Reportajes

El sistema agrícola y de seguridad alimentaria en los EEUU

08-06-2015 Cooperativas Agro-alimentarias

Gabriel Trenzado, coordinador de Asuntos UE e Internacional de Cooperativas Agro-alimentarias de España ha sido seleccionado para realizar el programa de Comercio Agrícola y Seguridad Alimentaria 2015.

Durante los próximos 21 días (6 de junio hasta el 27 de junio), a través de su blog Blog nos va a relatar sus impresiones tras sus encuentros con miembros del Gobierno de los EEUU, dirigentes de sindicatos y asociaciones de agricultores, ONG y sus 20 compañeros procedentes de todos los países del mundo, desde Sudamérica, África, Asia y la propia UE.

Este programa es organizado por el Departamento de Estado de los EEUU, institución que ayuda a diseñar y mejorar la política de la Oficina de Relaciones Exteriores del Presidente de los EEUU, cuyo Secretario de Estado es un asesor directo del presidente. Dentro de este Departamento, la oficina de Educación y Asuntos Culturales trata de fortalecer la comprensión mutua entre los EEUU y otros países a través de intercambios profesionales y culturales. La Oficina promueve estos vínculos culturales, personales y profesionales entre ciudadanos de todo el mundo y organizaciones americanas. El programa fue lanzado en 1940 con el objetivo de construir el entendimiento y la comprensión entre los EEUU y otras naciones. Cada año se reciben unos 4.500 participantes divididos en varios programas, desde comercio internacional, derechos civiles, políticas anti drogas, hasta el comercio agrícola y seguridad alimentaria.

Los objetivos de este programa son:

- Examinar las políticas y programas relacionados con el comercio agrícola, de alimentos y sostenibilidad de los EEUU.
- Analizar la política social, medioambiental y las fuerzas económicas que influyen en las políticas comerciales en la agricultura de los EEUU.
- Explorar cómo se regulan y comercializan sus productos a lo largo de la cadena.
- Examinar cómo ayudan los programas federales, regionales y locales en investigación, inspección, promoción y conservación de los recursos a hacer de la agricultura de los EEUU más competitiva en un mercado global.

En los próximos días Gabriel Trenzado recorrerá Washington DC, Maryland, Seattle (Estado de Washington), Lincoln (Nebraska), San Luis (Missouri) y, por último, Nueva Orleans (Luisiana).


7 de junio. Una introducción al sistema de gobierno norteamericano. Akram R. Elias (Capital Communications Group)

ver más en su Blog

En la segunda jornada del programa de Comercio Agrícola y Seguridad Alimentaria siguen explicando la manera que tienen los estadounidenses de organizarse a través de la iniciativa privada, piedra angular del funcionamiento de su sistema político. Esto no implica que sea la Coca-Cola o Apple quienes tomen las decisiones, son asociaciones u ONGs de todo tipo quienes ejecutan todo tipo de acciones para proveer e impulsar iniciativas. De hecho, este curso se organiza y desarrolla por organizaciones de voluntarios en colaboración con el Departamento de Estado, que no tiene el control del programa ni la decisión de su continuidad, ya que esta reside en el Congreso de los EEUU.

Ver más en su Blog




El programa continua dedicando gran parte del tiempo a conocer el entramado institucional del gobierno federal de los EEUU. A pesar de contar con unas competencias muy concretas, la administración federal solamente se ocupa de aquello que los Estados le encomiendan, resulta un compendio de Agencias Federales con miles de funcionarios, con funciones y roles muy concretos que juegan un papel fundamental en la creación, gestión y seguimiento de las políticas. Siempre buscan las máxima profesionalidad en su cometido con resultados basados en la evidencia, absoluta independencia en sus funciones y animan el debate para la coordinación y el diseño de sus políticas con una clara vocación internacional del sector agroalimentario.

Hemos visitado la USDA, que viene a ser como un gran ministerio para la agricultura y la alimentación. Sus principales objetivos son asesorar al Presidente, mejorar la renta de los productores, desarrollar y expandir los mercados de sus producciones, controlar la seguridad y salubridad de los alimentos, etc.., no muy diferente al nuestro, pero ahí se acaban las similitudes, ya que nuestro sistema ministerial mantiene una fórmula piramidal dependiente del Gobierno. Es un entramado de más de 10.000 funcionarios repartidos en Agencias tales como el servicio de estadísticas, inspección de alimentación y sanidad vegetal y animal o la gestión medioambiental. La labor de cada agencia es muy concreta y, al menos sobre el papel, son independientes en su labor.

