Reportajes

La Cumbre de Davos impulsa las negociaciones

29-01-2007 Cooperativas Agro-alimentarias

El pasado 27 de enero, tras la anunciada reunión ministerial e informal celebrada en Davos (Suiza), durante el encuentro anual del Foro Económico Mundial, los ministros de Comercio decidieron reanudar con prontitud, sin fijar fecha, las negociaciones de la Ronda de Doha para el Desarrollo (RDD) en Ginebra, ante la evidencia de que se encuentran ante la última oportunidad real de concluir con éxito su objetivo de los últimos cinco años, es decir, concluir la RDD en 2007 para su aplicación en 2008. "Reanudamos las negociaciones" en Ginebra, ha afirmado el director general de la OMC, Pascal Lamy, al finalizar esta reunión informal.

Las negociaciones de la RDD quedaron suspendidas en julio pasado, cuando los negociadores fueron incapaces de llegar a un acuerdo sobre la reducción de los subsidios agrícolas y los aranceles agrícolas e industriales.

En su intervención, el ministro británico y comisario de Comercio de la UE, Peter Mandelson, se refirió al capítulo agrícola, considerado el más sensible de las negociaciones, para decir que la UE se ha acercado a las posición del Grupo de los 20 (G20), países en desarrollo liderado por la India y Brasil.

El comisario de Comercio reiteró que la UE está dispuesta a conceder más de 10 puntos porcentuales adicionales a su propuesta oficial de reducir un 39% de media sus aranceles agrícolas. Según ha revelado el diario británico Financial Times, la UE estaría dispuesta a ofrecer una reducción media de hasta el 54%. El futuro de la agricultura de la UE depende, en buena parte, de la conclusión de la RDD y esta concesión tendría un impacto muy negativo.

El G20 reclama a los países desarrollados una reducción del 56% para facilitar el acceso a sus mercados. Precisamente a este porcentaje se acerca el 54% que ha publicado el rotativo británico. Esta oferta pone ahora bajo presión a EEUU, cuyos subsidios agrícolas fueron un importante obstáculo cuando la RDD fracasó en julio de 2006.

Se necesitaría algún tipo de avance entre finales de marzo y principios de abril, y “números” sobre la mesa antes de que acabe junio para lograr un acuerdo.

Francia, firme defensor de los intereses agrícolas de la UE, enfrenta elecciones presidenciales el próximo 22 de abril y no acepta una reducción adicional de los aranceles agrícolas, y sus autoridades se muestran firmes. Las fuerzas políticas francesas no desean enfrentar en las urnas al sector.

Sin París no habría acuerdo ya que el comisario de Comercio necesita el apoyo unánime de los 27 Estados miembros de la UE para alcanzar un acuerdo de comercio multilateral. Francia no va a conceder nada en esta etapa.

En junio expira la autorización que el Congreso de EEUU da a la Casa Blanca para que negocie un acuerdo comercial multilateral sin tener que someterse al proceso de enmiendas. El presidente de EEUU, George BushH, tiene ahora la dificultad adicional de tener un Congreso de mayoría demócrata que podría rechazar su petición para renovar esta autorización, lo que supondría, según los analistas, un retraso de años para la RDD.

Las posibilidades de concluir la RDD en 2007, para su aplicación en 2008, como se había acordado en la Conferencia Ministerial celebrada en Hong Kong, son ínfimas y, si se pierde esta oportunidad, la conclusión de la RDD podría posponerse hasta al menos 2009, después de las elecciones presidenciales de EEUU que tendrán lugar en noviembre de 2008.

Los negociadores confían en que, si logran delinear un acuerdo pronto, el Congreso de EEUU dejaría de lado las diferencias partidistas para garantizar la extensión de esos poderes. Sin ellos, la negociación es imposible.

El tiempo se agota y, si se llega a un acuerdo, aún harán falta un mínimo de seis meses para cerrar los flecos técnicos y legales.

Los analistas confían en que la postura francesa se flexibilizará después de los comicios de abril pero, de ser así, el margen sería muy estrecho para que la Casa Blanca pudiera hacer uso de la TPA.

La Presidencia<