Reportajes

AVIGASE, seis décadas como referente en la alimentación animal de Segovia

03-03-2021 URCACYL

La Cooperativa Avigase nace en 1958 por la necesidad de comercializar los huevos de pequeños avicultores de la provincia de Segovia. En el año 1963 inició la actividad de fabricación de piensos y en los años setenta, la falta de rentabilidad de los pequeños gallineros, hizo que estos se convirtieran en granjas de vacuno de cebo y leche.

Fue a principios de los noventa cuando se impuso como mayor actividad la del vacuno de carne y nodrizas, gracias al impulso de la PAC con las ayudas acopladas que hicieron proliferar explotaciones de cebo de 90 cabezas. Además muchos de sus socios de vacas nodrizas se animaron, gracias a estas ayudas, a cebar su propia producción.

Hoy en día, la jubilación de muchos ganaderos, y el actual planteamiento de la PAC ha hecho que bastantes pequeñas explotaciones estén desapareciendo o disminuyendo la actividad al mínimo para justificar esas ayudas. Cada vez hay menos ganaderos pero los que quedan son de mayor volumen, y el porcino cada vez está más presente en la actividad de la Cooperativa Avigase.

Hablamos con Jesus Oltra Martinez, director gerente de Avigase:

¿Cuáles con las actividades que realiza la cooperativa y los servicios que presta a los socios?
Además del suministro de piensos, actividad principal, AVIGASE presta un servicio veterinario muy enfocado a la patología de explotación y asesoramiento en cuanto a manejo y profilaxis. Nuestros veterinarios giran visitas periódicas para hacer un estrecho seguimiento de los resultados productivos y ver dónde se debe mejorar. La figura del veterinario de explotación cobra desde hace años una importancia cada vez mayor, ya que la actual legislación de medicamentos veterinarios incide en la labor de seguimiento y conocimiento de cada ganadería. Para dar el servicio completo en cuanto a sanidad animal disponemos de un despacho de zoosanitarios exclusivo para nuestros socios bajo la forma legal de Entidad Ganadera, lo cual faculta a nuestros veterinarios para recetar a los socios y a la cooperativa a despachar medicamentos, consiguiendo una gran agilidad para el ganadero.
En las explotaciones de porcino ofrecemos el seguimiento informático de las mismas, recabando los datos para realizar un análisis estadístico de la granja y así detectar dónde estamos y por donde debemos mejorar.
Por otro lado, a través de nuestro centro de producción TRADIPORC ofrecemos el servicio de reparto de dosis de semen porcino con finalizadores Pietrain y Duroc. El éxito es tal, que el año pasado llegamos a producir más de 100.000 dosis. Nuestros ganaderos de porcino están valorando el magnífico resultado que dan las dosis seminales, gracias a una alta fertilidad que les ayuda a producir un ganado muy apreciado por rendimiento en matadero, reduciendo así las penalizaciones.
Dentro de AVIGASE existe una sección específica de comercialización. Desde el año 2016 la cooperativa se hizo cargo de la comercialización y actualmente desarrolla actividad tanto en porcino como en vacuno. Intentamos que la gestión sea programada para poder saber de qué ganado disponemos y comercializarlo de forma estable a lo largo de todo el año, dirigiendo cada tipo de animal al mercado que más lo valora. De esta forma nuestros ganaderos tienen siempre seguridad de salida de sus animales, y evitamos los paros estacionales y de mercado que suceden todos los años. Ofrecemos anticipo a la semana del sacrificio o pago por transferencia a los cuarenta y cinco días.

¿Qué papel juega en la cooperativa la calidad y la seguridad alimentaria?
En el mercado de piensos existe una línea divisoria muy clara, y en este caso da igual que sean cooperativas o no, las que procuran ofrecer piensos baratos a toda costa y las empresas que buscan la mejor rentabilidad para sus ganaderos con el producto más adecuado a sus necesidades. AVIGASE tiene por norma la calidad. De nada sirve que lo digamos nosotros y por ello desde hace más de diez años estamos acreditados con la certificación de calidad en proceso de fabricación y trazabilidad de Alimentación Animal Certificada CESFAC.
Nuestro laboratorio propio cuenta con la tecnología NIRs para un control de materias primas y piensos inmediato. El equipo NIRs se renovó con aparatos de última tecnología en 2019 con una inversión de unos de 30.000€. Nuestro plan de control exige el rechazo de cualquier ingrediente que no cumpla los requisitos que contemplan las fichas de producto y desde hace años llevamos un control de micotoxinas y sustancias indeseables muy por encima de lo que exige la legislación.
Por otra parte, estamos renovando todo el sistema de automatización y control de fabricación que supone una inversión de 110.000€ que nos permite conocer todo el proceso de fabricación en tiempo real y evita fallos de calidad.
A esta filosofía de trabajo le llamamos calidad, palabra que todos pueden nombrar, pero muy pocos demostrar.