El servicio de Estadísticas del USDA es una reverencia a nivel mundial, órgano completamente independiente que realiza estimaciones de producción, mercados y cuyos informes son absolutamente secretos antes de ser publicados. La información que manejan afecta a las decisiones de la bolsa financiera, inversores de las principales materias primas, tener el informe sobre las previsiones de cosecha de cereales puede hacer ganar mucho dinero al quien tenga la información un par de horas antes, no es poca cosa. Como decía su director, nuestro objetivo es que los números hablen por sí solos como una manera de hacer que el mercado funcione mejor.

Ver más en su Blog

TAMPOCO EN EEUU LAS COSAS ESTÁN TAN CLARAS RESPECTO AL T-TIP

Ha sido toda una sorpresa conocer de primera mano que la Cámara de Representantes de los EEUU no le ha concedido el Fast Track al Presidente para negociar el Acuerdo Transpacífico (TTP), mecanismo por el cual se le concede al Presidente la capacidad de negociar bajo unos principios y condiciones impuestas por el Senado y el Congreso y, una vez alcanzado un acuerdo, las cámaras solamente podrían rechazar o aceptar el tratado, pero no enmendar.

Paradójicamente han sido miembros del partido demócrata quienes no han apoyado al Presidente, y alguno simplemente porque no tienen confianza en Obama para llevar las negociaciones a cabo. Uno de los principales problemas por aquí es el efecto de este acuerdo en el empleo, por lo que los sindicatos están radicalmente en contra. Este retraso puede afectar al T-TIP, siendo muy probable, a pesar de los mensajes cruzados, que sea la próxima administración quien finalice las negociaciones.

Por el momento las posiciones no se mueven. EEUU no quiere oír hablar del sistema de DO y considera que las agricultura de la UE está muy protegida por sus aranceles y ayudas. Esto último es una pose, los datos sectoriales demuestran que ahí donde hay aranceles altos realmente no hay competencia entre EEUU y la UE, ue de media no alcanzan el 5%. Por otro lado, la Farm Bill aprobada en 2014 establece pagos contracíclicos de dudosa legalidad en la OMC. Creo que los problemas son otros, las barreras SPS (estándares sanitarios o fitosanitarios) y las TBT ( Barreras técnicas al comercio). No obstante, EEUU no va a soltar la presa tan fácil. El sector agroalimentario cuenta con un déficit comercial importante con la UE, unos 7.000 Millones de €, y este hecho en un sector con tanta importancia política no es fácil de vender a sus ciudadanos, que tienen exactamente las mismas preocupaciones que los europeos, lo creamos o no.

Me gustaría comentaros algo sobre los famosos OMG, pero como dentro de unos días visitaremos la sede de Monsanto, voy a guardármelos hasta que tenga todas las visiones sobre la mesa y tras haber estado con la ONG mas importante de los EEUU en cuestiones medioambientales y de seguridad alimentaria.

Tras una intensa semana en Washington DC, nos hemos desplazado a la Costa Oeste, a Seattle, Estado de Washington (no confundir con la capital) donde visitaremos un Banco de Alimentos, el periódico local más importante, un centro logístico de apoyo a la exportación e importación y nos reuniremos con el Departamento de Agricultura del Estado.

Ver más en su Blog

SEATTLE, WASHINGTON, UN ESTADO CONCIENCIADO CON EL MEDIOAMBIENTE, LA ALIMENTACIÓN Y SU VERTIENTE SOCIAL

Seattle es una impresionante ciudad costera situada en el noroeste de los EEUU (más al norte ya nos encontramos con Canadá) que integra una moderna urbe emplazada en un entorno físico exuberante de bahías, vegetación y colinas.

