Reportajes

Innovación, eficiencia energética, relación con el socio e igualdad, centran los debates de los Talleres de Trabajo del VII Congreso

27-02-2015 Cooperativas Agro-alimentarias

"Razones de Futuro" es el lema del VII Congreso de Cooperativas Agro-alimentarias de España, que ha reunido los días 26 y 27 de febrero en Valencia a más de mil representantes de cooperativas de todos los puntos de nuestro país y también algunas europeas. Uno de los objetivos principales de cada Congreso es servir de punto de encuentro para que las cooperativas puedan analizar problemas comunes, definir interes y establecer estrategias y sinergias que puedan beneficiar al colectivo a partir de la presentación de situaciones y experiencias concretas.

En este sentido, el Congreso ha incluido la tarde de la primera jornada, del día 26, la organización de cuatro Talleres de Trabajo que han girado en torno a cuatro temas que despiertan gran interés actualmente entre las cooperativas: la eficiencia energética, la competitividad y el posicionamiento en el mercado, la igualdad en los órganos de decisión de nuestras cooperativas, y la relación con los socios y el gobierno cooperativo. Todos los talleres han contado con la participación de numerosos delegados de cooperativas, que entre debates, ponencias, análisis de experiencias de las propias cooperativas, etc. han analizado todas estas cuestiones. A continuación mostramos un resumen de las conclusiones más interesantes extraídas de cada uno de los Talleres.

Taller sobre Eficiencia e Innovación industrial en cooperativas
En este Taller han participado Pau Rey, de la Agencia Europea para la Pequeña y Mediana Empresa EASME; el director de Servicios, Calidad e Innovación de Cooperativas Agro-alimentarias de España, Juan Sagarna; el gerente de la Cooperativa Ntra. Sra. de Manjavacas de Mota del Cuervo; Miguel Angel Catalá, gerente de la cooperativa de Bétera; Amalio Llacer, de Manar Consulting; Joaquín Duaso, de la cooperativa San Miguel de Tauste; y el director de la cooperativa oleícola El Tejar.

El taller se ha centrado en los retos que las cooperativas deben afrontar en relación a los procesos industriales en los que están involucradas. Especialmente el reto de la energía en su doble vertiente: Primero, cómo reducir el coste de la energía en almazaras, bodegas, fábricas de pienso, centrales y, en general, los procesos de primera transformación de materias primas en los que la energía es uno de los principales factores de producción; segundo, el reto de movilizar y valorizar la biomasa de origen agrícola y agroindustrial, como por ejemplo los residuos de cosecha y podas o los subproductos de la producción oleícola, entre otros.

Al respecto del primer aspecto, las conclusiones que se han derivado de la experiencia de las cooperativas que explicaron la exitosa introducción de medidas de eficiencia energética, han sido que la incorporación de nuevas tecnologías y equipamientos pueden ayudar a reducir de forma muy considerable el coste de la energía del proceso, rentabilizándose estas inversiones en pocos años. Para identificar la mejor opción tecnológica es interesante un análisis detallado del comportamiento energético de la empresa a través de auditorías. En este sentido, han sido muy apreciados proyectos como el TESLA, liderado por Cooperativas Agro-alimentarias de España, que facilitan el acceso a las cooperativas de herramientas de eficiencia energética.

Con respecto a la bioenergía y energías renovables, la principal conclusión extraída del Taller es que es necesario que el enfoque sea integral. Hay que tener en cuenta el ciclo completo de producción y transformación, tanto del producto principal como puede ser el aceite o el vino, como del resto de subproductos, co-productos e incluso residuos que pueden ser aprovechados. Todos ellos pueden tener un aprovechamiento en las diferentes cadenas de valor, tanto alimentaria, como energética o de otros bio-productos.


Taller sobre competitividad y mejora del posicionamiento en el mercado
Este Taller pretendía destacar la importancia de la innovación en los planes estratégicos de nuestras cooperativas. Han participado responsables de cooperativas punteras a nivel nacional e internacional como José Armando Tellado, director general de Capsa (Central Lechera Asturiana); Angel Sánchez, director general de la cooperativa italiana Conserve Italia; Juan Vázquez, director de Martin Códax; Vicente Jiménez, director de Fresón de Palos, y ha moderado el Taller el gerente de Cooperativas Agro-alimentarias Aragón, Felipe Gómez.

