Noticias

La Comisión Europea no trata de la seguridad alimentaria en el Libro Blanco sobre cambio climático

02-04-2009 COPA-COGECA

Tras la publicación hoy del Libro Blanco sobre el cambio climático por la Comisión Europea, el Copa y la Cogeca están preocupados porque en él no se aborden algunas cuestiones clave sobre este tan importante reto.

Pekka Pesonen, secretario general del Copa-Cogeca ha declarado a este respecto que “la agricultura es el sector más afectado por el cambio climático. Las condiciones climáticas locales son cruciales para nuestro trabajo, pero escapan de nuestro control. Si bien el Libro Blanco hace hincapié con toda razón en algunas de las amenazas que se ciernen sobre la producción
alimentaria de la UE – tales como mayores pérdidas de cosechas, mayor riesgo de enfermedades de plantas y animales y menor disponibilidad de agua-, no obstante, no reconoce las implicaciones del cambio climático en la producción alimentaria.”

El Secretario general ha seguido explicando que “el cambio climático está sometiendo a riesgo nuestra producción alimenticia. Por consiguiente, necesitamos un enfoque estratégico para mantener la producción alimenticia sostenible en la UE a precios razonables, en el marco de la PAC. Necesitamos medidas que garanticen la seguridad alimentaria, que mejoren aún más la
eficiencia de nuestras producciones, mientras al mismo tiempo preservan el medio ambiente. Las intenciones de este Libro Blanco son loables. Ahora bien, no se puede dar una respuesta completa al cambio climático sólo desde una política ambiental. Mejorar sin más la calidad de vida en las zonas r rales no va a desembocar necesariamente en una mayor capacidad de resistencia de la agricultura al cambio climático.”

El Secretario general ha criticado igualmente el hecho que el Libro Blanco no reconozca la contribución positiva que aporta la agricultura manteniendo los ecosistemas, por ejemplo, utilizando la capacidad de almacenamiento de agua de la biomasa y de los suelos agrícolas, así como facilitando la recarga de los acuíferos más rápidamente que otros usos del suelo. También ha lamentado que no se haya dado un papel más destacado al documento de trabajo sobre
agricultura, que acompaña el Libro Blanco.