Reportajes

La reforma de la PAC, el mercado y valorizar el producto, temas principales de la Jornada Técnica de Aceite de Oliva

24-10-2018 Cooperativas Agro-alimentarias

La ciudad de Córdoba acogió el pasado 23 de octubre, la celebración de la Jornada Técnica de Aceite de Oliva que cada año organiza Cooperativas Agro-alimentarias de España. El foro congregó a numerosos representantes de almazaras cooperativas de todas las zonas productoras del país y sirvió como punto de encuentro para debatir temas que actualmente preocupan a las cooperativas para el desarrollo de su actividad empresarial. De hecho, la jornada concluyó con un interesante debate entre representantes de 8 cooperativas de referencia de distintas regiones, planteando soluciones y posibles estrategias de cara a afrontar el futuro del sector y la expansión de un producto que es una "joya" de nuestra gastronomía y que aún tiene mucho camino por recorrer, según los expertos que participaron.

Además del debate, la jornada aportó a los cooperativistas asistentes amplia y actualizada información de la mano de destacados expertos que analizaron minuciosamente temas como la reforma de la PAC post-2020, las tendencias del consumo y la situación de los mercados nacionales e internacionales, en lo que al Aceite de Oliva se refiere, o amenazas como la de Xylella fastidiosa.

Inauguraron la jornada los presidentes sectoriales de Aceite de Oliva de Cooperativas Agro-alimentarias de España y de Cooperativas Agro-alimentarias Andalucía, Rafael Sánchez de Puerta y Cristóbal Gallego, respectivamente, el delegado de Agricultura en Córdoba, Francisco Zurera y el viceconsejero de la Junta, Ricardo Domínguez. Todos destacaron lo oportuno de celebrar esta jornada en una zona donde el papel del Aceite de Oliva es importantísimo para el mantenimiento del medio rural; se trata de un cultivo que es el sustento económico, laboral y social de amplias zonas de Andalucía, subrayaron.

Además, el viceconsejero Ricardo Domínguez explicó las prioridades del gobierno andaluz de cara a la reforma de la Política Agraria Común (PAC) y, en concreto en el sector del olivar. "No podemos entender los recortes que plantea la Comisión Europea (CE) en la PAC y vamos a defender una política sin recortes", dijo. En el sector del olivar, manifestó que Andalucía apoya una ayuda acoplada para el sector y, a nivel general, resaltó que una de las prioridades es reforzar la digitalización de la actividad agraria. Señaló también que la lucha contra Xylella va a absorber "mucho de nuestro trabajo a corto plazo". "Es una amenaza pero estamos trabajando para prevenir y adelantarnos y tenemos a toda la comunidad científica con ello", destacó. Por último hizo un llamamiento a las cooperativas asistentes para dar pasos hacia la unión, ante un mercado cada vez más duro y competitivo.

Se pueden descargar más fotografías en la sección de nuestra web Archivo Fotográfico

Las ponencias se pueden descargar en "Documentos Relacionados" en esta misma página.

Una PAC para el olivar
Tras la inauguración, la jornada se centró en analizar la propuesta de la CE para reformar la Política Agraria Común. Los asistentes escucharon primero la versión de la Comisión Europea, de la mano de Miguel García-Navarro, jefe de Unidad Adjunto de Cultivo Arables y Aceite de Oliva de la DG Agri, quien señaló que en el sector del Aceite de Oliva no hay previstos grandes cambios, porque ya se hicieron el año pasado con el reglamento "Omnibus", principalmente en lo que se refiere a Organizaciones de Productores (OP). García Navarro destacó que la propuesta tiene dos "ideas fuerza": un nuevo reparto de las responsabilidades y una nueva forma de actuar, todo ello teniendo en cuenta que la prioridad es una mayor ambición en la contribución agraria al medio ambiente y a luchar contra el cambio climático. En este marco, las prioridades de la CE son, según indicó, la simplificación, la digitalización, unos objetivos más ambiciosos en medio ambiente y una distribución más justa y eficaz de las ayudas (convergencia). Subrayó, además, que está previsto un mayor apoyo económico para la I+D+i, unos 10.000 millones de euros para el periodo 2021-2027.

