Reportajes

2014, abre las puertas de la nueva PAC y cierra las del mercado ruso

19-12-2014 Cooperativas Agro-alimentarias

2014 ha sido un año marcado por las incertidumbres que ha generado la nueva Política Agraria Común, que comenzará a aplicarse en 2015, y por el tremendo impacto que provocó el veto ruso en muchas de las principales producciones europeas, a partir del segundo semestre del año. Todo ello, ha puesto de manifiesto la debilidad y las contradicciones de unas instituciones comunitarias frágiles, incapaces de una reacción rápida y acorde con las circunstancias. En la parte positiva, la integración cooperativa sigue su curso y en junio se establecieron los requisitos que debe cumplir una Entidad Asociativa Prioritaria (EAP), primera piedra para conseguir la deseada reestructuración del cooperativismo agrario español, que permita la creación de unas empresas competitivas y fuertes, capaces de aprovechar todas las oportunidades de un mercado cada día más difícil y amplio.

Por otra parte, la agroalimentación se ha convertido en un sector estratégico en nuestro país en los últimos años, y las cooperativas nos hemos revelado como las fórmulas más adecuadas para mejorar no sólo la capacidad de negociación de los productores, sino para avanzar en la cadena agroalimentaria y trasladarles un valor añadido que de otra forma iría a parar a otros operadores.

A pesar de la crisis económica y de su impacto en el consumo alimentario español, las cooperativas agroalimentarias españolas han ganado cuota de mercado. Desde 2007, las cooperativas han incrementado la facturación más de un 23%, así como el empleo más de un 8%, unos datos que reflejan la solidez de esta fórmula empresarial que muestra una mayor resistencia a las crisis. A ello hay que añadir una mayor presencia de las cooperativas en los mercados internacionales, el 29% de las cooperativas exportan y representan el 27% de la facturación exportadora del conjunto de las industrias alimentarias españolas.

Nueva Ministra y nuevo Comisario
El año 2014 ha sido un ejercicio con una persona nueva al frente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, cuyo nombramiento en abril supuso una continuidad a la labor iniciada por Miguel Arias Cañete, y también un acierto, porque además ella ya formaba parte del equipo del Ministerio.

Paralelamente, el año acaba con un nuevo comisario de Agricultura en la UE, el irlandés Phil Hogan, que ha recibido del nuevo presidente de la Comisión el mandato de simplificar la PAC, lo cual nos augura una inminente reforma de la reforma, antes incluso de que ésta se haya aplicado. Desde Cooperativas Agro-alimentarias de España ya le hemos trasladado la invitación a que participe en nuestro próximo Congreso Nacional, en el que tendrá la oportunidad de conocer de cerca cómo funcionan las cooperativas españolas.

Nueva Política Agraria Común
En cuanto a la nueva PAC que comenzará a aplicarse en 2015, sigue la misma dinámica que las últimas, convertir la Política Agraria Común en una política medioambiental donde el elemento económico se centra casi en exclusiva en un pago básico desacoplado con un fuerte componente medioambiental. La gestión de los mercados, la mejora de la competitividad y el equilibrio de la cadena de valor -aspectos vitales para Cooperativas Agro-alimentarias de España y que hemos defendido durante todo el proceso negociador- son elementos residuales que se reconocen, pero no han sido tratados en su justa medida.

Lo que parece claro es que las cooperativas serán más importantes que nunca porque es el único sostén que podrían tener los agricultores. Desde el punto de vista económico, aquellos sectores que mejor se organicen saldrán reforzados, los que no estén organizados empeorarán su situación porque no van a tener armas para defenderse en un mercado tremendamente competitivo.

Embargo ruso
Este destino -difícilmente sustituible, por la amplitud de su demanda y por su cercanía- ha sido la apuesta de los exportadores europeos en los últimos tiempos y su consolidación se ha logrado gracias a un esfuerzo de años. Esa salida comercial se cerró en cuestión de horas, sin margen de maniobra.

La Comisión -con el voto en contra del anterior comisario de Agricultura, Dacian Ciolos- presentó una propuesta en la que el fondo de crisis de la nueva PAC destacaba como único recurso para compensar los efectos derivados del embargo ruso a las exportaciones europeas. Apenas unas semanas después, tras el nombramiento del nuevo Colegio de Comisarios, la intención era no tocar el fondo de crisis, porque ello significaría reducir los pagos directos el primer año de aplicación de la nueva PAC.