Aunque la economía del Estado de Washington tenga un importante arraigo en el sector agroalimentario, nada más y nada menos que el 40%, Seattle es un importante centro de negocios de servicios, de exportación e importación de todo tipo de bienes y es una de las puertas de entrada y salida de los EEUU al mercado asiático. Para hacemos una idea de su importancia, esta ciudad acoge la sede central de muchas empresas multinacionales de las que aporto una muestra para que os hagáis una idea, Amazon, Microsoft o Starbucks, grupo originario de esta ciudad a finales de los años 70.

El programa de visitas ha sido muy variado y da una idea de la gran preocupación de las instituciones y la ciudadanía de este Estado por las cuestiones medioambientales. De hecho, el cambio climático es una cuestión muy sensible en los EEUU y especialmente en la Costa Oeste. Basta decir que California lleva 7 años de sequía, y en Washington se han registrado las temperaturas más elevadas de su historia durante este año, lo que está teniendo un impacto directo en su sector agrícola y pesquero.

El principal periódico local, Seattle Times con 7 premios Publisher a sus espaldas y nombrado periódico del año en los EEUU en 2012, es un termómetro de esta situación, cuentan con una amplia cobertura de las cuestiones medioambientales, sector agrícola y pesquero, como nos informa uno de sus periodistas, Haln Berton, con el cual tuvimos la oportunidad de conversar. De los cuatro días que estuvimos en Seattle, tres portadas se dedicaron a estas cuestiones.

Esta potencia económica presta mucha atención a la alimentación, y puede decirse que existe cierta obsesión por lo orgánico y los productos de cadenas cortas o comprados directamente a los agricultores. Existe un pintoresco mercado cerca del puerto, Mercado de Pike, muy al estilo de los nuestros pero con mayor actividad turística. Donde hay un nivel adquisitivo medio alto hay mayor tendencia a mercados directos y cadenas cortas, pero no representa, como me reconocieron, sino una pequeña parte de una potente agricultura que cuenta en este estado con más de 300 sectores entre ganaderos y agrícolas, incluyendo un creciente sector del vino (vino español hay poco y los precios son bastante altos, en línea con los demás) y sin olivar, que no lo han tocado por el momento. Sus productos estrellas, aparte de los pesqueros, son las manzanas y peras, frutos del bosque, cerezas y fruta de pepita (nectarinas fundamentalmente), además de contar con una amplia ganadería de leche y ternera.

Sin embargo, EEUU es un país de contrastes, y en una ciudad con tanto movimiento económico Ver más en su Blog

NEBRASCA, UN MAR DE PALOMITAS DE MAÍZ


Alcanzado el ecuador del viaje hemos visitado uno de los Estados agrícolas más típicos situado en el mismo centro de los EEUU, Nebrasca. El 92% de su superficie total se dedica a la agricultura, nada más y nada menos que unos 18,3 millones de hectáreas. En otras palabras, no hay más tierra. Es un sector tremendamente productivo, es la mayor superficie de regadío de los EEUU, por encima de California, con 8,3 millones de hectáreas. Sus principales sectores productivos son el vacuno de carne, maíz (38% destinado a bioetanol y número uno de EEUU en palomitas), soja, porcino, cereales, productos lácteos, forrajes, aves y huevos, proteaginosas y remolacha azucarera, que juntos representan el 98% del sector productor. Representa el 40% de la actividad económica del estado (5,9% del total de la producción final de los EEUU), unos 23.000 millones de $. Además, el 40% se destina a la exportación, lo que aporta un increíble valor añadido a la economía local de 56.600 millones de $, es decir, que por cada dólar invertido en la exportación de productos agrícolas se generan en los sectores vinculados (transporte, almacenamiento, financiación) 1,22$. Pues bien, todo esto en manos de solamente 49.600 explotaciones, una media de 369 has/explotación.

Podría seguir, pero creo que los datos hablan por si solos sobre la capacidad productora y exportadora de Nebrasca. Hemos visto unas llanuras interminables asentadas en uno de los mayores acuíferos del mundo y donde a uno le alcanza la vista solo ve campos de soja y maíz o grandes pastizales para el ganado.

