Noticias

Las indemnizaciones de 2021 del seguro a los viticultores se elevan hasta una cifra histórica: 83,5 millones de euros

14-12-2021 Agroseguro

Es la cifra más elevada en el seguro de uva de vino en los 42 años de historia del sistema español de seguros agrarios. Las heladas primaverales y las fuertes tormentas de pedrisco en los días previos a la vendimia, principales responsables de los daños. El plazo para asegurar la próxima cosecha de uva de vino con protección contra las heladas finaliza el próximo 20 de diciembre.

Las indemnizaciones abonadas por Agroseguro a los viticultores asegurados por los siniestros registrados en 2021 se han elevado a 83,5 millones de euros (un 87% más que en la cosecha anterior), con más de 191.000 hectáreas siniestradas. Es la cifra más alta de daños en el seguro de uva de vino en los 42 años de historia del sistema español de seguros agrarios.

Este aumento de las indemnizaciones a los productores de uva de vino se corresponde con un incremento de los fenómenos meteorológicos adversos y graves sufridos por el viñedo desde la llegada de la primavera. A las heladas registradas entre los días 13 y 18 de abril en nueve comunidades autónomas –entre ellas, todas las principales zonas productoras– hay que sumar los pedriscos muy tempranos, que causaron la rotura de brotes y hojas incipientes en las plantaciones más adelantadas de Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y Extremadura. Además, con la llegada de la primavera y el desarrollo del viñedo se pudieron percibir los daños concretos causados por las nevadas y heladas de la borrasca Filomena, observándose pérdidas de producción importantes.

Desde el último fin de semana de mayo, y durante todo el verano, la actividad tormentosa ha sido constante, dejándose sentir con especial virulencia durante el mes de agosto, cuando los viñedos de Aragón, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y Extremadura sufrieron las consecuencias del pedrisco a pocos días de iniciarse la vendimia y con la uva muy adelantada en su desarrollo respecto a su ciclo habitual.

Por último, y tras cinco meses (abril-agosto) de alta siniestralidad, la doble DANA registrada en septiembre perjudicó a explotaciones de producción tardía de Aragón, Castilla-La Mancha, Cataluña, Comunidad Valenciana, Extremadura, La Rioja y Navarra, elevando las cifras de daños e indemnizaciones hasta registros históricos.

Por comunidades autónomas, los viticultores asegurados de Castilla-La Mancha han recibido indemnizaciones que suman 38,3 millones de euros, con especial incidencia en las provincias de Cuenca (con 16,6 millones), Ciudad Real (8,7 millones) y Albacete (7,2 millones), que junto a La Rioja (8,9 millones) son las cuatro provincias españolas con mayores indemnizaciones.

El resto de las indemnizaciones se reparten entre viticultores asegurados de Castilla y León (9,7 millones), Aragón (6,2 millones, con 5,7 millones abonados a productores de Zaragoza), Extremadura (5,9 millones, prácticamente en su totalidad en Badajoz), País Vasco (4,3 millones, mayoritariamente Álava), Comunidad Valenciana (3 millones, principalmente en Valencia), Cataluña (2,5 millones) y Navarra (2,4 millones). El resto, hasta completar el total, se reparte entre agricultores asegurados en Andalucía, Baleares, Canarias, Galicia, Madrid y Murcia.

El periodo para suscribir el seguro agrario de uva de vino con protección frente a las heladas, finaliza el próximo 20 de diciembre.

Agroseguro
El sistema español de Seguros Agrarios Combinados ofrece cobertura al sector agrario frente a los daños causados en las producciones agrícolas y ganaderas por siniestros de diversa naturaleza. Las condiciones climáticas extremas y cambiantes y los perjudiciales efectos que tienen en las cosechas ponen de manifiesto la conveniencia de proteger las explotaciones con un seguro agrario que permita hacer frente a estas situaciones.

Desde Cooperativas Agro-alimentarias de España recordamos a los agricultores y ganaderos la conveniencia de contar con un Seguro Agrario para sus explotaciones, ante las extremas y muy variables condiciones meteorológicas que se están produciendo y sus perjudiciales efectos. Hoy por hoy, el seguro agrario es el mejor instrumento para proteger los diferentes tipos de explotaciones y no jugarse el futuro.