacción, se ha defraudado al sector; se está poniendo en riesgo la sanidad vegetal de las plantaciones europeas (sólo en cítricos 500.000 has) y se ha dado muestras de falta de rigor y de coherencia. Así, faltando a su palabra, la Comisión ha debilitado -si no anulado- su credibilidad, su posición y la eficacia de los instrumentos comunitarios de protección de cara a futuras campañas de cítricos u otros sectores.

Una vez más se ha puesto en evidencia el doble rasero y la falta de reciprocidad que marca la política comercial europea. Mientras que la Unión europea no actúa contra los obstáculos que deben sortear los exportadores europeos de frutas y hortalizas hacia terceros países -donde se multiplican los controles, se limitan los puertos de entrada, se imponen inspectores fitosanitarios del país de destino, se producen rechazos subjetivos y demás condiciones abusivas que dificultan o imposibilitan las exportaciones comunitarias- esta administración sí es competente para derrochar permisividad, benevolencia cuando se trata de la entrada de frutas y hortalizas a cualquier parte de la Unión Europea (permitiéndose no utilizar los escasos medios con que se dota para proteger sus producciones).

Desde Cooperativas Agro-alimentarias de España, hemos protagonizado las denuncias del sector, durante las últimas semanas sobre el enorme riesgo que amenaza al sector, y protestamos ante la Comisión con ocasión del Comité Consultivo el pasado 1 de octubre. Allí, ante la parsimonia de la Comisión, como Presidente del Consejo Sectorial de FH de Cooperativas Agro-alimentarias de España , denuncié que la Comisión haya eludido la responsabilidad de proceder al cierre cautelar de la frontera para los cítricos procedentes de Sudáfrica de manera inmediata y sin aplazamientos y exigí que se adopten inmediatamente medidas automáticas, contundentes y ineludibles para proteger la sanidad vegetal de las plantaciones hortofrutícolas europeas frente a los riesgos sanitarios que entrañan las importaciones de determinados países terceros. A iniciativa de Cooperativas Agro-alimentarias de España, el Grupo Consultivo que agrupa a los representantes de productores, Cooperativas, Industria, Comercio, etc., ante la Comisión, remitiremos en los próximos días una declaración conjunta en el mismo sentido.