Noticias

La adversa climatología no da tregua al agro español

13-08-2012 Cooperativas Agro-alimentarias

El actual año agrícola se está caracterizando por diversas situaciones adversas que están provocando daños en el sector agrario, principalmente la falta de lluvias desde el mes de octubre, las bajas temperaturas del mes de febrero, los pedriscos de mayo, junio y julio, los incendios, etc.

Según datos de la Agencia Estatal de Meteorología la precipitación media nacional ha sido un 35% inferior a lo normal de este periodo. Esta situación ha afectado particularmente a la ganadería en régimen extensivo, ya que la ausencia de lluvia ha impedido el normal desarrollo de los pastos y cultivos herbáceos que constituyen la base de su alimentación, teniendo que recurrir a la compra de alimentos sustitutivos, piensos, paja y forrajes, y, en determinadas zonas, al transporte de agua para el ganado.

Además de los mencionados factores, se ha producido un incremento significativo del precio de los forrajes y de la paja, lo que agrava la situación y extiende sus efectos incluso a las regiones que han acusado un menor déficit de precipitaciones.

Asimismo en el mes de febrero, las bajas temperaturas persistentes durante varios días consecutivos provocaron graves daños por heladas en diversos cultivos agrícolas: cítricos, frutales, hortalizas, berries, tropicales... Las heladas fueron generalizadas en todo el territorio nacional, si bien su incidencia sobre los cultivos afectó de un modo especial al área mediterránea.

Ya en los meses mayo, junio y julio, el pedrisco hizo acto de presencia de forma brutal y con consecuencias muy graves en cultivos tales como frutales, maíz y trigo. Y por último, de nuevo, la sequía que sigue presente, ha contribuido a un repunte de los incendios.

Según los datos de los servicios técnicos de Cooperativas Agro-alimentarias de España, estos son los datos más significativos de la situación en el agro español actualmente:

- Pedrisco
Está afectando básicamente a cultivos radicados en Cataluña y Aragón, aunque los episodios se repiten en toda la geografía española, de hecho es uno de los riesgos climatológicos con más siniestros en la serie histórica del seguro agrario.

Cataluña y Aragón, están siendo las regiones más castigadas con tres episodios, los días 5 y 27 de julio y el reciente 5 de agosto. Las superficies afectadas están todavía en fase de valoración por los peritos de AGROSEGURO y el personal técnico de Cooperativas y de la Generalidad de Cataluña, pero el número de hectáreas es considerable, aunque es pronto para cerrar un cifra final, se habla de más de 28.000 has.

Según datos de AGROSEGURO el pedrisco ha dañado unas 16.000 has de cultivos asegurados, de las cuales 13.000 has. están ubicadas en Cataluña y otras 3.000 has. en Aragón.

Los cultivos con daño son principalmente fruta dulce de hueso y pepita, trigo, cebada, maíz, almendra y alfalfa.

Lérida es la provincia catalana más afectada, comarcas de Urgell, Segriá, Noguera y Garrigues. En Huesca los daños también son importantes.

En una primera estimación AGROSEGURO comenta que se pueden sobrepasar los 25 millones de euros en indemnizaciones.

El presidente de la Generalitat de Catalunya, Artur Mas, se ha comprometido a adoptar medidas extraordinarias: créditos blandos con bonificación de intereses, fondos para renovación varietal, rebajas en IRPF, etc.

Un efecto colateral de estos pedriscos es la contratación de temporeros. La Federación de Cooperativas Agrarias de Cataluña, FCAC, está muy preocupada porque las granizadas dejarán en la calle al menos a 1.500 temporeros.

Estas catástrofes climáticas tienen un efecto directo en la contratación de personal y en la duración de los contratos de los jornaleros que conserven su empleo, que probablemente se verá reducida en varias semanas.

Del mismo modo, algunas de las cooperativas del territorio podrían verse abocadas a un ERE por no poder asumir las pérdidas por el descenso de la producción frutícola, que por el momento se compensa con la compra de productos externos.

