Reportajes

El fomento de la integración seguirá siendo prioridad en el Plan de Actuación para 2015

29-05-2015 Cooperativas Agro-alimentarias

Como ocurre en cada ejercicio, Cooperativas Agro-alimentarias de España celebró su Asamblea General en Madrid el jueves 28 de mayo, un encuentro que reunió a representantes de las 17 federaciones regionales que forman la Organización y responsables de cooperativas de todo el territorio nacional. El acto, que contó con el patrocinio de Cajamar, se complementó con la conferencia del experto de Deloitte, Roberto Martínez, sobre las nuevas tendencias en el consumo alimentario. La clausura fue presidida por el secretario general de Agricultura y Alimentación del MAGRAMA, Carlos Cabanas, y la secretaria de Estado de Empleo, Engracia Hidalgo.


La Asamblea, que reunió a cerca de un centenar de representantes del cooperativismo español, comenzó con la intervención del director y del subdirector de Cooperativas Agro-alimentarias, Eduardo Baamonde y Agustín Herrero, respectivamente, quienes expusieron resumidamente las líneas de actuación de la Organización en 2014, así como cuáles serán las estrategias a seguir y prioridades del Plan de Actuación para 2015.

Eduardo Baamonde explicó los retos de la Organización para este ejercicio y, entre ellos, destacó seguir fomentando y apoyando la concentración de la oferta a través de la integración de las cooperativas españolas, siguiendo muy de cerca el desarrollo de la Ley de Integración Cooperativa, cuyas medidas de apoyo están incluidas en el Plan Nacional de Desarrollo Rural y en los distintos planes regionales.

Otros puntos del Plan de Actuación para este ejercicio pasan por analizar la aplicación de la nueva PAC y apoyar firmemente en los próximos años la creación y desarrollo de las organizaciones Interprofesionales y las Organizaciones de Productores, ya que son prácticamente los únicos instrumentos que quedan con capacidad para influir en los mercados y en los que las cooperativas están teniendo un gran protagonismo. "Las Interprofesionales cada vez están adquiriendo mayor importancia ante la falta de instrumentos públicos de gestión de mercado, por ello las Cooperativas seguiremos muy implicadas en este tipo de organizaciones", añadió Baamonde.

El director de Cooperativas Agro-alimentarias de España se refirió también, como otros retos del Plan de Actuación para 2015, al fomento de la igualdad de género en el seno de las cooperativas y sus órganos de decisión, a la formación de los Consejos Rectores y a la apuesta por seguir liderando proyectos europeos de investigación que contribuyan a una mejora de la actividad de las cooperativas y su entorno.

Ley de Integración Cooperativa
Sobre la implantación de la Ley de Integración Cooperativa, el presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de España, Angel Villafranca, hizo un balance del funcionamiento de la Ley hasta ahora, una norma que es un "hito" implantado por el MAGRAMA -dijo- y con la que "el sector está luchando por conseguir la dimensión adecuada, que nos permita ser más competitivos".

Villafranca recordó que la primera cooperativa prioritaria (EAP) creada al amparo de la Ley ha sido el grupo OviSpain, que ahora está a la espera de poder solicitar ayudas recogidas en el Programa Nacional de Desarrollo Rural, aprobado recientemente. Pero además, resaltó que el MAGRAMA tiene encima de la mesa dos solicitudes más para crear cooperativas prioritarias -una de ellas del grupo Dcoop- y más solicitudes que seguirán llegando en las próximas semanas.

2014, atentos a muchos cambios
Por su parte, Agustín Herrero hizo un repaso a cómo fue el año agrario 2014 y a las principales actividades que marcaron el quehacer diario de Cooperativas Agro-alimentarias a lo largo de ese año. Herrero se refirió a un contexto global caracterizado por un incremento en las ventas exteriores del sector agroalimentario español, pero con una menor rentabilidad. En cuanto a las actividades de la Organización, destacó la implicación de Cooperativas Agro-alimentarias para evitar la subida del IVA que barajaba el Gobierno, y que gracias a la creación de una plataforma junto con otras organizaciones alimentarias, finalmente consiguió influir para que el ministro Montoro desestimara la medida.

Otros puntos importantes que marcaron nuestra actividad fueron el fomento de la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres en el ámbito cooperativo, a través de un convenio firmado con el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad; la aplicación de la nueva PAC apoyada en el régimen de pago básico; la cada vez mayor participación en las Interprofesionales, como instrumento para avanzar en la defensa de los intereses del sector; el problema que generó el veto ruso en muchas de nuestras producciones, principalmente frutas y hortalizas; y el desarrollo para la implantación de la Ley de Integración Cooperativa, en colaboración con el MAGRAMA. En ese sentido, destacó el programa de asistencia técnica para el fomento de la integración cooperativa, con el apoyo del Ministerio de Agricultura, en el que se han desarrollado 76 actuaciones en 2014.

La implantación de la Ley de mejora de la cadena alimentaria también fue otro tema que concentró un gran esfuerzo por parte de nuestra Organización y que ha derivado en la creación de instrumentos que "poco a poco, modificarán comportamientos", según Agustín Herrero, como la obligatoriedad de firmar contratos agroalimentarios y la creación de un Código de Buenas Prácticas.

