Noticias

Las heladas y la falta de lluvias azotan los campos de España, según los informes técnicos de Cooperativas Agro-alimentarias

08-02-2012 Cooperativas Agro-alimentarias

La valoración de Cooperativas Agro-alimentarias de España sobre la situación del campo, en relación con las últimas heladas y las escasas lluvias que se están produciendo este otoño e invierno en la mayoría del territorio español, no es muy halagüeña. La falta de lluvias está dibujando un panorama desolador en los secanos y pastos, y además está provocando que los agricultores de regadío cambien sus planes y se decanten por el cereal en próximas siembras frente a maíces, arroces y hortícolas ante la previsión de que escaseen los recursos hídricos.

Con este panorama, si el invierno continúa tan seco, se plantean grandes dudas tanto para los agricultores de secano como para los de regadío en los próximos meses.

SITUACIÓN POR COMUNIDADES AUTÓNOMAS
Según los informes técnicos recibidos desde las Federaciones regionales integradas en Cooperativas Agro-alimentarias, la situación no varía mucho entre unas Comunidades y otras, ya que la falta de lluvias es el factor que más está afectando a los cultivos propios de cada zona. Destacan los descensos que pueden registrarse en las producciones de forrajes, pastos, maíz, arroz y cereales, en general.

GALICIA:
Lo que realmente preocupa es la falta de lluvia. De seguir así se estima que los ganaderos podrían tener una merma de hasta un 30% de producción en silo de hierba.
Respecto a la heladas, su incidencia apenas ha causado daños relevantes ya que los productos de huerta en esta zona aún no se encuentran en producción y el resto ha sufrido los daños habituales para la época.

CASTILLA y LEÓN:
La situación en Castilla y León sigue agravándose con el paso del tiempo y comienza a ser muy preocupante la falta de lluvias. No hay ninguna humedad acumulada y si no llueve pronto y lo suficiente, cuando los cultivos principales despierten de la parada vegetativa por el cercano incremento de las temperaturas, la situación será catastrófica.
Las heladas no han afectado a las producciones, aunque pueden darse casos puntuales que aún es pronto para comprobar.

ARAGÓN:
Si se mantienen las actuales condiciones hídricas en los embalses del Pirineo, se producirá un grave impacto en la cosecha de forrajes. Al ser un cultivo que se recolecta en varias veces a lo largo de la campaña, es posible que el suministro de agua pudiera permitir la realización de un primer corte de alfalfa, dos a lo sumo, en algunas zonas en mejores condiciones, pero no es temerario estimar una pérdida de cosecha que podría rondar el 60% de merma.

En cuanto a los cultivos de maíz y arroz, es complicado realizar una estimación de la perspectiva de siembra y el impacto de la sequía. Dado que muchos agricultores han optado por incrementar de forma muy sustancial sus siembras de cereal de invierno, su primera prioridad será asegurarse de que estos cultivos lleguen a final de ciclo. Posteriormente, con el suministro de agua de que dispongan, unos agricultores dedicarán ese suministro disponible a garantizarse una cierta producción en sus siembras de forrajes para deshidratación, mientras que otros optarán por sembrar, en la medida de lo posible, cultivos de primavera (maíz, arroz y girasol). Con una disponibilidad de reservas hídricas como la actual, se hace complicado pensar que las siembras de maíz y arroz en las zonas afectadas pueda ser superior al 20% de la superficie dedicada a estos cultivos en la actual campaña 2011/2012.

Esta situación se plantea complicada para las dos cooperativas de arroz de 2º grado, que agrupan a las cooperativas arroceras de Aragón y Navarra, que pueden verse obligadas a comprar arroz a tercernos no socios para mantener sus mercados y su estructura de costes.

Las viñas ya arrastraban unas condiciones pésimas tras la sequía del pasado año, que se está viendo agravada por la actual escasez de lluvias. Si no llueve en primavera la cosecha sufrirá una importante merma. La sequía está afectando también a los frutos secos, en algunas zonas se han secado los árboles.

En cuanto a la ganaderia, las zonas de pastoreo del ganado extensivo son las más perjudicadas, y se está recurriendo a la suplementación con pienso en granja y corrales.