En cualquier caso, resulta paradójico que tenga que pagar el mismo sector que está sufriendo las consecuencias, máxime cuando los efectos son derivados de una decisión ajena al sector agrario y que obedece a planteamientos geoestratégicos cuyas consecuencias, como el tiempo ha demostrado, no habían evaluado suficientemente. Solo cabe esperar que el nuevo presidente de la Comisión, Juncker, ponga más cordura a este desaguisado que lejos de resolverse parece que se está enquistando cada vez más.

Caída en la renta agraria
La Renta agraria -tras la excepción de 2013- ha seguido la misma tónica en 2014 que en años anteriores y sigue cayendo. La Renta agraria 2014 en España, según el primer avance de datos del MAGRAMA, bajó un 7,1% y en 1.685 millones en términos corrientes, hasta 22.110,7 M€ (-6,8% a precios reales), por el fuerte descenso de los precios en la mayoría de los sectores pese a la caída de algunas cosechas.

Ley de Integración Cooperativa
La Ley de Integración Cooperativa es una de las demandas históricas de Cooperativas Agro-alimentarias de España. El pasado mes de junio se aprobó el Real Decreto que recoge los criterios de calificación que deberá cumplir una cooperativa para ser Entidad Asociativa Prioritaria (EAPs), que deben ser ambiciosos pero alcanzables para que se produzca una integración comercializadora efectiva.

Las cooperativas deben ahora afrontar un proceso de reestructuración que les permita minimizar los efectos del incremento de la competencia externa y la concentración de la distribución y maximizar los beneficios que conlleva la internacionalización y, en particular, los mercados emergentes.

La Ley, sin duda, va a impulsar muchos procesos en los que ya se viene trabajando desde hace tiempo, y a los que quizás les faltaba ese último empujón. Hay sectores en los que el cooperativismo tiene un enorme peso (hortofrutícola, aceite, vino…) y donde las cooperativas tienen ahora una gran responsabilidad y una oportunidad.

Desde Cooperativas Agro-alimentarias de España estamos trabajando con el MAGRAMA en la redacción de las medidas a incorporar en el Plan Nacional de Desarrollo Rural, que serán el instrumento de estímulo y el contenido fundamental de aplicación de la Ley de Integración Cooperativa. Las medidas deberán estar orientadas principalmente a impulsar las inversiones para mejorar la comercialización que pondrán en práctica las EAPs. Esperamos que las CCAA complementen sus Planes de Desarrollo Rural con el Plan Nacional.

Ley de la Cadena Alimentaria
Un asunto importante en 2014 ha sido la implantación de la Ley de la Cadena Alimentaria, que sigue adelante. Las relaciones comerciales han de hacerse con un contrato firmado y respetando los plazos de pago en todos los sectores. Es una Ley que cambia los comportamientos en las relaciones comerciales y supone un avance interesante para evitar los abusos.
En estos momentos, nos encontramos en plena negociación del Código de Buenas Prácticas, que será voluntario para los operadores, pero que aquellos que lo suscriban estarán obligados a cumplirlo y a la utilización de los sistemas de resolución de conflictos que se establezcan.

La autoridad encargada de vigilar el cumplimiento de esta Ley es la Agencia de Información y Control Alimentario (AICA) que, además de investigar las denuncias que pueda recibir, está llevando a cabo un plan de control de oficio entre los operadores de la cadena, para revisar el cumplimiento de las obligaciones que establece la Ley. Esperamos que poco a poco, vayan mejorando las condiciones en que se producen las relaciones comerciales alimentarias hasta que sean realmente equilibradas, basadas en la buena fe, el interés mutuo, la equitativa distribución de riesgos y responsabilidades, la cooperación, la transparencia y el respeto a la libre competencia.

Decisión del Gobierno de no subir el IVA
A finales de julio en una reunión con el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, y el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, junto con los representantes del sector del gran consumo, Cooperativas Agro-alimentarias de España manifestó su satisfacción por la decisión del Gobierno de no elevar los tipos de gravamen del IVA, impuesto muy ligado al consumo, en general, y a la cesta de la compra, en particular. Para el sector esta decisión del Gobierno es correcta porque ayudará al consumo y las empresas tendrán mayor capacidad de seguir invirtiendo, y con ello, de generar nuevos empleos.