Estimación de producción de Pera y Manzana, realizada por Cooperativas Agro-alimentarias

-Sequía
Este año seguimos arrastrando una escasez de lluvias brutal, recordemos datos: el invierno 2011/2012 es el más seco desde el año 1938/1939, el mes de mayo de 2012 es el más caluroso desde el año 1954, el mes de junio de 2012 ha sido el más caluroso desde 1971, entre octubre y junio ha llovido un 35% por debajo de la media de los últimos 30 años....

Además, la semana del 6 al 12 de agosto nuestros campos han sufrido una segunda ola de calor que profundizará en la sequía que ya llevan sufriendo desde octubre de 2011.
Esta situación ha afectado a pastos, forrajes, cereales, olivar, ... etc. Mermas de producción que van del 30% al 50% dependiendo de las comarcas y regiones.

Otro efecto colateral de la sequía es el incremento de precios de los cereales.

Las cosechas en España, Estados Unidos y otros países proveedores de estas materias primas se han visto diezmadas por sequías muy agresivas que han conducido a que se disparen en todos los mercados mundiales su cotización, con alzas del 40% en soja, y subidas de varios puntos porcentuales en trigo, cebada, maíz...

Aunque, sin lugar a dudas, el sector más afectado es la cabaña ganadera que ve como sus inputs se comen su rentabilidad, llegando a un nivel negativo. De hecho, muchas explotaciones ganaderas se verán abocadas al cierre por no poder soportar esa presión en sus márgenes.

Estimación de cosecha de cereales 2012, realizada por Cooperativas Agro-alimentarias

-Incendios
En el año 2012 han ardido más hectáreas forestales que la media anual desde el año 2001, de hecho entre el 1 de enero y el 29 de julio de 2012 han ardido en España más de 130.000 hectáreas, según estadísticas provisionales del MAGRAMA. Las altas temperaturas y la sequedad del suelo y la vegetación son factores que actúan como combustible.

Y por último hay hacer mención a los “incendios a pie de campo”. Los fuegos originados como consecuencia del uso de motores y máquinas agrícolas: Cosechadoras, Empacadoras.., no son las principales causas de los incendios, a pesar de su uso en época estival, pero la sequedad del campo nos obliga a ser más cuidadosos. De ahí que desde nuestras Federaciones y Cooperativas cada año se conciencie a los conductores y agricultores sobre estrategias de prevención.

-Seguros Agrarios
Hoy más que nunca hay que poner en valor el seguro agrario, que ha sido y es una herramienta de política agraria cuyo principal objetivo ha sido asegurar la renta de los agricultores, pero que también ha servido como un instrumento de ahorro para la Administración y para ayudar a la economía de las zonas rurales a hacer frente a grandes siniestros de forma estable y sostenible, ya que bajo la premisa de “lo que es asegurable no es indemnizable” el Estado no ha tenido que hacer frente a las consecuencias de catástrofes naturales.

Hoy en día, lamentablemente, la situación económica actual no es la más propicia, y desde Cooperativas Agro-alimentarias vemos con honda preocupación que la ayuda al seguro agrario está siendo víctima de recortes presupuestarios terribles, básicamente en algunas Comunidades Autónomas -Andalucía, Murcia, Extremadura, Castilla-La Mancha, Castilla y León-, que se encuentran en plena huída del seguro agrario.

Sin lugar a dudas estamos asistiendo a una decisión estratégica errónea, a una visión muy cortoplacista que tendrá graves consecuencias.

Desde Cooperativas Agro-alimentarias de España insistimos, el Seguro Agrario es una herramienta de gestión de riesgos que ha demostrado su eficacia durante más de 30 años y debe configurarse como una política agraria vital y prioritaria.

Así, Cooperativas Agro-alimentarias de España ha defendido, desde el primer momento, este instrumento y ha apostado claramente por su divulgación y concienciación entre las cooperativas y sus socios.