Reportajes

Balance y Perspectivas

21-12-2018 Cooperativas Agro-alimentarias

2018 desde el punto de vista climatológico ha sido un año complejo, el pedrisco, la sequía, las heladas y el resto de las adversidades climáticas han causado muchos daños en diversas producciones agrícolas y ganaderas y las cosechas se han retrasado en la gran mayoría de cultivos. El cambio climático es una realidad y ante ello, las cooperativas están planteando y trabajando en distintas estrategias, investigación y medidas, que puedan ayudar al mantenimiento de una agricultura y ganadería sostenible, manteniendo la calidad de sus producciones.

Las cooperativas continúan incrementando año tras año su facturación y el empleo en las zonas donde se asientan, principalmente el medio rural. Según los últimos datos disponibles, tenemos en España unas 3.800 cooperativas con actividad económica, que asocian a más 1.150.000 socios, facturan más de 30.900 M€ y emplean a unos 100.000 trabajadores. Estos datos confirman el papel fundamental que desarrollan las cooperativas en el sector agroalimentario, suponen un 66% del valor de la Producción Final Agraria y el 32% del valor de las ventas netas de la Industria Alimentaria Española (IAA).

En cuanto a la integración, una de las líneas estratégicas de nuestra Organización, hasta el momento el Ministerio ha reconocido 10 EAPs, (Entidades Asociativas Prioritarias), que si bien pudieran parecen pocas entidades, vertebran un importante volumen de actividad, ya que las 10 integran más de 130.000 socios agricultores y ganaderos y facturaron más de 3.000 millones de euros, lo que representa más del 11% de toda la facturación directa del sector cooperativo. (DCOOP, Grupo AN, EA Group, Indulleida, Ibérico de Comercialización, Oviaragón, Consorcio de Promoción del Ovino, COVAP, COBADU y UNIÓ).

En junio se produjo un cambio de Gobierno y por tanto de ministro, de Isabel Garcia Tejerina (PP) a Luis Planas (PSOE), si bien al mantenerse prácticamente el equipo ministerial con Fernando Miranda a la cabeza, la actividad se ha mantenido sin grandes cambios. Con ambos el Consejo rector de Cooperativas Agro-alimentarias se reunió este año y les trasladó su posición respecto a los temas de actualidad.

A lo largo de 2018, la PAC ha marcado parte de la agenda, y lo más probable es que como no se apruebe en 2019 antes de las elecciones al Parlamento Europeo, continuará centrando el debate los próximos años. La incertidumbre que ha generado el Brexit, el aumento de presupuesto que se quiere dar a nuevas políticas como inmigración y defensa, hacen presagiar una reducción del presupuesto de la PAC, a la que nos oponemos. Todavía no hay consenso en cuanto al Presupuesto de la UE para 2021-2027, continúan los debates, y por tanto habrá que esperar al próximo año.

Desde Cooperativas Agro-alimentarias de España defendemos una PAC sólida y con un presupuesto adecuado, que refuerce la concentración de la oferta en cooperativas u organizaciones de productores de carácter empresarial para fomentar la competitividad y la sostenibilidad del sector productor, defendiendo en mejores condiciones las producciones en el mercado. La nueva PAC debe diseñar unos instrumentos de gestión de mercados públicos y privados para prevenir crisis, y mantener los regímenes específicos de los sectores de vino y frutas y hortalizas.

Otro de los temas que han marcado la actividad general ha sido lo relacionado con las Prácticas Comerciales Desleales. La Comisión propuso un marco europeo mínimo para controlar las prácticas comerciales desleales a través de organismos públicos independientes con capacidad de sancionar, investigar de oficio y recibir denuncias anónimas, para dotar de mayor transparencia y propiciar con unas relaciones más leales. A nivel nacional, habíamos solicitado junto con las OPAs que la prohibición de la “venta a pérdidas” se realizara vía modificación de la Ley de mejora de la Cadena Alimentaria, dado que somos el sector más afectado por este tipo de prácticas abusivas. Esto, lamentablemente no lo hemos logrado todavía, por lo que, seguiremos trabajando en ello.

Y mientras tanto los productos cooperativos están cada vez más presentes en los mercados internacionales. Estos mercados suponen una oportunidad para las cooperativas, ya que un tercio de su facturación depende de la actividad exportadora y la tendencia es al alza. La Comisión Europea intenta abrir nuevos mercados y el tratado con Japón que entrará en vigor el próximo año abre un mercado de 127 millones de habitantes y donde el producto europeo es muy demandado.

Este año hemos trabajado en todo lo relativo a la digitalización, en foros como el DATAGRI celebrado en Córdoba. Creemos que las cooperativas, debido a su capacidad de agregación de la demanda de los servicios digitales que pueden necesitar los agricultores y por el acceso a los datos de sus socios de una manera segura y colectiva, pueden desarrollar un papel relevante, llevando a cabo estrategias de digitalización de la producción agraria.

Otro de los grandes retos de las cooperativas es la incorporación de jóvenes y la implicación de mujeres en los órganos de decisión de las cooperativas. Venimos desarrollando acciones de sensibilización y formación en cooperativas para avanzar en la igualdad de oportunidades, y respecto a los jóvenes, vamos a organizar un Congreso europeo en el mes de marzo para analizar el papel que deben jugar las cooperativas, las iniciativas que deben poner en marcha para lograr que los jóvenes se incorporen a las cooperativas y al sector, porque la alimentación de más 500 millones de europeos dependerá dentro de unos años de las decisiones e iniciativas que llevemos a cabo en el presente.

