Reportajes

Por qué el vino es más que una bebida alcohólica

27-12-2021 COPA-COGECA

Por Luca Rigotti, presidente del Grupo de Trabajo de Vino del COPA-COGECA.

A medida que el año 2021 llega a su fin, pronto será el momento de hacer un brindis por el nuevo año. También es el momento de reflexionar sobre los acontecimientos pasados y definir el rumbo de 2022. Aprovecho esta oportunidad para analizar uno de los productos agrícolas más festivos: el vino.

2021 ha sido un año difícil en muchos aspectos para el sector del vino. Al igual que en las pasadas Navidades, los viticultores europeos, aunque en distinto grado, siguen enfrentándose a graves problemas derivados de la pandemia COVID-19, como el cierre del sector HoReCa y el aumento de las existencias. Por lo que respecta a la producción, el cambio climático está presionando a los productores, ya que los fenómenos meteorológicos de la primavera y el verano han hecho mella en la cosecha de vino de la UE de 2021/2022, que ha descendido un 13%. Justo cuando el consumo comenzó a recuperarse y se reanudaron las exportaciones, los costes de producción y transporte se dispararon hasta niveles insostenibles, con lo que se corre el riesgo de comprometer los márgenes y la competitividad del sector vitivinícola de la UE.

A pesar de ello, y según el seguimiento de la Comisión Europea del comercio agroalimentario de la UE, el vino siguió siendo el principal motor del aumento de las exportaciones de productos agroalimentarios de la UE en los siete primeros meses de 2021. Durante el periodo de enero a julio, el comercio de vino registró un aumento del 30% (2.200 millones de euros), contribuyendo así al superávit del comercio agroalimentario en la UE-27, que se situó en 39.000 millones de euros.

Como producto agrícola natural clave, el vino y la viticultura desempeñan un papel fundamental para mantener el empleo y garantizar la sostenibilidad económica, social y medioambiental de las zonas rurales, donde las alternativas son limitadas. De hecho, muchas comunidades existen únicamente gracias a la viticultura. Se calcula que sólo el ciclo económico completo de la producción y comercialización del vino crea 3 millones de puestos de trabajo directos a tiempo completo que contribuyen a mantener la población en las zonas rurales y a evitar el éxodo rural.


Como presidente del Grupo de Trabajo del Vino del Copa-Cogeca, sigo muy de cerca la evolución de la política de la UE. Aunque comparto plenamente los objetivos del plan de lucha contra el cáncer, debo admitir que me ha sorprendido el enfoque adoptado por la Comisión Especial del Parlamento Europeo para la Lucha contra el Cáncer (comisión BECA). El informe votado a principios de diciembre en la comisión BECA sobre el Plan de Lucha contra el Cáncer de la Comisión adolece de una importante falta de equilibrio, especialmente en su enfoque sobre el consumo de vino. En mi opinión, confunde el uso con el abuso y no distingue entre el consumo moderado y el perjudicial.

El informe afirma que "no existe un nivel seguro de consumo de alcohol en lo que respecta a la prevención del cáncer". Esta afirmación representa una generalización de las pruebas científicas disponibles en la actualidad que ignora la divergencia de hallazgos y opiniones entre los miembros de la comunidad científica. Estas afirmaciones no solo pasan por alto las dimensiones económicas, medioambientales y sociales de la viticultura, sino que estigmatizan un producto agrícola que forma parte de nuestra cultura y tradición sin abordar eficazmente las causas profundas del consumo nocivo.

Recuerdo que en 2018 la Organización Mundial de la Salud (OMS) presentó un informe titulado "Informe sobre la situación mundial del alcohol y la salud 2018", en el que se mostraba un panorama completo del consumo de alcohol y la carga de morbilidad en todo el mundo. A lo largo del informe, se mantenía que es el uso nocivo del alcohol el que representa un factor de riesgo y al que se puede atribuir la carga de enfermedad. Este enfoque era coherente con su informe de 2010 "Estrategia mundial para reducir el uso nocivo del alcohol" y su plan de acción de seguimiento y documentos de aplicación publicados en 2021, que se centran en el uso nocivo del alcohol. Al igual que la OMS y en contraste con las afirmaciones de los eurodiputados, la iniciativa de la Comisión "Europe's Beating Cancer Plan - Let's strive for more", publicada en febrero de 2021, establece la "reducción del consumo nocivo de alcohol" como una prioridad clave en el capítulo de prevención, no la reducción del consumo de alcohol en sí.

No hace falta ser un experto en vinos para saber que el vino es parte integrante de la dieta mediterránea considerada como una de las más saludables del mundo por la OMS, que está directamente relacionada con una menor tasa de mortalidad gracias a sus efectos en la prevención de enfermedades. Desde 2010, también está catalogado como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

El Copa-Cogeca apoya firmemente el objetivo general de luchar contra el cáncer en todas las etapas clave de la enfermedad. Junto con las demás asociaciones vitivinícolas, estamos comprometidos con la promoción del consumo responsable de vino y la reducción del uso nocivo del alcohol a través de iniciativas como el programa 'Wine in Moderation', un programa de responsabilidad social lanzado en 2008 por el sector vitivinícola europeo. Creemos que la respuesta adecuada al consumo excesivo/nocivo debe ser la educación y la concienciación. Hacer hincapié en la importancia de un consumo moderado junto con una dieta equilibrada y saludable y un estilo de vida general puede contribuir en gran medida a reducir el consumo excesivo y lograr resultados duraderos. Las soluciones rápidas han demostrado una y otra vez su ineficacia.

Además, apoyamos plenamente las disposiciones de etiquetado nutricional y de ingredientes del vino establecidas en la reforma de la Política Agrícola Común recientemente aprobada. En el marco del Reglamento de la OCM, los colegisladores acordaron que la lista obligatoria de ingredientes y la información nutricional, con la excepción del valor energético, pueden proporcionarse fuera de la etiqueta por medios electrónicos identificados en la etiqueta o el envase. Habiendo asumido ya compromisos voluntarios desde 2018 con este fin, estamos convencidos de que las disposiciones sobre el etiquetado nutricional y de ingredientes aumentarán la transparencia y la certidumbre para los consumidores. Las tecnologías digitales ofrecen flexibilidad y la oportunidad de situar la información del producto en un contexto más amplio.

Estrechamente ligado a las fiestas y a la convivencia, al modo de vida y a la cultura europea, a la noción de territorio y a la sostenibilidad de las zonas rurales, el vino es más que una simple bebida alcohólica. Es el elemento aglutinante de nuestras reuniones familiares y sociales, el líder de las agroexportaciones de la UE a terceros países y uno de los pioneros en cuanto a métodos de producción sostenibles. A medida que se acerca el final del año, deseo que esto siga siendo así en los próximos años.

Feliz Navidad y próspero año nuevo para ustedes y sus familias.