Reportajes

Las cooperativas serán instrumentos clave para superar los desafíos de la nueva era PAC

22-06-2021 Cooperativas Agro-alimentarias

Cooperativas Agro-alimentarias de España ha organizado la II Convención de Cooperativas que se desarrollará durante los meses de junio y julio a través de varios seminarios online. El primero de ellos tuvo lugar el 21 de junio bajo el título "Los retos del Cooperativismo Agroalimentario de la UE en los próximos 10 años". Con el patrocinio y la colaboración de Banco Santander, el encuentro contó con la participación de destacados expertos de la COGECA y de la Comision Europea, que expusieron sus puntos de vista, desde una perspectiva global comunitaria y también por países, sobre las oportunidades y retos que se presentan a las cooperativas en la nueva era PAC.

La jornada, que se celebró en directo online, comenzó con la inauguración por parte del presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de España, Ángel Villafranca, y la directora de Negocio Agro-Santander España y Europa, Lorena Ruiz. A continuación intervino Roberto Berutti, del gabinete del comisario de Agricultura de la Comisión Europea, Janusz Wojciechowski y, posteriormente, tuvo lugar un debate entre representantes de organizaciones miembro de la COGECA (Confederación de Cooperativas Agroalimentarias de la UE) de distintos países: Tina Linnainma (Finlandia), Leonardo Pofferi (Italia), Bernard Ader (Francia), Jan Laustsen (Dinamarca), Elli Tsiforou (Grecia) y Pekka Pesonen (secretario general del COPA-COGECA). El debate estuvo moderado por el presidente de la COGECA, Ramón Armengol, representante de Cooperativas Agro-alimentarias de España.


El presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de España, Ángel Villafranca, señaló el objetivo de la jornada, que no era otro que el de levantar la vista y ver cómo afrontan las cooperativas de los distintos países y sus organizaciones representativas -similares a Cooperativas Agro-alimentarias de España- los retos a los cuales nos enfrentamos y reflexionar sobre cómo afrontarlos. Villafranca señaló que tenemos por delante un escenario complicado, con más normas, con el desafío del cambio climático, buscando cómo hacer más rentables las explotaciones de nuestros socios o cómo afrontar el relevo generacional impulsando la incorporación de jóvenes y mujeres... pero insistió en que la sostenibilidad tiene que ser, además de medioambiental, social y económica para que sea una realidad.

Por su parte, Lorena Ruiz, del Banco Santander, destacó la importancia de la digitalización en el sector en los próximos años, donde aún queda mucho por hacer, priorizando un modelo sostenible y altamente tecnológico donde las cooperativas, dijo, "sois clave para que se produzca el cambio generacional".

El representante de la Comisión Europea, Roberto Berutti, explicó en su intervención los principales objetivos que se buscan con el nuevo modelo de producción que impulsará la próxima PAC. "Necesitamos un sistema alimentario sostenible y resistente, que reduzca las emisiones de CO2 y proteja la biodiversidad, pero garantizando el abastacimiento de alimentos a la población europea y la rentabilidad de las explotaciones. Este es el principal objetivo de la CE y de la estrategia de la Granja a la Mesa", indicó.

Además, destacó la importancia de apostar por la digitalización y la agricultura de precisión, donde "invertiremos 9.000 millones € en los próximos 7 años en el marco del programa Horizonte Europa. Este camino nos permitirá la transformación del modelo donde la PAC será el instrumento fundamental".

Por último, señaló que las cooperativas, como empresas de los propios agricultores y ganaderos, se pueden beneficiar de estas políticas y de ciertas excepciones a las normas de la Competencia. Las Organizaciones de Productores (OP), entre ellas las cooperativas, verán reforzado su papel como beneficiarias de fondos europeos para sus socios y son un buen instrumento para luchar contra las prácticas de comercio desleal y generar mercados más transparentes. Insistió en que la intención de la Comisión es extender el modelo de OPs existente en el sector de las frutas y hortalizas a otros sectores, para que mediante los Programas Operativos (OPs) se pueden llevar a cabo estrategias empresariales que favorezcan a todos los productores asociados.

Tras la intervención del delegado de la Comisión Europea, Ramón Armengol dirigió un debate en el que los representantes de las organizaciones cooperativas de distintos países europeos fueron dando sus puntos de vista sobre cuestiones como la evolución del cooperativismo, la relación que deben mantener las cooperativas con sus socios, el relevo generacional, el reto medioambiental o si la marca cooperativa es percibida como un valor positivo entre los consumidores.

