Reportajes

La Ronda de Doha se la juega en Davos (Suiza)

18-01-2007 Cooperativas Agro-alimentarias

Cerca de treinta ministros de Comercio se reunirán la próxima semana en Davos (Suiza) para discutir cómo y cuándo reanudar las negociaciones de la paralizada Ronda de Doha.

Este encuentro informal a nivel ministerial, el primero de este tipo desde que la Ronda de Doha fuera suspendida de forma indefinida en julio pasado en Ginebra, tendrá lugar el próximo 27 de enero, paralelamente al encuentro del Foro Económico Mundial que se celebra del 24 al 28 de enero en esta ciudad helvética.

Se prevé que, entre los participantes en el encuentro, asistan la representante de Comercio de EEUU, Susan Schwab, el Comisario de Comercio de la UE, Peter Mandelson, y los ministros de otros miembros clave de la OMC, como Japón, Brasil o la India.

El Director General de la OMC, Pascal Lamy, quien suspendió la Ronda en julio y quien, desde entonces, ha realizado encomiables esfuerzos para su reanudación, también asistirá al encuentro.

El objetivo de esta reunión radica en efectuar una evaluación a nivel ministerial e intercambiar ideas sobre la actuación futura y sobre la forma de progresar en las negociaciones de la Ronda de Doha.

La suspensión de la Ronda de Doha sobrevino tras el fiasco de las negociaciones entre EEUU, la UE, Japón, Australia, Brasil y la India, destacados miembros de la OMC que conforman el denominado e influyente Grupo de los Seis o G6.

A pesar de que el trabajo técnico se ha reanudado en Ginebra, todavía no se vislumbra una reactivación completa de la Ronda de Doha, para lo que se precisa principalmente un avance significativo en las cuestiones agrícolas.

El 2007 es crucial para la conclusión de la Ronda de Doha que podría afrontar un fracaso definitivo, o al menos un aplazamiento de años, si no se alcanzara un acuerdo este año.

La Ronda no estará completada en julio y fracasará a menos que el Congreso de EEUU amplíe el plazo otorgado al Gobierno para cerrar un acuerdo multilateral. La presión recae ahora sobre el Congreso, dominado por los demócratas, poco dispuesto a ampliar este plazo.

La discusión política de cara a las elecciones presidenciales estadounidenses de 2008, y el debate en curso sobre la futura reforma europea del sector agrícola complicaría aún más los esfuerzos por alcanzar un acuerdo.

Mientras tanto, los contactos entre los funcionarios de EEUU y la UE continúan, y se intensificarán, mientras los negociadores en Ginebra prosiguen su trabajo.

La posición de la UE no debería ir más allá de la oferta formulada en octubre de 2005 que propone recortes promedio de los aranceles agrícolas del 39% pero, según ha trascendido, la Comisión Europea está dispuesta a agregar más de 10 puntos porcentuales a esa oferta inicial en virtud de un acuerdo. El futuro de la agricultura de la UE depende, en buena parte, de la conclusión de la Ronda de Doha y esta concesión tendría un impacto muy negativo.

La PAC ha experimentado una serie de reformas para poder hacer una oferta constructiva en las negociaciones de la OMC. Las decisiones de la última reforma de la PAC, adoptadas dentro de la Agenda 2000, deben ser la base fundamental para delimitar el mandato de negociación conferido a la Comisión. Sin embargo, como se ha explicado, la Comisión estaría dispuesta a revisar la oferta formulada en octubre de 2005.

Dado el poder del sector agrícola francés y las elecciones presidenciales en abril, Francia, firme defensor de los intereses agrícolas de la UE, ha puesto en marcha toda su diplomacia para mostrar al Comisario de Comercio de la UE sus límites. Las fuerzas políticas francesas no desean enfrentar en las urnas al sector.