Toda esta exuberancia productiva tiene un reflejo en lo que transmite los representantes de los agricultores . Todos, sin excepción, se sienten muy orgullosos de su profesión, transmiten un mensaje optimista y están dispuestos a seguir mejorando sus explotaciones e invertir en sus negocios. Desde luego es otra dimensión respecto a España. La palabra pasión, mejorar e invertir ha estado en boca de representantes, agricultores y ganaderos, aunque sean conscientes de los retos que deben afrontar en los próximos años. Todo esto puede ser una pose, si fuera así tendría el mismo valor que si no lo fuera porque demostraría el mismo grado de fidelidad.

Se quejan del precio, del desequilibrio en la cadena (nos advierten del peligro para el mercado de incursiones que supone la compra de Monsanto por Syngenta), de las negociaciones internacionales y de su Farm Bill, que es la mejor que han podido conseguir, nos confiesa el Presidente de la Nebraska Farmers Union, John Hansen. Básicamente son los mismo problemas que afrontamos en la UE, pero con una actitud más ofensiva, asumiendo además que hay un problema real con el medio ambiente, en la conservación de los recursos y la necesidad de comunicar a los ciudadanos los esfuerzos que hacen por contar con una agricultura sostenible que aporte alimentos sanos y fiables. Como comenta Willow Holonvek, de la AFAN (Asociación para el Futuro de la Agricultura en Nebrasca) nunca se deben cerrar las puertas al campo, aunque sea duro admitir que los detractores de nuestra agricultura son nuestros amigos.

Aquí, la visión sobre los OGM o la forma de tratar las cuestiones medioambientales es muy diferente a la que hemos tenido la oportunidad de observar en la costa este y oeste, donde se habla más de alimentación y menos de producción. Sin embargo, el productor es consciente de que negar el debate no tiene sentido político, va contra la evidencia científica y, por tanto, irían contra sí mismos.

Tuvimos la posibilidad de visitar una de las universidades más reputados de los EEUU en cuestiones agrícolas, la Universidad de Nebraska (50.000 estudiantes), en plena expansión con la construcción de un nuevo centro de desarrollo e investigación. Conocimos su Instituto del Agua, una cuestión a la que hasta los años 90 nadie había prestado atención en los EEUU, y mucho menos en un lugar como Nebrasca donde el agua era aparentemente inagotable. Sin embargo, una vez identificado y asumido el problema, es de destacar la coordinación de recursos que emplean y la humildad para aceptar y aprender sobre lo bueno que viene de fuera. Desde luego, reconocen que en gestión y estudio de la gestión del agua están muy atrasados respecto a otros países como España, y no le duelen prendas en aprender de nuestro modelo de gestión, veremos dónde están dentro de 10 años.

Para la universidad americana es fundamental contar con acuerdos público-privados, porque con ellos se financian. Al contrario de lo que he oído alguna vez por España, esto no quiere decir que quien ponga el dinero se convierta en el dueño del resultado (excusa muy utilizada por el sector privado para no financiar la investigación), ya que los resultados se difunden públicamente, es una de las razones por las que por aquí se las llama universidades públicas. Claro que para poder llegar a este sistema se necesita una visión a más largo plazo y mayor confianza entre actores para cooperar e identificar intereses comunes.

Sin embargo, no todo son grandes explotaciones y exportación de materias primas, ya sea grano, soja o carne (vimos un matadero que sacrificaba nada más y nada menos que 2.500 cabezas de vacuno al día, en un turno de 8 horas, Greater Omaha Packing). Existe un grupo creciente de personas cada vez más comprometidos con el movimiento y fomento de lo que ellos llaman Local Food, nuestras cadenas cortas, donde la producción ecológica y otra forma de producir sea posible, y no tanto por una cuestión meramente económica o de rentabilidad, que es como se percibe muchas veces en la UE. Sin embargo, como nos reconoce un ganadero de leche ecológica cuya granja visitamos, se trata de un mercado nicho que representa un 5% que está dispuesto a pagar un 50% más por su leche, pero duda del crecimiento de esta forma de producir la agricultura a corto plazo sin un cambio de actitud del consumidor.

Como anécdota decir que hasta tienen viñedos y pequeñas bodegas que al parecer son cada vez más comunes. La cultura del vino y todo lo que lo rodea provoca gran expectación en la población norteamericana, que es capaz de pagar 25$ por una botella de vino, cosa que un europeo procedente de un país productor no está preparado para evaluar en su justa medida.... Lo que demuestra una vez más que el mejor vino para alguien que quiera vivir de esto es el que se vende y se cobra.