ACEITE DE OLIVA

La campaña 2017/18 ha estado marcada por las grandes oscilaciones en las cotizaciones en origen. Las precipitaciones que dieron comienzo a finales de febrero y que se prolongaron durante toda la primavera, unido a la mayor oferta internacional de aceite en otros países, favorecieron el nerviosismo en el sector productor y fueron la principal causa de estas variaciones. Los precios medios con lo que se iniciaba la campaña en octubre rondaban los 3,70 €/kg mientras que en mayo tocaban fondo hasta llegar a los 2,40 €/kg. No obstante, este hecho trajo consigo una mayor agilidad del mercado, consiguiendo cerrar la campaña con unas salidas mensuales medias de 113.000 t., lideradas por las exportaciones.

El desarrollo de una nueva norma de calidad para los aceites de oliva y aceites de orujo de oliva, pendiente aún de publicación, y la gran controversia que el actual método de evaluación organoléptica, han sido las principales líneas de debate en el sector.

ACEITUNA DE MESA

El sector de aceituna de mesa se encuentra inmerso en una crisis de precios en origen que se ha agravado más si cabe durante el 2018. Los stocks con los que se ha finalizado la campaña 2017/18 han aumentado y la producción estimada para la 2018/19 es alta, por lo que todo parece indicar que seguirán con esta tendencia.

Durante este año además, EE.UU ha hecho efectiva la aplicación de unos aranceles cercanos al 35% sobre las importaciones de aceituna negra española, lo cual está teniendo unas consecuencias desastrosas para el sector. EE.UU es el principal destino de nuestras exportaciones de aceituna de mesa, mercado que absorbía hasta el momento un volumen de unas 100.000 t. anuales de las que aproximadamente 30.000 t. se corresponden con aceituna negra, lo que traducido en valor representa más de 70 millones de €.


FRUTOS SECOS

La almendra ha tenido un incremento notable de superficie desde 2016 principalmente en Andalucía y Castilla La Mancha, aunque aún no se refleja en los datos de producción puesto que no han entrado en producción. También hay que destacar la proliferación de grandes plantaciones de regadío en las provincias de Huelva, Sevilla y Córdoba. Los precios medios se han mantenido bajos en torno a los 4€/kg por debajo de la media de los últimos 5 años.

En cuanto a la avellana se ha producido una reducción de la producción por el abandono de la superficie y la baja rentabilidad de las explotaciones. Todo lo contrario que el pistacho cuya superficie está en continuo incremento y su producción se localiza principalmente en Castilla La Mancha

CULTIVOS HERBÁCEOS

La sequía, la lluvia, la guerra comercial, Rusia y una cosecha récord han marcado la campaña. Destacará 2018 por la lluvia que transformó el comienzo de una dramática situación del cultivo del cereal a una cosecha récord de 24,11 Mt, esa buena cosecha contrastó con caídas de cosecha en Europa, no sólo en la UE, en el entorno del Mar Negro, un clima seco puso en dificultades la cosecha del cereal, situación que se ha visto reflejada en los precios que durante 2018 han subido algo más del 10 % de la media de los precios de las diferentes especies de cereal.

La guerra comercial entre USA y el resto del mundo ha sido otro de los elementos destacables, con alteraciones en los intercambios comerciales y su efecto en los cambios del abastecimiento de la demanda. Y Rusia con su dominio del mercado del trigo y su gestión de precios para dominarlo.

ARROZ

El desequilibrio en el mercado provoca que haya importaciones de países EBA, llevando a un deterioro de la situación económica del sector arrocero. Este ha sido el motivo por el que hemos trabajado para conseguir una clausula de salvaguardia que limitara esas importaciones con el fin de empezar a tomar medidas que lleven al sector a recuperar la situación anterior y a prepararse para evitar en el futuro estos efectos negativos en la economía arrocera española.

VINO

La vendimia se caracterizó por la buena calidad y la producción abundante, debido a las abundantes lluvias de primavera que consiguieron reponer las reservas de agua de un viñedo que se encontraba muy castigado por la sequía sufrida en la pasada campaña.

Cerramos la campaña 2017/2018 con una producción de 35,5 millones de hectolitros de vino y mosto y unas existencias finales de 30,1 millones de Hl. En cuanto a comercio exterior, a destacar un aumento de las exportaciones españolas de vino por valor de 2.940,6 millones de euros y un volumen de 21,1 millones de Hl de vino.

La Interprofesional del Vino de España ha continuado realizando acciones que vertebran y ponen en valor el sector vitivinícola, entre las que destacamos las acciones de promoción de aumento del consumo de vino, el Código de comunicación comercial del vino, y el acuerdo de contrato de compra venta de vino.

En las nuevas propuestas de la PAC y la OCM vitivinícola, hemos defendido el mantenimiento de una reglamentación específica, mediante continuidad de los programas de apoyo al sector vitivinícola y a través de una reglamentación sectorial que permita una verdadera adaptación del sector y mantenga su especificidad, además proponer una autorregulación para el etiquetado nutricional con indicación en la etiqueta de las calorías y otros componentes del vino en etiquetado online.