Noticias

Las últimas lluvias arrojan desastres y esperanzas en el campo español, dependiendo de las zonas

08-10-2012 Cooperativas Agro-alimentarias

Los servicios técnicos de Cooperativas Agro-alimentarias de España han realizado un balance de la situación en el campo español, a raíz de las últimas lluvias registradas durante la última semana en muchos puntos de nuestra geografía. Lluvias que han provocado una situación desoladora en ciertas zonas del sureste español, con la muerte de al menos 11 personas e importantes pérdidas materiales y de cosechas. Contrariamente, en otras regiones, las últimas lluvias han sido como un aliento de esperanza para los campos secos, ansiosos de agua desde hace ya demasiados meses.

Hasta el día 26 de septiembre, los técnicos de las cooperativas se afanaban en cumplimentar expedientes de sequía, principalmente, y de pedrisco e incendio. Según datos de AEMET y respecto a la sequía, España ha vivido un curso hidrológico muy seco y se encomienda a que el otoño sea húmedo o la situación sería grave. Las precipitaciones acumuladas desde el 1 de octubre de 2011 se sitúan en 400 litros por metro cuadrado, "un 37% menos que el valor medio" en este período. Las lluvias acumuladas no llegan al 75% de la media en gran parte de España, y por debajo de la mitad en Extremadura, gran parte de Andalucía, oeste y norte de Castilla-La Mancha y el extremo oriente de Castilla y León. Solo octubre, noviembre y abril se salvan de la calificación de mes seco o extremadamente seco. La reserva hidráulica peninsular está al 46,4% de su capacidad. Solo en el año 2008-2009 estaba en niveles más bajos.

La sequía ya se ha notado en el campo y ha afectado a las cosechas, por lo que han subido los precios de productos como los cereales, el aceite y el vino. Hemos asistido al invierno más seco desde 1937 y al segundo verano más seco desde hace 60 años, después del de 1994.

En cuanto a los brutales incendios forestales que han afectado al país en los últimos meses, convierten el verano de 2012 en uno de los más trágicos de la última década; dejan tras de sí 10 muertos y más de 153.000 hectáreas de superficie forestal calcinada, cifra tres veces superior a la registrada en 2011 durante el mismo periodo de tiempo.

Y ahora, finalizando septiembre nos encontramos con tremendas precipitaciones por todo el país y muy particularmente en el sureste español que se ha visto castigado por el fenómeno que comúnmente se conoce como 'gota fría'. Lluvias torrenciales que han alcanzado valores muy importantes, más de 180 l/m2 en Murcia y Almería y por encima de los 170 l/m2 en algunos puntos de la Comunidad Valenciana. Además, estas precipitaciones han venido acompañadas de fuertes vientos y en ocasiones de pedrisco. Sus graves consecuencias se han cebado en daños en agricultura y ganadería.

AGROSEGURO ha determinado, según las primeras estimaciones, importantes daños directos en los cultivos que se verán agravados por asfixia radicular, descalzamientos, enlodamientos y arrastres. También se han visto afectadas distintas instalaciones.

Las zonas que han resultado más dañadas son:
- En Murcia, los daños más intensos se concentran en la comarca Suroeste y Valle del Guadalentín, especialmente en los términos de Lorca, Puerto-Lumbreras y Totana.
- En Andalucía, las provincias de Almería, Málaga y en menor cuantía, Granada. En Málaga, la comarca de Antequera (Villanueva del Rosario y Villanueva del Trabuco) y el Valle del Guadalhorce (Álora). En Almería la comarca Bajo Almanzora (Cuevas de Almanzora, Pulpí, Huercal-Overa y Vera). En Granada, la Puebla de Don Fadrique y en la costa, Almuñécar y Motril.
- En la Comunidad Valenciana, las lluvias han causado daños fundamentalmente en el sur de Alicante, aunque también hay siniestros puntuales en Valencia. Además de las lluvias, han afectado los fuertes vientos (se han registrado incluso algunos tornados) y el pedrisco que ha caído en zonas como la comarca de Ribera del Júcar.

Los cultivos más afectados son: las hortalizas de invierno como lechugas, brócoli y alcachofa; los cítricos; caqui; uva de mesa; frutales; olivares; almendros…

Respecto a los daños en ganadería, a fecha de hoy, ya se contabilizan pérdidas del total de los animales en 13 explotaciones de diferentes especies, tales como porcino, ovino, caprino…

AGROSEGURO, en estimaciones aún muy provisionales, establece una previsión de indemnización que puede situarse en torno a los 25.000.000 de euros. Los daños podrían afectar a más de 10.000 hectáreas y 15.000 parcelas.

A este respecto, AGROSEGURO y Cooperativas Agro-alimentarias de España quieren subrayar que todos los daños que hayan podido ocasionarse por la incidencia de estos eventos están cubiertos por nuestro sistema de seguros agrarios, tanto para producciones agrícolas (daños en plantación y producción) como para las instalaciones contratadas y las producciones ganaderas; asimismo está garantizado el coste de la retirada de los cadáveres que hayan podido producirse.


Descargar Informe completo


La agricultura y la ganadería frenan los incendios y los excesos de las lluvias torrenciales
Desde Cooperativas Agro-alimentarias de España estamos totalmente de acuerdo con un estudio que recientemente emitió el Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Agrícolas de Valencia y Castellón (COITAVC). Su conclusión era clara: la actividad agropecuaria es uno de los frenos naturales de los incendios forestales y mitiga los efectos de las lluvias torrenciales.

Estas últimas lluvias torrenciales generan más daños por los incendios y el abandono de la actividad agropecuaria, ya que actúan ocasionando erosión en el terreno y arrastrando cenizas a tierras fértiles perjudicando cultivos, provocan embozos y el consiguiente daño en infraestructuras.

"Es necesario por parte de las administraciones que haya un impulso real de nuestra agricultura. Son necesarias políticas que apuesten por el desarrollo rural, que estimulen actividades agropecuarias que además de ser un reactivo económico, resultan fundamentales para el mantenimiento de nuestros montes y del entorno medioambiental. La conservación del territorio va ligada a una agricultura rentable”, afirma Carmen Olmo, presidenta del COITAVC.

El tijeretazo tendrá duras consecuencias a largo plazo
Cooperativas Agro-alimentarias quiere lanzar un toque de atención a todos los implicados e instituciones partícipes en el sistema nacional de Seguros Agrarios, avisando que esa “estrategia del tijeretazo” es errónea; a largo plazo las consecuencias serán muy duras para todos. La política de Gestión de Riesgos debe enmarcarse como un objetivo estratégico prioritario dentro del marco presupuestario del Estado y las Comunidades Autónomas, por ello, desde Cooperativas Agro-alimentarias de España defendemos el sistema y solicitamos un incremento de las partidas presupuestarias, porque se ha demostrado que a largo plazo los beneficios y los ahorros que genera el sistema de seguros agrarios quedan ampliamente justificados.

La viabilidad de un ámbito rural económicamente sólido descansa, en buena medida, en este sistema y es por eso que el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y Cooperativas Agro-alimentarias de España recomiendan la suscripción de pólizas que permiten amortiguar el impacto, a veces devastador, de las inclemencias climáticas.