Estos días estaré en San Louis, Missouri, y sí, visitaré Monsanto, y en el grupo de 21 de todos los lugares del mundo el debate sobre los OMG no es precisamente neutro. Esta empresa no deja indiferente a nadie, ni en la UE ni en los EEUU.

SAINT LOUIS, MISSOURI, LA PUERTA DEL OESTE Y DEL NUEVO MUNDO

La segunda ciudad del estado de Missouri, a orillas del río Mississipi fundada en 1764 fue un núcleo de comercio muy importante y puerta de entrada para todos aquellos que querían adentrarse en, como siempre nos contaron las películas, el salvaje oeste norteamericano, prueba de ello es el monumento Gateway Arch que dibuja un gran arco de 192 metros de altura.

Se trata de una ciudad con grandes influencias europeas y mezclas con la propia cultura americana generada en los últimos siglos. Lo que más llama la atención es la gran cantidad de locales con música en vivo, especialmente de blues, con una calidad increíble. Estuve en uno de dos locales, que están al aire libre porque la verdad es que he pasado mucho calor y humedad, y cuando una banda terminaba salía otra del público, que en principio creíamos que eran meros espectadores. Toda una experiencia.

Pero lo importante de estos dos días, como os había adelantado en mis anteriores entradas, estaba en la visita de las instalaciones de MONSANTO, empresa líder mundial en OGM. Muchos de los participantes del viaje, 21 países de todo el mundo donde todos los continentes están representados, menos Oceanía, tienen visiones muy encontradas de la introducción de los OGM, y al contrario de lo que se piensa en la UE, la empresa está siendo muy cuestionada por una parte importante de la sociedad norteamericana.

Como era de esperar en la primera empresa mundial de su sector, sus inversiones en I+D son asombrosas, 1.700 millones de € anuales, de los cuales solamente el 23% se dedica a biotecnología, la mayor parte sigue siendo la reproducción y mejora de semillas. El otro elemento que sorprendió a algunos, es que al contrario de lo que esperaban se mostraron en todo momento abiertos y dispuestos al debate ante cualquier pregunta por muy molesta que fuera. Es un hecho reconocido en MONSANTO que hayan equivocado de pleno con la estrategia de comunicación, porque llevan 20 años intentando convencer al legislador, y se ha dejado de lado al consumidor.

El debate desde el punto de vista de la seguridad de los alimentos lo tienen muy bien alicatado, pero no sólo con argumentos sino con evidencias que parecen reconocer todas las instancias internacionales, aunque siempre se puede acudir a la presunción de manipulación que reina en los debates ante posiciones que no compartimos de entrada.

Sobre el debate medioambiental se muestran abiertos, reconocen que no tienen todas las respuestas e intentan ser abiertos, compartir los resultados y analizar todos los estudios en contra de los OGM, que los consideran poco rigurosos y que no aportan evidencias consistentes. Como otras multinacionales en biotecnología, como Syngenta, prueban que la humanidad tiene un reto ineludible al cual enfrentarse, que es el aumento de la población y el cambio de sus dietas frente a la escasez de recursos, la sostenibilidad de los sistemas y el cambio climático, donde la biotecnología deberá jugar su papel.

Como era de esperar, se quejan de los grandes problemas y de la burocracia para aprobar nuevos eventos, que tardan más de 15 años en salir a pesar de contar con todas las pruebas de seguridad. Pero como dice Rashimi Nair, Directora de Aplicación de Políticas para Monsanto en Asia y Oriente Medio, la comida nunca es 100% segura, se trate de la que se trate. Entiendo que eso no justifica la inseguridad o hacer experimentos estrafalarios, sino que se les está exigiendo algo por encima de cualquier expectativa razonable de lo que debe ser un alimento seguro.