¿Cómo es la relación del socio con la cooperativa?
Gozamos de una comunicación muy directa con los socios. Aquéllos que comercializan sus productos con la cooperativa tienen, como es lógico, una relación más cercana e intensa en cuanto a contactos periódicos. También a través de nuestros servicios veterinarios tenemos un vehículo de comunicación diario, a través del cual palpamos las necesidades demandas e inquietudes de los ganaderos socios.
Por desgracia en este último año y debido a la pandemia, por un lado, hemos tenido que suspender las reuniones periódicas de formación que tenemos con los ganaderos que, con un gran éxito de participación, nos sirve de contacto multitudinario. Por otro lado, la última asamblea celebrada en septiembre resultó deslucida, ya que además de contar con una menor asistencia, no pudimos celebrar nuestra fiesta de hermandad en la que participaban hasta 600 personas entre socios y familiares.

¿Qué ventajas destacaría del cooperativismo para los socios?
La primera es un intangible que permanece en el tiempo, y es la conciencia de pertenencia a un grupo que tienen intereses comunes. La segunda es la transmisión de confianza que les da la cooperativa. La tercera es el acceso a servicios que de otra manera sería muy difícil tener a su disposición, especialmente los medianos y pequeños ganaderos. La cuarta los retornos sociales que hacen de la cooperativa un sistema societario que revierte sus beneficios a los propios ganaderos. Y la quinta el acceso o mejora en ayudas por la pertenencia a una cooperativa.

¿Qué aporta la cooperativa al medio rural, al entorno social y al desarrollo empresarial?
Depende, no todas aportan lo mismo. Las grandes cooperativas tan incentivadas por la administración, ayudan a la expansión de los mercados y a la exportación de sus productos, pero en muchos casos, en ese camino provocan también la desaparición de muchas estructuras que despueblan nuestros municipios. Concentran su actividad en un núcleo y desertizan lo demás.
Las cooperativas pequeñas y medianas fijan mejor la población rural, la continuidad de pequeñas explotaciones y la cercanía en el acceso a servicios e insumos. El reto es que mantengan una actividad que les haga competitivos y sostenibles.

¿Qué acciones se deberían de emprender por la administración para promocionar el cooperativismo?
La administración tiene un doble discurso por el cual cuando está en un foro cooperativo lanza su apoyo verbal al mundo cooperativo de forma entusiasta. Cuando se sale de esos foros parece que se avergüenza de lo dicho y se excusa ante los sectores que no son de los nuestros, asegurando que no harán grandes distinciones entre empresas cooperativas y las que no lo son. Los discursos no valen ya de nada. Sí de verdad creen en nuestra forma de trabajar, debe haber una distinción mucho mayor en el rango de ayudas que perciben los ganaderos, no ya a los que pertenecen a una cooperativa, que eso es fácil, sino a los que tienen su actividad principal a través de la misma. Creo que hasta ahora las diferencias son menores de lo que podrían ser.
También insistir que la administración debería publicar menos ayudas, pero mejor dirigidas a lo que de verdad interesa y de una mayor accesibilidad disminuyendo la burocracia. Luego se quejan de que el montante de ayudas no se agota en algunas partidas. ¿No se plantean que deben dirigir ese presupuesto a las que sí se agotan?