Todos los participantes destacaron la validez del modelo cooperativo, como estructuras más resilientes y seguras para los agricultores y ganaderos, aunque es cierto que deben seguir evolucionando y adaptando el modelo a las necesidades actuales y ofreciendo cada vez más servicios a los socios. Pero quedó claro que las cooperativas tienen ante sí un importante papel que desempeñar para aprovechar los instrumentos de la nueva era PAC y afrontar juntos los desafíos, siempre con la filosofía de que la unión hace la fuerza y que juntos llegaremos más lejos que por separado.


Otra cuestión interesante del debate fue la referida a la comunicación entre las cooperativas y sus socios, donde en todos los países se ve como una tarea importantísima mantener a los socios bien informados, hacerles partícipes del funcionamiento de la cooperativa en todo momento, no sólo para mantener a los socios existentes, sino incluso también para atraer a nuevos socios y personas jóvenes, así como transmitir mensajes claros que apelan al sentimiento de unión, de pertenencia y al de propiedad: los socios son los verdaderos propietarios y dueños de la cooperativa.

Respecto a si los valores cooperativos son identificados como positivos a la hora de elegir un producto en el supermercado, en general, los participantes señalaron que cada vez el consumidor da más importancia a los productos de su propio país, de cercanía, además de a la calidad, aunque sigue influyendo el factor precio. Las cooperativas no se perciben como grandes corporaciones, sino como las empresas de los agricultores y ganaderos y eso genera confianza y cercanía entre los consumidores, por lo que la imagen de las cooperativas es buena pero habría que trabajar mucho más para informar a los consumidores de quién y qué está detrás de cada etiqueta para conseguir los precios que se merecen los productores.

Todos los ponentes estuvieron de acuerdo también en que para afrontar este "tsunami verde", como lo llamó Ramón Armengol, es necesario equilibrio y medida. La sostenibilidad ambiental debe ir acompañada de una sostenibilidad social y económica, todo al mismo nivel para que se produzca una transición adecuada.

Como colofón a la jornada, Gabriel Trenzado, director técnico de Cooperativas Agro-alimentarias de España, resumió las conclusiones del debate en los siguientes puntos:
1. El modelo de cooperativo agroalimentario sigue siendo un modelo útil y de actualidad. Pero debe mirar al futuro y ser una herramienta ofensiva para ser pionero en la adaptación a las nueva realidad. Es necesario comunicar mucho tanto hacia adentro, a los socios, como hacia afuera, a la sociedad.
2. Relevo generacional e integración de la mujer son claves de futuro. El relevo generacional es uno de los retos críticos para el futuro del cooperativismo y para todo el sector productor. La integración de la mujer también es clave y debe abordarse un cambio cultural en hombres y mujeres. Es necesario invertir mucho en comunicación, formación al socio y usa las nuevas tecnologías. Hay que comprender, especialmente a jóvenes agricultores y agricultoras, que la base social está cambiando y no tiene la misma necesidad de utilidad y pertenencia a las cooperativas. Es necesario que se acompañe al joven, que sea consciente de que crece con la cooperativa y que es su propio proyecto con el objetivo de que lo sienta suyo.

3. La imagen y la marca cooperativa tienen un potencial ante la sociedad, pero no hay que darlo por hecho. Hubo acuerdo en que la marca cooperativa tiene una gran potencial ante la sociedad y el consumidor, al ser percibido como un producto de cercanía y con valores sociales. Sin embargo, como toda marca tiene sus debilidades y hay que potenciarla y cuidarla puesto que el consumidor sigue siendo exigente, es voluble en su comportamiento y, en bastantes ocasiones, es contradictorio entre lo que expresa y lo que finalmente compra en el lineal, que suele ser una decisión muy basada en el precio.
4. Medioambiente, las cooperativas están en la mejor posición para afrontar el reto. Las cooperativas tienen una posición ideal para afrontar el reto, para aplicar la innovación en toda la cadena y conseguir los retos de sostenibilidad medioambiental, en ser imaginativo para acompañar a sus productores y no dejar a nadie atrás y, por último, para comunicar a la sociedad de que las inversiones y el esfuerzo se hace no solo para nuestros socios, sino para una mejora general de toda la sociedad.

FOTOS DE LA JORNADA