Bueno, no soy experto en genómica, y mucho de lo que escuché ya me lo habían contado, ventajas de trabajar donde trabajo. Por eso creo, que más allá de si los OGM son o no aceptables o seguros, debate a resolver por la ciencia, y no por una posición ideológica de partida, sí entiendo que el problema será de índole económico cuando una sola empresa pueda controlar una variedad casi en exclusiva y con muy pocos, o nulos competidores. Es y podría ser un elemento más que alimente el desequilibrio entre los agentes de la cadena de valor, sin prejuzgar la actuación de los agentes actualmente implicados. Hice la pregunta y la respuesta fue que el sector ya es muy competitivo y que eso no pasaría. Bueno, veremos los movimientos y compras de empresas de grandes grupos para ganar mayor cuota de mercado.

Ver más en su Blog

FIN DE TRAYECTO

Durante 21 días hemos tenido la oportunidad de compartir con 21 personas de diferentes países de todo el mundo una experiencia profesional y personal inolvidable. Hemos tenido la oportunidad de visitar diferentes aspectos de la política, realidad económica y sensibilidades de la sociedad de los EEUU respecto a la agricultura y su concepto de seguridad alimentaria, su funcionamiento institucional, su organización sectorial, el movimiento de voluntariado alrededor de la alimentación y el medioambiente, hasta la organización de la I+D que desarrollan universidades y empresas en partenariados.

Para cerrar esta parte del blog, quería comentar alguna de las visitas a explotaciones agrícolas que hicimos durante los últimos días. Existen de muchos tipos y no todas son iguales, pero llama la atención escuchar que una explotación mantiene el adjetivo de familiar cuando se explotan 500 Has. de maíz, soja y trigo de invierno, se cuentan con todas las estructuras de almacenamiento y cosechadoras de última generación en la propia explotación, se posee una empresa de comercialización que vende a futuros de 18 meses su grano y trata directamente con las grandes multinacionales de exportación. Desde luego, esto sí parece una agricultura dimensionada y profesionalizada, y habría que afinar más cuando se habla, también en Europa, de agricultura familiar, subterfugio que nunca se ha sabido bien que quiere decir y evitar un análisis riguroso.

Pero lo importante no son sus grandes estructuras, un productor por muy grande que sea siempre tiene el mismo problema, compra a grandes y vende a muy grandes. Lo relevante es cómo organiza su comercialización y cómo se organiza profesionalmente. La Asociación Nacional de Productores de Maíz (NCGA) es un ejemplo de compromiso del sector. Creada en 1984 es un lobby de los productores de maíz de los EEUU (35 millones de Has), un colectivo de más de 120.000 productores de dimensiones considerables y que se financian de dos maneras, con un Checkoff (como una extensión de norma que recaudada de la venta de maíz a la industria) y una aportación reforzada de socios. La primera fuente de ingresos es voluntaria y, por ley, no se permite hacer actividad de lobby con ese dinero, solamente para actividades de fomento comercial, exportación, etc... (más o menos una interprofesional) Es decir, que un agricultor puede reclamar su devolución, pero no lo hacen en un 95% de los casos. La segunda fuente de ingresos procede de las aportaciones de los socios, unos 40.000, y esa sí sirve para hacer lobby e intentar influir en Washington. No parece que por ahí se espere que el USDA financie estas organizaciones ni que los productores así lo pretendan, quizás porque saben que son ellos los protagonistas de su propia actividad, y eso marca su modelo, y no al revés. Lo dicho, su dimensión no marca la profesionalidad.

No he podido explicar en detalle todo lo que hemos visitado y visto porque se hubiera convertido en una enciclopedia y porque muchos ya me habéis dicho que las entradas ya son demasiado largas. Por tanto, me remito al dossier que elaboraré en las próximas semanas.

Sólo deciros para terminar que no hay una experiencia más placentera que terminar este periplo con una cena a bordo de un típico barco del río Mississipi (de esos blancon con aspas rojas de las películas del Oeste), con música de jazz en directo y bebiendo una copa de vino cooperativo español (Martin Codax, a 36$ la botella que compartimos entre 5), todo un orgullo saber que a pesar de tanta exuberancia productiva, profesionalidad y evolución de un país como EEUU, en España tenemos el potencial de producir y comercializar productos de esta categoría. Tendremos que ser abiertos, profesionales, constructivos y muy cooperativos para que podamos encontrar muchos más productos que estoy gustará en EEUU y en el resto del mundo.

Buena lectura

Ver más en su Blog