¿Es fluida la comunicación y colaboración entre cooperativas? ¿Cómo podría incrementarse?
No es todo lo fluida que debiera. Siempre es importante la relación personal entre los cuadros dirigentes porque facilita el dialogo y la posible colaboración entre ellas, pero los casos de colaboración son inferiores a los deseables.
Algunas cooperativas en su afán de crecimiento, se centran más en desprestigiar a otras cooperativas que en mejorar lo que hacen. El tamaño no lo es todo. Este problema cada vez es mayor en nuestra región ya que ese hablar mal de otras para crecer, está desprestigiando a todas y especialmente el mensaje cala entre los jóvenes agricultores y ganaderos. Para mí es uno de los grandes males del cooperativismo en Castilla y León. Muchos jóvenes no tienen la misma visión positiva de las cooperativas por culpa de los que han impuesto esa publicidad. Si alguno se da por aludido que se lo mire y cambie de política comercial.


¿Cómo sería posible incentivar una mayor participación de jóvenes y mujeres en las cooperativas?
La sucesión generacional en las explotaciones agrarias es el gran problema del campo en toda Europa. Las cooperativas podemos incentivar esto mediante una discriminación positiva hacia jóvenes y mujeres a la hora de hacerse socios, pero no creo en legislar mucho más en ese aspecto. Son los propios consejos rectores los que deben propiciar un relevo paulatino y razonable para que entren jóvenes en los órganos de gobierno, pero estoy en contra de imponer mínimos. Si hay alguno o alguna capacitado o con potencial que entre, si no, no.
Volvamos las miras a la administración creando ayudas accesibles a los jóvenes que se incorporen a la actividad agraria y mejorando estas si están en una cooperativa. La incorporación de jóvenes y mujeres debería ser facilitada entendiendo que los medios productivos que tienen sus padres deberían pasar a la siguiente generación sin tantos gravámenes fiscales y sin crear obligaciones de compra o inversión a gente que empieza.

¿Qué acciones deberíamos emprender para dar a conocer a la sociedad el cooperativismo en mayor medida?
La sociedad en general no tiene la menor idea de lo que es el mundo rural, puedo explicarlo más largo pero no más claro. Debemos fijarnos en qué ideas son de fácil venta en la sociedad urbanita y trabajar sobre ellas para mejorar nuestra imagen. Cuando hemos empleado tiempo y dinero en aclarar los argumentos negativos de las corrientes ecologistas y los disfrazados de falsos conservacionistas, lo único que hemos conseguido es que se hable más del asunto y generar más programas sobre maltrato y desastre ambiental.
Vendamos nuestra preocupación por la seguridad alimentaria, que somos los auténticos conservadores del medio ambiente y que los pueblos no se quedan desiertos gracias a nuestros agricultores y ganaderos. Debemos comunicar en positivo y ahogar con el silencio a aquellos que necesitan polémicas para colocar sus reportajes.
Si vendemos un mundo rural conservacionista, protector del medio ambiente y de nuestros pueblos y, en general del mundo rural, estamos vendiendo cooperativismo. Una gran multinacional no puede.

¿Cómo divulgar el cooperativismo en los colegios o entre los más jóvenes?
Incluyendo en el temario a impartir los conceptos del cooperativismo como una forma participativa en el que la propiedad privada se une para ser más competitivos y demás virtudes de nuestro mundo. Hay muchos temas más inútiles que están incluidos en su programa de enseñanza y les conceden muchas horas lectivas. También tener la posibilidad de abrirnos las puertas de los colegios para explicar el papel que realizamos en la sociedad y que vean de primera mano que sus alimentos vienen de dónde vienen, créanme que es necesario explicarlo porque no lo saben.

¿Qué retos tiene la cooperativa de cara a los próximos años?
Las mismas que el mundo rural, el relevo generacional, la supervivencia de las pequeñas y medianas explotaciones. La voracidad de las grandes multinacionales y el acceso a los mercados. Debemos seguir insistiendo en agruparnos para comercializar y así enfrentarnos a la demanda de grandes compradores y no utilizar la cooperativa como herramienta de juego para ir siempre al mejor postor.
Nos gustaría llegar a acuerdos de servicios en común con otras cooperativas sustentados en la seguridad del respeto mutuo. Si esa línea se consolidara podría dar lugar a alianzas mucho más importantes. El largo plazo cada vez es más impredecible y debemos estar atentos a los acontecimientos para adaptarnos a ellos rápidamente.
Para finalizar, quiero agradecer a URCACYL el trabajo tan necesario que realiza y dar la enhorabuena a su equipo técnico.