Reportajes

La reunión del G4 concluye en Bruselas sin sorpresas

21-05-2007 Cooperativas Agro-alimentarias

El G4 ha previsto dos reuniones preparatorias más de cara a la ministerial, cuya agenda todavía está abierta y que podría celebrarse entre el 19 y el 22 de junio en algún lugar de Europa aún por determinar.


La reunión ministerial a puerta cerrada del denominado e influyente Grupo de los Cuatro (G4), constituido por EEUU, la UE, Brasil y la India, concluyó el pasado 18 de mayo en Bruselas como se esperaba, sin resultados tangibles. Las discusiones tuvieron lugar en el castillo belga de Val Duchesse (Bruselas), un lugar prácticamente inaccesible para la prensa, y en las mismas se trataron los temas clave de la denominada Ronda de Doha para el Desarrollo de la OMC, aunque el dossier agrícola dominó la reunión recién concluida en Bruselas.

El G4 difundió una declaración conjunta en la que los representantes del G4 se refirieron a dos días de intenso diálogo para avanzar en la Ronda y a reuniones productivas que incluyeron discusiones en todas las áreas de la negociación.

La UE habría empezado a aumentar la presión sobre los aranceles industriales para preparar el terreno, en caso de que una apertura en las negociaciones conllevase la aparición de los NAMA en la mesa de negociaciones. En este sentido, la Comisaria de Agricultura y Desarrollo Rural, Mariann Fischer Boel, y el Comisario de Comercio de la UE, Peter Mandelson, insistieron, ante sus homólogos del G4, en que la Ronda de Doha no es una negociación centrada en materia agrícola y que de ella también forma parte el acceso a los mercados para bienes no agrícolas (NAMA).

La reunión de Bruselas, que comenzó un día después de que los ministros mantuvieran un encuentro mini-ministerial en París al margen del encuentro anual de OCDE, forma parte de una serie de encuentros a nivel ministerial que el G4 acordó celebrar en marzo en la India. Se han previsto dos reuniones preparatorias más, aunque de momento no hay una fecha ni un lugar precisos, de cara a la ministerial, cuya agenda todavía está abierta y que podría celebrarse entre el 19 y el 22 de junio en algún lugar de la UE aún por determinar. Sin embargo, la reunión prevista para el 10 de junio en Londres ha sido anulada.

El G4 negocia contrarreloj, para evitar el fracaso de la Ronda lanzada en noviembre de 2001 en la capital de Qatar, poco después de los ataques del 11 de septiembre de 2001 contra EEUU, que fue suspendida en 2006 debido a un bloqueo total del crucial dossier de la apertura de los intercambios agrícolas.

El objetivo sigue siendo concluir la Ronda de Doha en 2007 y, en este sentido, el Director General de la OMC, Pascal Lamy, aseguró en París, en el encuentro anual de la OCDE que, si en 2007 no se logra un acuerdo, el fracaso de las negociaciones de la Ronda de Doha tendrá un impacto duradero en la credibilidad de sistema mundial de intercambios comerciales.

De hecho, a finales de junio expira el mandato otorgado por el Congreso estadounidense al Presidente, George Bush, para negociar acuerdos comerciales que después deberán ser ratificados en bloque.

El proceso de negociación en agricultura es real, aunque todavía no se ha llegado a la última fase que permitiría hablar de cifras, según una fuente. Las diferencias de posiciones serían todavía importantes pero muy definidas.

En cuanto al acceso al mercado, el trabajo habría madurado bastante sobre las fórmulas que permitirían delimitar las cuotas arancelarias. En cambio, los negociadores estarían todavía lejos de alcanzar un acuerdo sobre el porcentaje de productos sensibles.

La UE propone un 8%, pero EEUU no está dispuesto a aceptar más de un 1 ó un 2%. Mientras tanto, el Presidente del Comité de Agricultura de la OMC, Crawford Falconer, propone un 5%.

En cuanto al apoyo interno, éste quedaría supeditado a una nueva oferta de EEUU, muy reticente a comprometerse hasta que no se aclaren las reglas por las que se regirá el acceso al mercado.