Reportajes

Otra semana de debate sobre los estudios de la granja a la mesa en Bruselas termina con... la necesidad de más estudios!

27-01-2022 COPA-COGECA

Jean-Pierre Fleury. Presidente del GT Carne de Vacuno COPA-COGECA

Esta semana, de nuevo, las noticias agrícolas europeas han girado en parte en torno a la cuestión de los estudios sobre el impacto de la estrategia Farm to Fork, ya sea la audiencia con Julien Denormandie en el Parlamento Europeo o la publicación académica oficial de los dos estudios de la Universidad de Wageningen, uno de los cuales, dedicado a los impactos en el sector ganadero, fue encargado por los miembros de la European Livestock Voice.

Sin embargo, el acontecimiento más significativo de la semana fue el debate organizado en el Parlamento Europeo el martes sobre el tema. Si tuviera que elegir una declaración para resumir, fuera del debate de dos horas, mantendría la conclusión del presidente de la comisión de agricultura, Norbert Lins, "Los estudios que ya están sobre la mesa aportan diferentes puntos de vista, lo cual es útil, pero necesitamos un estudio (s) de impacto (ndlr. de la ComisiónEuropea)".

Así que necesitamos más estudios. Sí, eso es innegable. Estoy de acuerdo con los numerosos diputados al Parlamento Europeo que han hablado en esta dirección. Incluso añadiría un amplio estudio público europeo. Pero esta no es la dirección que se está tomando actualmente. La Comisión, a través de su representante para la agricultura, el Comisario Wojciechowski, ya anunció hace unos meses -quizás de forma despreocupada- que no habría un estudio global sobre el impacto de los objetivos propuestos en el Pacto Verde, sino una serie de estudios sobre los diferentes objetivos. Sin embargo, una de las lecciones de los estudios de Wageningen es que estos diferentes objetivos tienen efectos acumulativos y combinados. ¡Los estudios de impacto en cada una de las propuestas legislativas no darán ninguna idea de lo que realmente sucederá mañana en nuestros establos, en contenedores importados, en nuestras cuentas financieras agrícolas y el precio que la gente ve en el estante! Por otro lado, es difícil escuchar de la Comisión que la realización de un estudio de este tipo no será factible. Si puede poner objetivos políticos de esta magnitud, ¡debería poder evaluar su impacto! Esto es tan simple como eso.

También noté que el tiempo necesario para la ciencia no necesariamente se alinea con el tiempo necesario para la comunicación o la política. Un estudio llevaría más tiempo, mientras que sabemos que este año la Comisión ya presentará 24 de las 28 traducciones legislativas de la comunicación «De la granja a la mesa». Sin ser un adivino, todavía puedo predecir que en unos meses nos encontraremos en la misma situación que el pasado mes de octubre, cuando la UE votó sobre la comunicación inicial de la granja a la mesa; el Parlamento y el Consejo tendrán que adoptar una posición, sin tener un estudio global que hemos estado pidiendo durante más de un año. ¿Reaccionarán el Parlamento y el Consejo en este momento o aceptarán al mismo tiempo las presiones de la Comisión?

En el debate del martes, algunos eurodiputados verdes también utilizaron el argumento de que estos estudios fueron financiados por "grupos de presión". Este es un argumento conveniente para ignorar los estudios, pero es un poco miope. Por un lado, se puede leer de esta observación que la independencia de los científicos se pone en tela de juicio. Pero, además, simplemente o tal vez intencionalmente omite intencionalmente la pregunta central: ¿por qué decidimos pedir este estudio en primer lugar? ¡Porque la Comisión ni su centro de investigación publicaron ninguna publicación sobre su política emblemática! Se han fijado objetivos políticos, sin una explicación de la base de los mismos ni un examen de las consecuencias. ¿Deberíamos entonces simplemente sentarnos y esperar?

Por último, este debate me ha parecido interesante por los puntos ciegos que plantea. Algunos diputados al Parlamento Europeo han señalado acertadamente que la cuestión de los cambios en la dieta o la lucha contra el desperdicio de alimentos debe considerarse y que esto no se había previsto en estudios como el estudio de Wageningen. Este es un hecho y hay que trabajar, en particular por parte de la Comisión, a este respecto. Pero, como ganadero, me gustaría que este argumento se aplicara a todos los objetivos e iniciativas que se están acumulando en el Pacto Verde, ya sean las iniciativas de metano, suelo o biodiversidad. Una vez más, como agricultor, no necesito ser un lector de mentes para saber que también tendrán impactos muy significativos.

Con mis colegas del sector ganadero, al igual que los diputados al Parlamento Europeo el martes, ahora estamos esperando las propuestas concretas de la Comisión. Si hemos sido muy vocales sobre los objetivos globales hasta ahora, en los próximos meses entraremos en el núcleo de esta discusión de la granja a la mesa. Tendremos que hablar (finalmente) de las soluciones, las opciones agronómicas y tecnológicas y las medidas concretas a tomar. Estamos esperando el comienzo de lo que es, para mí, una nueva secuencia de Farm to Fork. Si tenemos desacuerdos y dudas sobre este enfoque basado en objetivos, por un lado, estamos convencidos de que hay que hacer cambios en la ganadería y en la agricultura en general. Debemos desempeñar nuestro papel en estos cambios, y participaremos activamente en estos debates y trataremos de aportar nuestras respuestas, las del terreno, a este debate clave.