Noticias

Cooperativas Agro-alimentarias de España defiende el apoyo al sistema de Seguros Agrarios como política prioritaria

26-09-2012 Cooperativas Agro-alimentarias

Actualmente más de 400.000 agricultores y ganaderos protegen ya sus producciones a través del sistema de seguros agrarios combinados, con un capital asegurado que asciende a 11.500 millones de euros. El Ministerio, a través de ENESA, apoya con 246,13 millones de euros el sistema de seguros agrarios, según fuentes del MAGRAMA. En unas circunstancias económicas como las que en este momento atraviesa España, el sistema de seguros agrarios se constituye en garantía casi exclusiva frente a las adversidades que pueda sufrir el sector agrario

Cooperativas Agro-alimentarias de España y el Ministerio coinciden en que el seguro agrario es la mejor herramienta para agricultores y ganaderos frente a las adversidades climáticas. Hasta el momento Agroseguro ha indemnizado ya a agricultores y ganaderos por las pérdidas sufridas en 2012 con más de 438 millones de euros. Además, el sistema de seguros agrarios combinados vigente en España es el mejor diseñado y con mejor desarrollo de entre los de los países de nuestro entorno.

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) canaliza su apoyo al seguro agrario a través de la Entidad Estatal de Seguros Agrarios (ENESA), y dentro de sus políticas sectoriales, mantiene su apoyo al sistema como uno de los principales programas para la protección de la economía de los agricultores ante las consecuencias que se derivan de las distintas adversidades climatológicas y de otros riesgos de la naturaleza a los que está expuesta la actividad agraria.

Más de 400.000 agricultores y ganaderos protegen ya sus producciones a través del sistema de seguros agrarios combinados, con cerca de medio millón de pólizas contratadas y un capital asegurado de 11.500 millones de euros, cifra que constata la eficacia del sistema.

Con un territorio que en gran parte soporta una climatología irregular y extrema, la producción agraria está sometida a riesgos difíciles de prever y evitar, por lo que el aseguramiento se convierte en España en una necesidad, si se quiere reducir la incertidumbre de los agricultores, ganaderos, acuicultores y propietarios forestales y garantizar la estabilidad de sus explotaciones.

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente apoya este sistema a través de la Entidad Estatal de Seguros Agrarios (ENESA), con una importante aportación financiera, que en el año 2012 ha sido de 246,13 millones de euros, destinados íntegramente a subvencionar el coste del seguro. Las Comunidades Autónomas también apoyan este sistema subvencionando el seguro agrario.

No obstante, en estos duros momentos de recesión económica que vivimos estamos asistiendo a un panorama nada halagüeño, con recortes e incluso la eliminación de estas partidas presupuestarias, tanto a nivel estatal como a nivel regional.

Cooperativas Agro-alimentarias quiere lanzar un toque de atención a todos los implicados e instituciones partícipes en el sistema, avisando que esa “estrategia del tijeretazo” es errónea; a largo plazo las consecuencias serán muy duras para todos.

La política de Gestión de Riesgos debe enmarcarse como un objetivo estratégico prioritario dentro del marco presupuestario del Estado y las Comunidades Autónomas, por ello, Cooperativas Agro-alimentarias de España defendemos el sistema y solicitamos un incremento de las partidas presupuestarias, porque se ha demostrado que a largo plazo los beneficios y los ahorros que genera el sistema de seguros agrarios quedan ampliamente justificados.

De hecho, observemos las cifras que hasta este momento Agroseguro ya ha indemnizado a los agricultores y ganaderos por las pérdidas sufridas, son más de 438 millones de euros. La siniestralidad registrada hasta agosto asciende a 617 millones de euros.

AGROSEGURO y los Tomadores y Mediadores de las Cooperativas están haciendo un enorme esfuerzo acortando los plazos previstos en la legislación, de modo que los afectados han recibido la indemnización en un plazo medio de 45 días.

Además, el Consorcio de Compensación de Seguros, en su papel reasegurador del sistema, abonará a Agroseguro una compensación por exceso de siniestralidad que se situará, previsiblemente, entre 170 y 180 millones de euros.

Sin lugar a dudas, en unas circunstancias económicas como las que en este momento atraviesa España, el sistema de seguros agrarios se constituye en garantía casi exclusiva frente a las adversidades que pueda sufrir el sector agrario.

La viabilidad de un ámbito rural económicamente sólido descansa, en buena medida, en este sistema y es por eso que el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y Cooperativas Agro-alimentarias de España recomiendan la suscripción de pólizas que permiten amortiguar el impacto, a veces devastador, de las inclemencias climáticas.

El Sistema de Seguros Agrarios Combinados vigente en España es el mejor diseñado y con mejor desarrollo de entre los países de nuestro entorno y el modelo es analizado con interés en Europa.