Reportajes

Las cooperativas de vino piden una PAC sostenible desde el punto de vista medioambiental y también económico

28-02-2020 Cooperativas Agro-alimentarias

Cooperativas Agro-alimentarias de España, con la colaboración de Globalcaja y Cooperativas Agro-alimentaria Castilla-La Mancha, celebró su jornada anual del sector del Vino el pasado 26 de febrero en Toledo, donde se reunieron más de 70 representantes de bodegas cooperativas de distintas zonas de producción de España. La jornada pretendía ahondar en el debate sobre cómo debe ser la nueva PAC en el sector vitivinícola, en un momento muy oportuno, en el que se está debatiendo en la UE cuál debe ser el presupuesto plurianual para el periodo 2021-2027 y, a nivel nacional, se están diseñando los planes estratégicos que marcarán los objetivos que tendrán que cumplir los perceptores de las ayudas.

En 2018 la Comisión presentó las propuestas de reglamentos para la reforma de la PAC. Desde entonces Cooperativas Agro-alimentarias de España ha trabajado, para conformar una posición de cara a la reforma, y actualmente continuamos con el análisis del debate trasladando nuestras propuestas a la Comisión, Consejo, Parlamento Europeo, Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), Comunidades Autónomas y organizaciones agroalimentarias. La jornada, por tanto, tenía como objetivo profundizar en algunas cuestiones para establecer una propuesta firme de las cooperativas españolas.

El encuentro fue inaugurado por el presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de España y presidente de la sectorial de Vino, Angel Villafranca, junto a Camino Arroyo, subdirectora de Frutas, Hortalizas y Vitivinicultura del MAPA y Alberto Marcilla, director de Banca Rural Globalcaja.

No se puede exigir más con menos presupuesto
Como introducción, Villafranca señaló que es necesaria “una PAC fuerte con un presupuesto suficiente para abordar la cantidad de cambios que nos van a venir para adaptarnos a las nuevas exigencias medioambientales”. “La sociedad está exigiendo al campo cambios en su forma de trabajar, que cuidemos el medio ambiente y con unas producciones sostenibles, de calidad, de bienestar animal…, todo esto en el campo lo sabemos hacer pero necesitamos un presupuesto suficiente, no se nos pude exigir más cosas con menos presupuesto”. “La PAC debe ser sostenible, pero para que haya sostenibilidad medioambiental, también debe haber una rentabilidad para los agricultores”.

Además, Villafranca se refirió al momento tan delicado que atraviesa el sector debido a los aranceles impuestos por los EEUU a varios productos españoles, entre ellos el vino. Se está produciendo ya una caída en las salidas al mercado y los aranceles los está asumiendo el exportador, lo que conlleva una pérdida de rentabilidad y de ingresos para el sector. “Y además un efecto difícil de cuantificar que es el esfuerzo de muchos años para introducirnos en ese mercado, conseguir un importador, tener una marca reconocida y un puesto en los lineales americanos, un esfuerzo que ahora se pierde en favor de otros países como Italia y Portugal, que no tienen esos aranceles”

Por su parte, Alberto Marcilla, puso en valor el trabajo, compromiso, cercanía y capacidad de respuesta de una entidad como Globalcaja en todo lo que respecta al sector agroalimentario, y especialmente al sector del vino. “Estamos en un momento de cambios y acompañaremos a las cooperativas en todo el proceso, desde la comercialización hasta la adaptación a las nuevas tecnologías”, añadió.

A continuación, desde el Ministerio de Agricultura, Camino Arroyo destacó el papel de las cooperativas como “la mejor manera de aprovechar las sinergias de las asociaciones de agricultores y ganaderos”. Resaltó que España cuenta con el 30% del viñedo mundial y en un momento de cambios, “lo que busca el agricultor son unos ingresos suficientes para poder vivir de su actividad, por lo que las conclusiones que salgan de esta jornada serán fundamentales”.

Reforma de la PAC y estado de las negociaciones
El director de Servicios Técnicos de Cooperativas Agro-alimentarias de España, Gabriel Trenzado, explicó la propuesta de reforma de la PAC de la Comisión Europea y el estado de las negociaciones en Bruselas.

Trenzado resaltó que la PAC supone 4.700 millones de euros cada año para España, entre pagos directos y desarrollo rural. “Se trata de medidas, pero para que estas medidas sean una realidad es necesario un presupuesto a la altura de las circunstancias que ahora está en debate”, dijo. Existen condicionantes que marcarán las decisiones y que ya están afectando al sector como el Brexit; el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible; un mercado único con la mayor capacidad adquisitiva del mundo; un presupuesto donde los Estados aspiran a cumplir con más objetivos comunitarios pero sin aportar más recursos; la intención de la UE es liderar la lucha contra el cambio climático y de la reducción de emisiones y que estas obligaciones se apliquen a los nuevos acuerdos comerciales.

“Nos enfrentamos a un cambio de modelo productivo en el que se van a imponer obligaciones a nivel medioambiental. Nosotros lo que planteamos es que no puede haber sostenibilidad medioambiental si no hay una sostenibilidad económica”, incidió.