La contribución al medio ambiente, en el sector del olivar vendrá marcada por cambios que establecen mayores exigencias para recibir el pago básico y una parte opciional para los que vayan más allá de los requisitos básicos. Además, se establecen unos "programas sectoriales" para determinados cultivos -incluido Aceite de Oliva- donde cada país puede fijar ayudas para determinados objetivos como la promoción, el almacenamiento colectivo en periodos de crisis o la mejora de la calidad, por ejemplo, coordinados mediante las OPs.

Respecto a la convergencia, el representante de la CE incidió en que el tope de las ayudas serán 100.000 euros y a partir de 60.000 será regresivo.

A continuación, Silvia Capdevila, subdirectora general de Cultivos Herbáceos e Industriales y Aceite de Oliva del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), explicó la reforma de la PAC desde el punto de vista del Ministerio. Comenzó subrayando que la PAC es una política de valor añadido y la principal a la hora de paliar el efecto del cambio climático. Sin embargo, "existen problemas de rentabilidad en muchos sectores, se acentúa el despoblamiento en las zonas rurales y el campo está envejecido". Manifestó que al Ministerio no le parece mal una política condicionada al cumplimiento de resultados por países, pero dudó de que la propuesta consiga la pretendida "simplificación", sino más bien "puede suponer un avance para una renacionalización y una pérdida de esa "C" Común de la PAC". "Para nosotros la PAC tiene que seguir siendo Común, con objetivos comunes, con un sistema de gobernanza común, procedimientos transparentes y elementos básicos comunes", añadió.

"Nuestras prioridades son: el relevo generacional, un enfoque de género en la PAC, fomentar la innovación, reducir la brecha digital y promover un sistema de alimentación en relación con el cambio climático, la biodiversidad y el paisaje".

Por último, en el sector del Aceite de Oliva destacó que para el Ministerio no se debería aplicar "capping" o modulación de las ayudas a las cooperativas, que las herramientas para la gestión de crisis deberían ser más rápidas y ágiles y que la CE debe actualizar los precios de intervención si hay que utilizar el almacenamiento privado.

Salud y sostenibilidad, dos valores intrínsecos a explotar
El segundo bloque de la Jornada puso el foco en analizar la evolución de los mercados nacional e internacional del Aceite de Oliva, así como las tendencias del consumo. Para ello, intervino el director del Consejo Oleícola Internacional (COI), Jaime Lillo, que hizo un repaso al potencial de crecimiento en los distintos países, destacando mercados como Estados Unidos, China, Australia, Brasil, Japón o Rusia.

Según Lillo, la climatología va a marcar mucho la evolución de las producciones, ya que se están realizando grandes proyectos de plantación por todo el mundo -China, Argentina, Egipto, etc.-, aunque de momento, el aumento de la producción ha ido acompañado de un aumento del consumo. Para continuar en este tendencia alcista, destacó que "tenemos que dar una imagen positiva del Aceite de Oliva y evitar crear desconfianza, lo que es responsabilidad de todo el sector".

No obstante, subrayó que "hay que reconocer el esfuerzo del sector español y de las cooperativas oleícolas para exportar a otros mercados. Tenemos que ser conscientes de la responsabilidad que conlleva que el aceite español sea líder mundial", porque las empresas españolas serán las que marcarán el futuro del sector en el mundo. "La leyenda de que España produce y los italianos venden, ya se termino", dijo.

Por su parte, Ricardo Alcón, responsable de Nuevos Negocios de Nielsen, destacó la mejora en el gasto del consumidor a la hora de realizar la cesta de la compra, con una notable mejora durante este año. Para Alcón, los valores en alza son la salud, la innovación, la sostenibilidad y la calidad y experiencia de compra. Y destacó que precisamente el Aceite de Oliva conlleva los dos valores a los que el consumidor da más importancia: la salud y la sostenibilidad -con un foco local muy importante-, y "esto hay que comunicarlo y aprovecharlo", insistió a los cooperativistas varias veces durante su intervención.

En el mercado interior, explicó que el Aceite de Oliva Virgen Extra se consume en el 88% de los hogares y es el que más está creciendo en volumen, sobre todo los envasados en vidrio, "por lo que en este segmento aún hay margen de crecimiento". Además, la cuota de la MDD (Marca de Distribución) ha caído en 2,7 puntos, que está siendo absorbida por el top5 de los envasadores. Finalmente, insistió en que hay que trabajar "la revalorización del producto, el aspecto de la salud-sostenibilidad y apostar por la calidad y la mejora en la experiencia de compra (envase, lugar de venta, etc.).