CATALUÑA:
El Baix Llobregat está perdiendo el 80% de la cosecha de hortalizas y cada día aumentan las pérdidas en el Maresme, el Garraf, el Baix Camp, la Selva y el Vallès Oriental. La sequía también está afectando al sector de planta ornamental, con daños en comarcas de Maresme, Vallès Oriental y Occidental, Barcelonès y Baix Llobregat.

La Federación catalana, FCAC, estima que pueden calcularse unas pérdidas de 8 millones de euros (80 ha.) en cultivos de exterior y de un millón de euros (13 ha.) en los cultivos protegidos. Además, en el sector ganadero, principalmente porcino, ovino y aviar, los gastos suben cada día por el consumo extra de calefacción y alimentación.

NAVARRA:
Las heladas siguen afectando a los cultivos de hortalizas de invierno y la falta de lluvias está siendo, de momento, una circunstancia muy negativa para el cereal.

VALENCIA:
En los Cítricos, las heladas han sido el colofón para una campaña nefasta y están dañando las producciones pendientes de recolectar (Ortanique, Nadorcott, Lane-late y Valencia–late).
El resto de frutales también se han visto afectados, debido a que estaban bastante avanzados por las altas temperaturas de casi todo el mes de enero (inlcuso ya con flor).

MURCIA:
En la zona de Lorca y Campo de Cartagena las heladas han sido suaves, provocando afecciones en lechugas y alcachofas. Estas afecciones hacen que estos cultivos al final tengan como destino la industria. En la zona del noroeste, las afecciones han sido más severas, sobre todo con los cultivos de alcachofa.
Con respecto a los frutales, las últimas heladas nocturnas han podido influir en las variedades extratempranas, pero aún no se conoce el alcance. Para el resto de variedades tempranas, de media estación y tardías, el frío ha venido bien, ya que eran necesarias horas frío en estos cultivos.
En cuanto a las lluvias, las reservas hídricas siguen siendo positivas, aunque de continuar este invierno tan seco, a medio plazo se empezará a notar en los cultivos.

ISLAS BALEARES:
Las heladas han venido bien, porque los almendros aún no habían florecido y estaban faltos de horas frío; no han afectado a cítricos y olivar, incluso puede que permitan ahorrar tratamientos contra plagas. Sin embargo, la falta de lluvias sí está afectando a la viña, ya que este año ha llovido un 40% menos que los últimos 5 años, y escasea el forraje. En Menorca, concretamente, las heladas no han afectado, pero los fuertes vientos están empezando a cubrir de sal el cereal y otras producciones.

EXTREMADURA:
Continúa la tónica en Extremadura, mirando al cielo para ver si llueve. Por sectores, los ganaderos son los que realmente están sufriendo la sequía, la falta de lluvia durante el otoño y las continuas heladas no están permitiendo que se regenere la hierba; esto está provocando que los ganaderos tengan que suplementar con pienso la alimentación del ganado, suponiendo un coste añadido que está perjudicando gravemente al sector.
Con respecto a los cereales, aunque todavía no hay daños patentes, necesitan que llueva con urgencia para que el suelo capte las reservas hídricas necesarias para que la planta pueda desarrollar el ciclo vegetativo de forma optima. Dentro de los cereales las siembras más afectadas son las tardías, que han nacido mal debido a la escasez de reserva hídrica que tenía el suelo.
Las heladas y la ola de frío afectará muy negativamente a cultivos frutícolas como el melocotón y la nectarina, y a cereales como la cebada y la avena. En el actual invierno se han superado las 2.000 horas de frío, cuando lo ideal es la horquilla entre las 700 y las 800 horas anuales.

CASTILLA-LA MANCHA:
La falta de agua es lo que más preocupa, aunque no hay incidencias por daños. Con respecto a las heladas, de momento tampoco hay daños, pero esta semana será crucial.

ANDALUCÍA:
La incidencia de las heladas es muy desigual por zonas y cultivos, más afectadas las zonas de interior y al norte. En cuanto a cultivos, los más afectados han sido los frutales extra-tempranos y los hortícolas, aunque si sigue sin llover y con altas temperaturas al mediodía el resto -cereales, leguminosas, etc- se verán afectados.
En las dehesas la situación empeora al no haber agua.