Trenzado defendió una PAC sólida, sostenible y europea que integre nuestra agricultura en la economía mundial respetando las aspiraciones y objetivos de nuestra sociedad. Para ello es imprescindible proteger el mercado único, facilitar instrumentos económicos al sector agroalimentario, permitir la gestión de mercados para evitar crisis, promover la integración cooperativa y el relevo generacional.

Por su parte, Camino Arroyo explicó a los cooperativistas asistentes cómo el Ministerio está desarrollando los Planes Estratégicos que marcarán los objetivos nacionales para poder percibir las ayudas. “Estamos en esa fase de elaboración del Plan Estratégico para el sector vitivinícola, dijo, y hemos recibido muchas aportaciones por parte de Cooperativas Agro-alimentarias”. Destacó que esperan presentar el Plan Estratégico a la CE el próximo 1 de julio y que contendrá tres objetivos económicos, tres sociales y tres medioambientales, además del objetivo transversal de modernización del sector a través del conocimiento, innovación y digitalización.

El Ministerio de Agricultura ha realizado un exhaustivo análisis sectorial y de caracterización de las explotaciones vitivinícolas, como documento de partida para mejorar la orientación al mercado y aumentar la competitividad. Concretamente, se han observado diferencias competitivas entre viticultores con y sin pagos directos (aunque las explotaciones dedicadas a la viticultura no reciben Pago Básico, un 37,8% de las explotaciones objeto de estudio lo reciben por otras actividades), también que hay un bajo porcentaje de renta proveniente de la actividad agraria dentro del sector, un consumo interior bajo en relación con otros países productores, alta atomización de las explotaciones y un mercado muy dependiente de las exportaciones en el que tenemos que aumentar el valor añadido de nuestros productos.

La segunda parte de la jornada se dedicó a debatir acerca de la propuesta de Cooperativas Agro-alimentarias para la reforma de la PAC, en lo concerniente al sector vitivinícola. Emma Castro, directora Vitivinícola de Cooperativas Agro-alimentarias de España, la resumió destacando varios puntos. En primer lugar, apoyamos la inclusión de dos nuevas categorías de productos vitivinícolas en la parte II del Anexo VII del reglamento 1308/2013 de la OCM única, los vinos desalcoholizados y parcialmente desalcoholizados, pero también debería incluirse la categoría de vino chaptalizado, para que el consumidor conociese la naturaleza del producto que consume. Por otra parte, abogamos por una prohibición progresiva de la chaptalización, para enriquecer exclusivamente con mosto concentrado o mosto concentrado rectificado, así como la utilización de origen vínico en todos los productos derivados del vino, incluidos los productos vitivinícolas aromatizados. En cuanto al etiquetado nutricional, que pronto deberá cumplir el vino, consideramos suficiente indicar las calorías en la etiqueta y el resto de ingredientes en etiqueta desmaterializada (virtual).

En cuanto a la continuidad del programa de apoyo al vino incluido en la propuesta de Reglamento de los Planes Estratégicos, Castro destacó la importancia de su continuidad, la aplicación de las medidas agroambientales, aunque sin comprometer la rentabilidad de las empresas vitivinícolas; deben evitarse distorsiones entre países y regiones y la posibilidad de redistribución de fondos entre las distintas medidas.

En la medida de inversiones , la ayuda financiera en cooperativas debe ser igual a la de las Pymes, independientemente del tamaño de la cooperativa, y en reestructuración y reconversión se deberían priorizar los planes colectivos gestionados desde una cooperativa. En cuanto a la eliminación de subproductos, se propone referenciar el importe de la ayuda para la destilación de subproductos de la vinificación a los kilogramos de subproducto (actualmente se toma como referencia la graduación alcohólica). Por último abogó por la priorización de los eco-esquemas colectivos gestionados desde una cooperativa.

Tras un amplio debate entre los asistentes, la jornada concluyó con la intervención de Juan Riber, jefe de área de la Subdirección General de Frutas y Hortalizas y Vitivinicultura del MAPA, quien puso el foco en la norma de comercialización para mejorar la estabilidad y calidad del sector del vino. Dada la gran variabilidad de producciones y precios de vino sin indicación geográfica que se registra entre campañas, se ha visto la necesidad de establecer unos requisitos para la aplicación de la norma de comercialización que permanezca invariable todas las campañas. Se regulará la oferta en todas las campañas con el fin de evitar que se obtenga vinos sin IG a partir de parcelas con excesivo rendimiento. También se regulará en determinadas campañas de oferta excesiva, la disponibilidad de vino sin IG, mediante retirada temporal o definitiva. En estos momentos la propuesta legislativa está en periodo de alegaciones y se estima que se aplicará a partir de la campaña 2020-2021.

La jornada fue clausurada por el presidente sectorial Angel Villafranca junto a Cruz Ponce, directora general de Agricultura y Ganadería de la Consejería de Castilla-La Mancha.


Documentos relacionados