El aceite español por el mundo
Para concluir el bloque sobre temas de mercado y consumo, la gerente de la Interprofesional del Aceite de Oliva de España, Teresa Pérez, explicó la labor que desde esta interprofesional están realizando para abrir nuevos mercados y seguir incrementando las exportaciones (más de 600.000 t. de incremento desde 2005). "Todos los mercados donde está creciendo el aceite español, excepto Francia y Portugal, han sido objeto de campañas de promoción de la Interprofesional: Estados Unidos, Reino Unido, Japón, Australia y China", dijo.

Entre las campañas que se están realizando destacó especialmente "Olive Oil World Tour", que se está desarrollando en tres continentes y 9 países bajo el lema "Hagamos un mundo más sabroso", ya que incidió en que el aspecto del sabor y el de la unión con la gastronomía española son dos bazas muy importantes a aprovechar.

Amenazas externas
La segunda parte de la jornada se centró en temas que generan preocupación actualmente en el sector productor y comercializador, como la amenaza de aparición de nuevos brotes de Xylella fastidiosa o la presencia en el aceite de contaminantes que puedan impedir su comercialización. En el primero se centró Berta de los Santos, del Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria (IFAPA), quien explicó las líneas de investigación y proyectos que se están desarrollando para evitar esta enfermedad y otras que también pueden afectar al olivar como las micosis telúricas. También trabajan en otras vías para rentabilizar el cultivo o hacerlo más sostenible, como el estudio de las cubiertas vegetales, metodologías para obtener una mayor calidad sensorial, alternativas al panel de cata o la creación de un Banco de Germoplasma del olivo, entre otros.

Por su parte, David Merino, jefe de servicio de Contaminantes en los Alimentos de la Aecosan, explicó cuáles son los principales contaminantes para el Aceite de Oliva, principalmente tres (3-MCPD, Esteres de Glicerol y Mosh y Moah. Aún así, hay un 5% de los alimentos, en general, que no se pueden comercializar debido a los contaminantes. Destacó que "la presencia de contaminantes es inevitable, pero se puede minimizar con el desarrollo de unas buenas prácticas a lo largo de toda la cadena". Además, hizo un llamamiento al sector para que comunique a las autoridades correspondientes, cuando así lo soliciten, todos los datos necesarios para que los límites máximos que se establezcan a nivel europeo sean acordes con la realidad, y se mitiguen, de esa manera, los efectos negativos de cara a la comercialización.

Estrategias comunes
Para concluir la jornada, se celebró un debate entre representantes de ocho cooperativas de distintas zonas de producción: Rafael Sánchez de Puerta, del grupo DCOOP; Fernando Córcoles, de Jaencoop; Alfredo García, de Oleoestepa; José Luis García-Melgarejo, de Olivar de Segura; Olga Cantera de la Cooperativa de Cózar de la Sierra; Alberto Carrillo, de Viñaoliva, y Ferrán Huguet, de Uniò Corporaciò.

Aunque salieron a la palestra muchas cuestiones, hubo ideas que sobresalieron y generaron más consenso, como que es necesario ganar en dimensión para aumentar la competitividad, así como la importancia de buscar acuerdos o alianzas tanto entre las propias cooperativas como con otras entidades. Además de la dimensión, los ponentes consideraron que dotar a las cooperativas de potentes equipos comerciales es hoy en día un punto muy importante, ante los previsibles aumentos de producción, para ser capaces de abrir y consolidar los distintos mercados.

El precio es importante, sí, pero otra idea que voló sobre los integrantes de la mesa de debate es que es necesario valorizar el producto, promocionar sus bondades y usos. Aprovechar su potencial unido al auge y la alta consideración de la gastronomía mediterránea y española, en concreto, así como la relación del consumo de Aceite de Oliva con la prevención de graves enfermedades, como el cáncer, ampliamente demostrado ya científicamente. Para todo ello, es fundamental seguir invirtiendo en promoción y marketing.

En lo que respecta a la valorización del Aceite de Oliva, además de la calidad, la sostenibilidad, su relación con la salud... de un producto "que es una joya", algunas cooperativas hablaron de potenciar "el valor social", es decir, poner en valor el aceite elaborado por cooperativas como una forma de mantener el medio rural y evitar la despoblación de nuestros pueblos.