Noticias

500 profesionales de la distribución y restauración, alumnos aventajados de las Jornadas de Formación de INTEROVIC

29-07-2021 INTEROVIC

La Interprofesional de la Carne de Ovino y Caprino, INTEROVIC, encargada de dar a conocer la versatilidad de sus productos. El potencial de los diferentes cortes del ovino y del caprino, tema central de las clases magistrales. Una gama de posibilidades culinarias al alcance de los profesionales que buscan excelencia, sostenibilidad y calidad.

Las carnes de lechal, cordero y cabrito son un pilar para los establecimientos que quieren construir una propuesta sobresaliente, a todos los niveles, para sus clientes. Tanto si hablamos de hostelería, restauración y catering, como si nos referimos a la distribución comercial en sus diferentes tipos. Los trabajadores que, día a día, son responsables del contacto directo con los consumidores son el grupo de trabajo con el que se han desarrollado las diferentes jornadas formativas organizadas por la Organización Interprofesional del Ovino y Caprino. El programa europeo “Carne de Lechal, Cordero y Cabrito, Sabrosa y Sostenible. Elige Origen Europeo”, que está implementando INTEROVIC, dedica un importante esfuerzo a consolidar la percepción que tienen los profesionales sobre estas carnes y dar a conocer los aspectos sostenibles de esta ganadería.

Beneficios globales del conocimiento
A lo largo de las diferentes clases magistrales, los asistentes tienen la oportunidad de redescubrir el potencial organoléptico del ovino y caprino en toda su extensión. Para ello, se lleva a cabo una presentación de los principales cortes y elaboraciones que se pueden encontrar a disposición de los alumnos. De la mano de profesionales consolidados, adquieren consejos y recomendaciones para sacarles el máximo partido, acertando con las técnicas y los acompañamientos más adecuados. De esta forma, se fomenta la diversificación de las ofertas que se trasladan a los comensales o a los compradores, una oferta actualizada y variada, que contribuye a la reducción del desperdicio alimentario por el mayor aprovechamiento de la producción.

Durante las ocho jornadas, repartidas en diversos puntos de la geografía española, cerca de 500 participantes han tenido la oportunidad de ser testigos directos de las formaciones impartidas por profesionales con una trayectoria consolidada y una experiencia lista para compartir con los presentes. Por un lado, los conocimientos sobre las técnicas de utilización en carnicería del ovino y caprino han sido trasladados por Daniel Herrero, que, entre otras cosas, ha sido el encargado de participar por España en diferentes certámenes a nivel internacional del ramo. Gracias a su intervención, conceptos como filetes finos de pierna, tournedó, churrasco o churrasquitos ya no guardan secretos para los alumnos.

Además de guiarles por las diferentes posibilidades que pone a su disposición el sector del ovino y del caprino, las jornadas han incluido formación sobre sus diferentes aplicaciones gastronómicas. Para ello, han contado con cocineros de renombre como Javier Robles, experto en ovino y caprino, responsable de proyectos de I+D gastronómicos de aprovechamiento de estas carnes en todos sus formatos, y Miguel Ángel de la Cruz, con una estrella Michelin por su restaurante La Botica de Matapozuelos, en Valladolid, poseedor de una consolidada experiencia en la implementación gastronómica de estas carnes. Ellos son los responsables de trasladar las aplicaciones gastronómicas de los productos ovinos y caprinos, recetas que pueden ir tanto para la alta gastronomía como para los bares y tabernas como el Paquito de cordero.

Cerca de medio millar de alumnos de hostelería y carnicería han tenido la oportunidad de conocer, guiados por expertos con una dilatada experiencia en sus respectivas áreas, hasta dónde se puede llegar con el ovino y caprino en toda su extensión. Bien tratados y elegidos, la amplia gama de cortes del lechal, cordero y cabrito representa un recurso excelente a todos los niveles. Aquellos que quieran fidelizar a sus compradores o clientes en la sala, las tienen a su disposición y, con ellas, todos sus beneficios organolépticos, saludables, sostenibles y sociales.