Noticias

Creada una Red de alerta rápida para los piensos

13-10-2008 Cooperativas Agro-alimentarias

El Consejo de Ministros aprobó la pasada semana un Real Decreto por el que se establece y regula una Red de alerta rápida entre las autoridades competentes para los piensos y un plan de emergencia en la alimentación animal.

El sistema de red de alerta rápida permitirá una comunicación ágil y eficaz de los riesgos alimentarios que puedan afectar a los piensos, y en consecuencia a la sanidad animal, la salud humana y el medio ambiente. Dicha comunicación se realizará por parte de las autoridades competentes a través de la aplicación informática SILUM que se encuentra en la página Web del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino.

La nueva regulación permitirá una mayor armonización de la información que actualmente se está transmitiendo entre las autoridades competentes en materia de alimentación animal.

Conforme la nueva normativa, las autoridades competentes en la materia deberán transmitir entre otros datos, la información que permita identificar el pienso, así como una descripción del riesgo y los resultados de toda prueba o análisis y sus conclusiones, que permita evaluar su importancia, y, según lo que proceda, el carácter y la duración de las medidas administrativas de reacción adoptadas.

También se comunicará la información que se posea sobre las cadenas de comercialización y sobre la distribución del pienso, en particular, en las comunidades autónomas y los países de destino y origen y toda la información pertinente que, en su caso, se haya podido obtener del tenedor, productor o distribuidor del pienso.

El Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Rural y Marino coordinará la red y será punto de contacto de la misma con la Red de Alerta Rápida para los Alimentos y Piensos de la UE (RASFF) en el ámbito de la alimentación animal.

El Real Decreto aprobado también incluye la elaboración de un plan de emergencia cuya finalidad es la de establecer, con carácter previo, protocolos de actuación que orientarán a las autoridades competentes involucradas para actuar ante la presencia de un factor de peligro que pueda suponer un riesgo para la cadena alimentaria ocasionado por productos destinados a la alimentación animal.