El Taller ha analizado la competitividad desde diversas perspectivas, como la innovación orientada a la eficiencia, la internacionalización intra y extra-comunitaria, pasando por la política marquista y de diferenciación de la producción (formatos, funcionalidades), procesos o servicios. Los participantes en el Taller, tanto ponentes como público asistente, han detectado una serie de coincidencias comunes:

La primera es la conveniencia de traspasar el ámbito regional en la actividad productiva y/o comercial sin perder el valor que aporta al producto su arraigo con el territorio, el origen y que los proveedores de los productos cooperativos son los propios agricultores. En este sentido, cobra especial valor la marca "producto cooperativo", como un atributo que aglutina todas estas características, y muchos participantes han considerado que es el momento oportuno para desarrollar estrategias que valoricen la marca cooperativa.

Otra conclusión ha girado en torno a la estrategia de marca. En todos los casos, las cooperativas participantes han alcanzado máximas cotas de reconocimiento de sus marcas en sus respectivos mercados (Fresón de palos, marca más conocida en fresa y líder en producción mundial; Martín Códax, emblema de los vinos gallegos en EEUU; CAPSA, líder lácteo en el mercado nacional con Central Lechera Asturiana, ATO y LARSA); y Conserve Italia, primera industria conservera italiana sustentada en política marquista). Además, la innovación no es solo “nuevos productos”, es una apuesta por la tecnología en cada una de las fases: innovación en la producción agronómica (mejora varietal, métodos de cultivos); innovación de producto; innovación en la logística, innovación en la distribución...

Por otra parte, la crisis económica ha situado al precio como factor fundamental para las decisiones de compra, y explica parte del auge de las MDD. Pero eso no implica que haya que dejar de innovar. Es aún más importante la eficiencia y la reducción de costes y que los nuevos productos demuestren que aportan verdaderamente una utilidad al consumidor y no solo un mensaje o un packaging atractivo.

Relación de la integración y la innovación: “el tamaño importa”, pero la dimensión es una condición necesaria pero no suficiente. Muchas cooperativas tienen aspectos que mejorar en su funcionamiento que ya les posibilitaría mejorar notablemente su posición en el mercado, incluso con el mismo tamaño (inversión en profesionalización, comercialización, formación y no solo en “ladrillo”). En este punto varios intervinientes se muestran críticos con la “Ley de Integración Cooperativa”, por el hecho de que elija a las cooperativas beneficiarias solo en función de la dimensión y no en base a otros parámetros de eficiencia.


Taller sobre Gobierno cooperativo
Este Taller contó con la participación de representantes de seis entidades cooperativas, de perfiles muy heterogéneos y de diferentes sectores, lo que enriqueció el debate con diferentes puntos de vista sobre los temas en cuestión. Los participantes fueron: Alfredo Montoya, presidente de la Federación de Cooperativas Agroalimentarias de Euskadi y socio de Garlan S. Coop.; Carmen Salinas, gerente de Thader-Cieza; Ferrán Huguet, director de Uniò Corporació Alimentària; Rafael Sánchez Olea, gerente de Cobadu; Rafael Torres, presidente de la Cooperativa Virgen De Las Viñas; de Tomelloso; Tomás Fillola, director general de Red Ganadera Caspe; y el moderador, Juan Miguel del Real, subdirector de Cooperativas Agro-alimentarias de Castilla-La Mancha.

Entre las ideas principales del Taller, destacar que el gobierno se considera una de las claves de competitividad de cualquier empresa, para su crecimiento y para su futuro, ya que a partir de una correcta interacción entre sus diferentes órganos se logrará una adecuada toma de decisiones y mejorará, entre otros, la optimización de los procesos para el correcto desempeño de las funciones. Además, un buen gobierno permite fortalecer la confianza en que sus recursos serán gestionados con la máxima eficiencia y, a la vez, con la máxima fidelidad a la misión.

El Gobierno en la cooperativas agroalimentarias se adapta a ese enfoque plural, basado en lograr valor para los diferentes grupos de interés que participan en la entidad, puesto que la finalidad de estas entidades no es maximizar la rentabilidad de una inversión capitalista, sino satisfacer las necesidades económicas y sociales de los agentes implicados, respetando el cumplimiento de los valores y principios cooperativos.

La relación con los socios puede provocar una lucha conceptual entre el interés “a corto plazo” del socio y los intereses “a largo plazo” de la empresa y, por tanto, generar algunas dificultades para la buena gobernanza de la cooperativa. Por lo tanto, en el coloquio se puso de manifiesto que la adecuada gestión de la relación con el socio, es uno de los factores clave del gobierno en las cooperativas. En este sentido, es muy importante, fijar estrategias de comunicación y de acercamiento con los socios de base, especialmente teniendo en cuenta que, con el paso del tiempo y el relevo generacional, la cooperativa se va alejando temporalmente de los socios fundadores, y se incrementa el número de socios, descendientes o no de aquellos precursores, pero que ya no tienen por qué compartir su misma vinculación emocional con la cooperativa. Es por tanto, clave, fomentar acciones que les impliquen, les vinculen, les motiven a comprometerse con la cooperativa. Al fin y al cabo, de ese nuevo colectivo además deberán surgir los nuevos líderes que fijarán y promoverán las estrategias en el futuro.

