Reportajes

La OMC confirma la reanudación de las negociaciones

14-02-2007 Cooperativas Agro-alimentarias

No obstante, el acuerdo no parece posible si Estados Unidos no rebaja los subsidios a sus agricultores, mientras los Países miembro piden firmeza a la Comisión Europea.

Tras la reunión ministerial e informal celebrada en Davos (Suiza) el pasado 27 de enero, paralela al encuentro anual del Foro Económico Mundial, los ministros de Comercio decidieron reanudar con prontitud las negociaciones de la Ronda de Doha, suspendida indefinidamente el pasado 27 de julio cuando los principales negociadores fueron incapaces de llegar a un acuerdo sobre la reducción de los subsidios agrícolas y los aranceles agrícolas e industriales.

Después de que los ministros de Comercio dieran luz verde a las negociaciones, éstos se reunieron el pasado 7 de febrero en Ginebra (Suiza) para subrayar su disponibilidad para entrar de lleno en las negociaciones que asimismo el Director General de la OMC consideró reanudadas. El nuevo método de negociación consistirá en progresar de forma similar en todos los asuntos y no solamente en agricultura y acceso al mercado de los productos industriales como hasta ahora.

Por otro lado, este fin de semana los ministros de Comercio de EEUU, Alemania, Francia, Italia, Reino Unido, Japón y Canadá, los países más industrializados del mundo, lanzaron desde Essen (Alemania) un mensaje de apoyo a la reanudación de la Ronda en un comunicado adoptado el 10 de febrero, al final de la reunión del G7. La nota pesimista (optimista para la agricultura de la UE) la dio el ministro francés de Economía al reiterar que Francia no aceptaría nuevas concesiones agrícolas.

Francia, firme defensor de los intereses agrícolas de la UE, enfrenta elecciones presidenciales el próximo 22 de abril y no acepta una reducción adicional de los aranceles agrícolas, y sus autoridades se muestran firmes. Francia ha puesto en marcha toda su diplomacia para mostrar al comisario de Comercio de la UE sus límites. Las fuerzas políticas francesas no desean enfrentar en las urnas al sector aunque los analistas confían en que la postura francesa se flexibilizará después de los comicios de abril.

El pasado 12 de enero el Presidente de EEUU, en un comunicado, ha prometido impulsar las negociaciones al tiempo que ha intensificado la presión para que el Congreso, dominado por los demócratas, renueve la autorización (TPA, en inglés) otorgada a la Casa Blanca para negociar un acuerdo comercial multilateral sin tener que ser sometido al proceso de enmiendas. La TPA, que expira en julio de 2007, o Fast Track (Vía Rápida) como también se conoce, exige al Congreso que vote los acuerdos comerciales durante los 90 días posteriores a la presentación de un proyecto de acuerdo por parte del Gobierno.

El 12 de enero también, durante el Consejo de Ministros de Exteriores, Francia, que ya en su momento consideró excesiva la oferta agrícola inicial de octubre 2005, ha solicitado a la Comisión Europea, que negocia en nombre de los 27 Estados miembros de la UE, que no haga más concesiones agrícolas hasta que obtenga compromisos equivalentes de los demás miembros de la OMC. Los ministros de Exteriores de la UE analizaron la marcha de las reanudadas negociaciones de la Ronda de Doha, después del análisis realizado por los ministros de Comercio en una cena informal celebrada en Bruselas.

Según ha trascendido, el comisario de Comercio de la UE estaría dispuesto a conceder más de 10 puntos porcentuales adicionales a su propuesta oficial de reducir un 39% de media sus aranceles agrícolas. El futuro de la agricultura de la UE depende, en buena parte, de la conclusión de la Ronda y esta concesión tendría un impacto muy negativo.

Por otro lado, el Departamento de Agricultura de EEUU (USDA) ha revelado las propuestas para la Ley agrícola 2007 (Farm Bill). La Comisión Europea ha hecho una primera valoración de estas propuestas, pendientes todavía de ser aprobadas por el Congreso de EEUU, que considera modestas y asimismo pide una reforma más ambiciosa. El incremento de<