Reportajes

Tomate de Ramellet, la apuesta de Agromallorca por lo suyo

02-05-2016 Cooperativas Agro-alimentarias

Agromallorca es una SAT que centra su estrategia empresarial en la diferenciación, la calidad y el control absoluto de todas las fases de producción. Cultiva y comercializa frutas y hortalizas y hace casi un año apostó por la elaboración de Tomàtiga de Ramellet en conserva, a partir de una materia prima muy específica y seleccionada: el Tomate de Ramellet de Mallorca, autóctono de la isla.

Agromallorca es una SAT creada hace 18 años, que agrupa a seis socios agricultores de la isla de Mallorca, con fincas en propiedad de 376.500 m2 de invernaderos y 25.000 árboles frutales en 415.000 m2. Se dedica a la producción y comercialización de frutas y hortalizas: tomates, pimientos, berenjenas, calabacín, pepino, judías verdes, calabazas… y en frutas, ciruelas, limones, naranjas, kakis, albaricoques, azufaifos, nectarinas, melocotones, uva… Todos certificados en Global Gap.

Pero el producto estrella de Agromallorca y del que se muestran más orgullosos es el Tomate de Ramallet de Mallorca, que cultivan bajo Producción Integrada y Global Gap, y Agromallorca tiene la Marca de Garantía registrada y controlada por el Gobierno de las Islas Baleares.

Y es que la estrategia empresarial de Agromallorca está clara: es una SAT pequeña si se la compara con otras cooperativas de la península, pero su potencial es la diferenciación, el control absoluto de todas las fases del proceso, desde la semilla a la fabricación, sin intermediarios, mejorando y certificando cada uno de los procesos.

En 2015, la empresa, que cuenta con una plantilla de 25 trabajadores (un promedio de 140 empleados contabilizando todas las explotaciones de los socios), alcanzó una facturación de 5,3 millones de euros con la producción de 5.000 toneladas de frutas y verduras.


Tomàtiga de Ramellet de Mallorca en conserva y listo para untar
“Nuestro objetivo es la especialización, productos mallorquines, cultivados y fabricados por nosotros mismos”, explica Isabel Vicens, gerente de Agromallorca. Siguiendo esta filosofía, la empresa se lanzó en junio de 2015 a la elaboración de Tomàtiga de Ramellet o Tomate de Ramellet de Mallorca en conserva, listo para untar, con aceite de oliva virgen extra y sal. Se trata de un producto novedoso, adaptado a las necesidades del consumidor actual, pero sin sacrificar la calidad y características de una materia prima autóctona de la isla y emblemática de la cultura mallorquina.

El Tomate de Ramellet es una variedad local autóctona de Mallorca (nombre científico Lycopersicon esculentu) y un ingrediente clave en la cocina para preparar el famoso y clásico “pa amb oli”, que se acompaña de todo tipo de quesos y embutidos isleños. Este tomate tiene unas características muy concretas (físicas, químicas y organolépticas) y desde el Gobierno de las Islas Baleares se están realizando estudios para su promoción y la consecución de la IGP.

De momento, la producción de Tomate de Ramellet en conserva -que comercializa con los sellos Global Gap e IFS- es todavía poco significativa, están empezando, pero Agromallorca va a apostar fuerte por este producto del que espera alcanzar una facturación de 200.000 euros en 2016.


Isabel Vicens: Los agricultores debemos formarnos adecuadamente

Isabel Vicens es gerente de Agromallorca y presidenta del CR de Producción Integrada de las Illes Balears.

Isabel Vicens es la tercera generación de agricultores de la familia Vicens y gerente de Agromallorca. Ella tuvo la idea lanzar la línea de producción de Tomate de Ramellet en conserva y con el propósito de alcanzar este objetivo se matriculó en el Máster de Gestión de Empresas Agroalimentarias (MGEA), con el que colabora anualmente Cooperativas Agro-alimentarias de España.

P: ¿Cómo se te le ocurrió la idea de transformar el Tomate de Ramellet y con qué fines?
I.V: En el año 2015, varios de los fundadores de la SAT cumplían 50 años en el desempeño de su labor agrícola, entre ellos mi padre, y yo personalmente 30 ejerciendo a diario de agricultora aparte de gerente de Agromallorca. Llevaba años dándole vueltas a una idea, hacer un producto en conserva que nos ayudase a minimizar las segundas categoría y bajas por no tener el calibre, apariencia, o grado de maduración óptimo para su comercialización en fresco. El porcentaje de estos productos, que se liquidaban a 0,0€ a los socios agricultores, cada vez era mayor por las exigencias de calidad de nuestros clientes, pero a la vez organolépticamente eran de muy alta calidad. En octubre de 2014 inicié el Máster, con el propósito de intentar ver si era factible económicamente y si tenía posibilidades, de hecho el proyecto de fin de máster fue precisamente éste.

P: ¿Es importante la formación?
I.V: Los agricultores, hombre y mujeres, que vivimos del campo debemos formarnos adecuadamente, nadie mejor que nosotros está preparado para gestionar y liderar una empresa agraria si se tiene la formación necesaria.

P: ¿Qué producción tienen actualmente de Tomate de Ramellet y qué perspectivas tenéis a corto plazo para la fabricación en conserva?
I.V: Del Tomate de Ramallet fresco se venden más de 1 millón de kilos, esto es posible porque aparte de vender en Mallorca, vendemos en toda Cataluña a través de Mercadona. En conserva, se empezó a producir y comercializar tarros de cristal en junio de 2015. En diciembre empezamos con el pack de 4 monodosis de Mercadona en Mallorca.
Para este año, tenemos previsto producir tres formatos para tres clientes diferenciados: el tarro de cristal, para tiendas delicatesen y gourmets, y sitios de afluencia turística, también un poco de exportación a Alemania a través de FET A SOLLER, El Corte Ingles (todavía en negociaciones), o el aeropuerto de Palma de Mallorca…; la monodosis en pack de 4 unidades para Mercadona en exclusiva que se comercializará en todos sus centros de Baleares y Cataluña; y la monodosis individual de 28g, que está enfocada a hostelería y restauración. Pero todo ello, son previsiones, llevamos mucho tiempo trabajando en ello, pero la verdad es que este año va a ser decisivo para las ventas, vamos a poder comprobar si este producto es aceptado como pretendemos por nuestros clientes.

P: Para Vd. que además de gerente es agricultora, ¿es difícil compaginar los intereses, individuales y colectivos, de ambas actividades, hubiese podido llevar a cabo su idea de forma individual?
I.V: Todas las acciones llevadas a cabo hubiesen sido imposibles desde un punto de vista individualista. Se han tenido que aunar esfuerzos, políticas…, incluso en algunos momentos renunciar a intereses personales para lograr beneficios en común, que a la vez se convierten de nuevo en personales. Sin una visión clara de ello los objetivos no se realizan, se quedan a mitad del camino, pues el esfuerzo (económico, personal…), a corto plazo es muy importante.