Agustín Herrero destacó también la gran actividad desarrollada por Cooperativas Agro-alimentarias en el ámbito internacional, muy vinculada en 2014 al trabajo del nuevo Parlamento Europeo, la aplicación de la reforma de la PAC y el veto ruso; así como los proyectos europeos Tesla, Sucellog y Europruning, que liderados por Cooperativas Agro-alimentarias de España junto a organizaciones de otros países, persiguen una mayor eficiencia energética en las cooperativas y el aprovechamiento de la biomasa.

El reto del consumidor del futuro
Tras aprobar las cuentas de la Organización en el pasado ejercicio por parte de la Asamblea, el siguiente bloque del acto contó con la participación de Roberto Martínez, experto de Deloitte, que desmenuzó en su conferencia las nuevas tendencias del consumo alimentaria y las estrategias de la gran distribución.

La conferencia fue introducida por Miguel Rodríguez de la Rubia, director de Banca de Empresas de Economía Social y Agroalimentario del grupo Cajamar Caja Rural, quien defendió ante los asistentes la apuesta por una cadena alimentaria que sea competitiva en todos sus eslabones y solidaria. El reto es que "hay que pensar de forma integral y no por eslabones", dijo. Rodríguez de la Rubia destacó la importancia de las coperativas agrarias en el conjunto de la economía española, aunque apuntó que el desafío sigue siendo atraer a los jóvenes al sector.

En cuanto a las tendencias alimentarias más inmediatas, Roberto Martínez analizó los factores que influirán decisivamente en qué es lo que solicitarán las consumidores mundiales en los próximos años. Influirán los factores socioeconómicos y demográficos, la escasez de recursos y la sostenibilidad y los avances tecnológicos, donde el móvil está adquiriendo cada vez mayor importancia en las nuevas formas de compra. En esta línea, indicó que el consumidor del futuro es más sofisticado, está bien informado y quiere transparencia; busca la personalización de los productos y además tiene especial concienciación con la salud y la sostenibilidad. Además, habrá que tener en cuenta el envejecimiento de la población, el desplazamiento del centro de gravedad hacia oriente y el mayor peso de los países emergentes en el consumo mundial. Con todo ello, la innovación será determinante para responder a estas exigencias.

Para finalizar, Roberto Martínez señaló que la distribución tiende a trabajar cada vez más estrechamente con el productor, con relaciones más intensas y a más largo plazo. Por ello, apeló a "buscar nuevas fórmulas para trabajar con la gran distribución de forma estable, porque finalmente quien compra no es la gran distribución, sino el consumidor".


La clausura del acto corrió a cargo del presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de España, Angel Villafranca, acompañado del secretario general de Agricultura y Alimentación del MAGRAMA, Carlos Cabanas, y la secretaria de Estado de Empleo, Engracia Hidalgo.

Villafranca incidió en que "las cooperativas no podemos seguir pensando como hace 30 años. Tenemos que tener dimensión suficiente para satisfacer un mercado global y poder vender en cualquier parte del mundo". Además, "seguiremos trabajando por el desarrollo de las Organizaciones de Productores e Interprofesionales, que van a marcar un antes y un después en las relaciones de la cadena alimentaria. Para ello ayudarán la ley de la mejora de la cadena alimentaria y la ley de la integración cooperativa", añadió.

Por su parte, Carlos Cabanas subrayó que las cooperativas tienen una "importante trascendencia" para la economía y el empleo rural al estar "muy vinculadas" al territorio. "Pero tienen un problema: la insuficiente dimensión". Para resolver este problema se ha llevado a cabo el Plan Estatal de Integración Cooperativa, explicó, y en cuya aplicación "seguiremos trabajando con Cooperativas Agro-alimentarias de España y las Comunidades Autónomas". En este sentido, Cabanas subrayó que el Plan de Desarrollo Rural cuenta con un presupuesto de 257 millones de euros para dotar a las cooperativas de una mayor dimensión.

"Tanto la Ley de mejora de la cadena alimentaria, que va a permitir cosas tan elementales como vender con contrato a un precio fijado y evitar prácticas abusivas, como la Ley de Integración cooperativa, van a permitir un futuro mejor para las cooperativas", concluyó.

Para terminar la Asamblea, la secretaria de Estado de Empleo, Engracia Hidalgo, felicitó a las cooperativas por "una forma distinta de hacer empresa, que es un motor dinamizador de la economía y generador de empleo, ahora durante la crisis cuando venían mal dadas". Por ello, el Ministerio de Empleo seguirá apoyando a las entidades de economía social "para que sigan creando empleo y riqueza". Entre los apoyos públicos que Hidalgo mencionó, destacar las bonificaciones previstas a la incorporación de nuevos socios a las cooperativas, de hasta 1.650 euros el primer año para los mayores de 30 años; el nuevo proyecto legislativo de fomento de la economía social, con incentivos a la contratación por parte de las cooperativas, ayudas a la internacionalización, competitividad, etc. para impulsar la actividad de este tipo de empresas; y líneas de ayudas para 2015, "que esta misma semana han sido publicadas en el BOE".
Resaltó también que para el inconveniente del escaso tamaño, "vamos a poner en marcha junto con CEPES (Confederación de Economía Social Española) un eje para la internacionalización e innovación para las empresas de economía social".

Finalmente, Engracia Hidalgo agradeció a las cooperativas españolas su trabajo y "su sensibilidad con las personas y su entorno".