A lo largo del coloquio en diversas ocasiones, se apuntó como factor fundamental para mejorar el gobierno en las cooperativas, reforzar la transparencia interna y externa a través del diseño y mejora de planes de comunicación. No sólo se deben mejorar los instrumentos de comunicación internos, especialmente los dirigidos a los socios (adaptando los mensajes a cada colectivo), que les hagan partícipes de las estrategias y de la situación socioeconómica de la entidad, sino también debemos vender más y mejor nuestros éxitos hacia el exterior.

Asimismo, un capítulo muy interesante del Taller fue dedicado a debatir sobre las cooperativas y su compromiso con la sociedad, ya que muchas de ellas, además, de las funciones tradicionales relacionadas directamente con “lo agrario”, también actúan no sólo como prestadoras de determinados servicios hacia los socios y a su sociedad más próxima, sino también promoviendo otro tipo de iniciativas sociales, culturales o ambientalmente responsables. Las cooperativas están liderando grandes iniciativas en materia de Responsabilidad Social Empresarial y están ejerciendo un importante papel como dinamizadoras del medio rural donde se asientan.

Para terminar, constatar que en cuestión de Gobierno, no existe una única fórmula que solvente las dificultades o mejore la gobernanza, sino que pueden existen diversas fórmulas o buenas prácticas eficaces, y que a veces su éxito depende de la ejecución y del compromiso de las personas involucradas.

Video-Resumen


Video Completo

Taller de Emprendimiento y Liderazgo de la mujer en las cooperativas
Este Taller ha contado con la participación de la presidenta de la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad del Parlamento Europeo, Iratxe García; la presidenta de la Comisión de Igualdad del Congreso de los Diputados, Carmen Quintanilla; y Carmen Plaza, directora general del Instituto de la Mujer, acompañadas por Jerónima Bonafé, presidente de la Asociación de Mujeres de Cooperativas Agro-alimentarias de España (AMCAE). También ha contado con la intervención de Astrid Liland, de la Federación Noruega de Cooperativas Agrarias y, por parte de las cooperativas españolas, Mª Cruz Fernández (presidenta de la cooperativa Campoastur), José Montes (presidente de Feiraco) y Mª Angeles Blanco (gerente de la Cooperativa Ovino de Campos), en un debate moderado por Nacho Errando, experto en cooperativismo agrario.

El desarrollo de este Taller iba encaminado, sobre todo, a analizar cómo conseguir una mayor participación de las mujeres en los Consejos Rectores y órganos de decisión de las cooperativas españolas. La igualdad en las empresas se ha planteado como una estrategia a larzo plazo, trabajando en igualdad desde la educación básica, aspecto en el que ya está trabajando una directiva de la Unión Europea.

Uno de los puntos principales del Taller ha consistido en comparar el modelo de cooperativas noruegas, un país muy avanzado en la presencia de mujeres en los órganos de decisión de las empresas, con las cooperativas españolas. En Noruega la ley establece que en las empresas debe haber un mínimo del 40% de mujeres; en las cooperativas españolas, la presencia de mujeres en los Consejos Rectores está en torno a un 3%.

En el caso español, una de las dificultades que impiden claramente la igualdad en los Consejos Rectores es que en muchas ocasiones las mujeres no son titulares de explotación -especialmente en la parte agrícola, y con menor incidencia en el sector ganadero-. Pero uno de los puntos en los que se ha insistido durante el Taller, es que los hombres deben ayudar y contribuir a que las mujeres participen en los Consejos de Administración y Asambleas.

Con un mayor equilibrio de género en los órganos de decisión, la cooperativa gana porque las mujeres aportan una serie de valores (sentimiento, flexibilidad en las negociaciones, mayor responsabilidad...) que complementan. Esto aún es más difícil en una cooperativa, donde la participación es en muchos casos voluntaria y no remunerada, lo que dificulta la intervención tanto para hombres como para mujeres.

Para concluir, una idea ha resultado clave: con la participación de las mujeres, la cooperativa gana, la sociedad gana y todo el sistema. Pero es muy necesaria la formación específica en el medio rural.

Video-resumen







Documentos relacionados